Cargando...
Logotipo de momoko.es

El guerrero japones: opiniones de una carta de un británico sobre la vida en Japón

Adrián Suárez 0 Comentarios
Avatar del redactor Adrián Suárez

Youtube: https://goo.gl/lI8PGz Escribo n @mundogamers, @momoko_blog...


COMPARTE:
Imágen destacada - El guerrero japones: opiniones de una carta de un británico sobre la vida en Japón

El Guerrero Japonés: entrenamiento y ejercicios del samurái es un librito publicado por Ediciones Obelisco de 84 páginas. Su autor es Francis James Norman, y no es un escritor, sino un ‘oficial británico que convivió con los últimos de ellos en el efervescente Japón de finales del siglo XIX y principios del siglo XX’, como se nos revela en la introducción. Por ello, este texto tiene un gran valor histórico, pues nos permite obtener una visión occidental de los populares guerreros japoneses, y que nos consta que es real, no novelada.

Sin embargo, el título de este volumen puede llevar a engaño. No se habla en exclusiva de samuráis, su manera de combinar filosofía y técnicas guerreras o sus entrenamientos. Tampoco es un texto para repasar sus armas, su manera de adiestras su cuerpo y mente o sus ejercicios, pues lo que se nos entrega es la mirada de un militar que ve desde la distancia una cultura que le es extraña y que analiza.

Imágen destacada - El guerrero japones: opiniones de una carta de un británico sobre la vida en Japón


Fue la introducción del budismo en el país lo que dio el toque final al personaje y las costumbres del guerrero japonés

Esto nos da varias lecturas, unas más interesantes que otras. Por su profesión, le dedica mucho tiempo a interesarse por los marines y a repasar de soslayo cuestiones superficiales de los samuráis originales, también de los sumotori, de los gigantes luchadores tan bien considerados por esta sociedad. Solo al final, cuando el propio Francis se sumerge en los entrenamientos de los samuráis y del kenjutsu, es cuando podemos empezar a apreciar el carácter de los protagonistas de ‘Guerrero Japonés: entrenamiento y ejercicios del samurái’ y responder a interesantes preguntas como, por ejemplo, ¿por qué llevaban dos espadas? ¿qué simboliza la manera en la que las llevan en su cinto?.

Esto no quiere decir que este libro que nos ocupa sea mejor o peor, pero sí que no ofrece exactamente lo que su título nos promete. ‘Guerrero Japonés: entrenamiento y ejercicios del samurái’ es una carta de Francis explicando lo pintoresco de lo japonés, de su manera de actuar, de pensar y de sentir. Lo que sí es interesante cómo comienza describiendo a todos los protagonistas de su investigación casi como seres extraños para acabar convirtiéndose en uno de ellos, en un hábil kendoka y en un entendedor de que su honorable y firme manera de proceder puede ser (y lo es) útil para el mundo occidental

En pocos países, la espada ha recibido tanta atención y honor como en Japón

Una de las grandes virtudes de este volumen son las fotografías y dibujos que incorpora, con instantáneas aportadas por el propio Francis James Norman. La calidad de su reproducción no es la más óptima. Bien sea por la técnica fotográfica de la que se disponía cuando se encontraba redactando estas líneas, bien sea por la propia impresión, resultan difusas. Sin embargo, eso le imprime un aire de ‘verdad’ al contenido.

Con ellas se complementan las descripciones que ofrece el autor, siendo especialmente interesantes en las que él mismo aparece vestido y preparado para el kendo. Pese a ser un libro con ya unos años, la lectura es ágil. Resulta perfecto para sentarse durante una tarde y devorarlo sin misericordia de principio a fin, pues es la mejor manera de disfrutarlo para entender la evolución que la popia mente del autor sufre al contemplar lo japonés.

Para ponernos en situación, Guerrero Japonés: entrenamiento y ejercicios del samurái cuenta con un hábil prólogo de David Aliaga y una introducción a mayores. Estos dos textos consiguen complementar el grueso de una obra escrita sin fines novelescos ni ensayisticos, tan solo como una simple investigación sobre un hecho que se producía más allá de nuestros mares. Eso nos permite, como lectores, disfrutar de una construcción de capítulos, frases y oraciones atípica y más fresca de lo que es habitual.

Es gracias a la naturalidad de la redacción por lo que es sencillo leerlo de un plumazo. Eso sí, no habría estado de más que para la edición se hubiesen aportado citas bibliográficas, apuntes y notas que extendieran la terminología japonesa que se aporta. En ocasiones, Francis James Norman se molesta en explicar los elementos a los que se refiere, sobre todo cuando trata a los sumotori o las vestimentas y herramientas de los samurai y kendokas, pero no siempre.

Es decir, aunque el texto principal tenga sentido dentro del contexto en el que lo enmarcamos, le hace falta completarse con una relectura aportada por un historiador y que trascienda a la del prólogo del libro.

La textura del papel es agradecida y granulada, con un tamaño de fuente que facilita la lectura. La portada del libro presenta una típica escena japonesa con su simbología bien presente: un samurai, una puesta de sol, una puerta tori y un bonsai agigantado. Ubicar ahí la imagen de Francis nos habría facilitado comprender de qué iba el libro antes de abrirlo, en lugar de invitar a que nos formásemos una primera impresión equivocada.

En resumen, Guerrero Japonés: entrenamiento y ejercicios del samurái es un libro agradable que es especialmente disfrutable para los que busquen un texto con valor histórico, contado por un gaijin que se molestó en analizar y desmitificar, no solo a los samuráis, también a toda una cultura y a una sociedad, volviéndose parte de ella hasta conseguir ser aceptado. Francis le dedica un tramito del libro a explicarnos que se ganó el favor de su maestro de kendo, y la verdad es que percibimos la alegría que sintió al lograrlo. Conseguir eso es un triunfo de este trabajo.

Sin duda, nos hubiera gustado que se le añadiera más contexto, más notas y recursos para redondear el testimonio de Francis J. Norman. Esta petición no es baladí, el título del libro es lo que nos sugiere que nos vamos a encontrar. Os invito a que, en lugar de Guerrero Japonés: entrenamiento y ejercicios del samurái, os esperéis mejor algo llamado: ‘Testimonio de un gaijin que aprendió a manejar la espada’. Instructivo, directo y de lectura ligera y fresca.


Avatar del redactor Adrián Suárez

Adrián Suárez

Redactor en momoko.es

Youtube: https://goo.gl/lI8PGz Escribo n @mundogamers, @momoko_blog SEO en @pululart Autor de LaNiñaQueComePesadillas https://goo.gl/92q20L PhD #videojuegos


0 comentarios en este post


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *

LIBRO
Portada libro - El guerrero japonés: entrenamiento y ejercicios del samurái
Francis James NormanHistóricaEdiciones Obelisco
«Como la cereza está entre las flores, el guerrero está entre los hombres». Este proverbio japonés expresa de forma poética y elocuente la concepción que históricamente se ha tenido de los guerreros en el país del Sol Naciente. Sus soldados más emblemáticos, los samuráis, fueron el fruto de un cuidadoso cultivo de la mente y del cuerpo, guerreros formados en técnicas de combate como la esgrima...
Amazon