Cargando...
Logotipo de momoko.es

Mi experiencia lesbiana con la soledad: reseña de un manga sobre la depresión y la anorexia

La Insomne 2 Comentarios
Avatar del redactor La Insomne

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo....


COMPARTE:
Imágen destacada - Mi experiencia lesbiana con la soledad: reseña de un manga sobre la depresión y la anorexia

Argumento de Mi experiencia lesbiana con la soledad

Kabi Nagata desnuda su alma para sus lectores en este tomo único autobiográfico que conseguirá ponerte los pelos de punta. En esta obra, Kabi nos habla de cómo fue su vida después de decidir dejar la universidad de bellas artes. Sin un lugar al que ir, esta joven japonesa va cayendo profundamente en una depresión mezclada con anorexia que le impiden llevar a cabo una vida normal.

Todo iba cuesta abajo hasta que tiene una aparentemente absurda idea para conseguir salir de su depresión: contratar a una escort lesbiana y perder su virginidad con ella.

Imágen destacada - Mi experiencia lesbiana con la soledad: reseña de un manga sobre la depresión y la anorexia

Análisis de Mi experiencia lesbiana con la soledad

Hay algo descarnado e increíblemente honesto en la obra autobiográfica de Kabi Nagata. A lo largo de este tomo único autoconclusivo, Kabi es capaz de introducirnos por completo en sus experiencias vividas, en su depresión y en sus desórdenes alimenticios sin dejarse nada fuera del tintero.

Pero para poder comprender bien Mi experiencia lesbiana con la soledad hay que tener en cuenta varios aspectos:

El primero es que se trata de una de las primeras obras de la autora, dibujado a bicolor entre un negro tirando a amarronado y un rosa palo extremadamente femenino que inunda la obra. El dibujo no es espectacular: a través de trazos simples, a menudo incluso temblorosos y erráticos, Kabi nos transmite su estado de ánimo y su incapacidad para creer en ella misma. No cuenta con grandes panorámicas de la ciudad ni de los escenarios, o con planos cercanos y de gran detalle con los que se lucen por lo general los dibujantes de manga. No. La obra, más que un cómic, es una recopilación de imágenes ilustrativas que apoyan y soportan el texto con el que la autora desnuda para nosotros su alma.

Esto no quiere decir que Kabi Nagata no tenga buena mano a la hora de dibujar o que carezca de talento. Sus trazos, simples y minimalistas, están perfectamente compuestos y domina la capacidad de doblar y mover a sus personajes, colocándolos en posturas y gestos complicados con muy poco.

La segunda cosa que se debe tener en cuenta a la hora de sumergirse en esta obra es que, como os contamos anteriormente, no es un cómic de por sí si no, más bien, una novela gráfica. La acción no se va desarrollando soportada en las viñetas sino más bien en el texto que las acompaña y que son una reflexión en forma de confidencia o cuento de lo que le ocuriró.

Por último, debemos comprender que esta obra se sitúa en un escenario completamente real como es Japón: un país donde el trabajo absorbe completamente tu vida y donde el contacto físico no solo está mal visto, sino que se reserva para momentos de gran privacidad e intimidad. En ese contexto, no es tan poco habitual que Kabi llegase a los 28 años sin haber mantenido relaciones sexuales. Tampoco es extraño por tanto que se encuentre con tantos rechazos a la hora de ir a entrevistas de trabajo debido a su carencia de pasión por lo que iba a elaborar ya que la sociedad japonesa gira en torno a ella.

Es importante tener esto en cuenta a la hora de abalanzarse sobre Mi experiencia lesbiana con la soledad ya que no es una obra para cualquiera. Su capacidad autobiográfica y descarnada para mostrarte los efectos de una anorexia, del ayuno continuo, de cómo puedes llegar a autodestruirte a causa de una autoestima baja o simplemente cómo puedes acabar siendo tu propia enemiga sin darte cuenta.

Mi experiencia lesbiana con la soledad además da con uno de los puntos de inflexión de los millenials: el hecho de avanzar a lo largo de toda tu vida por el camino establecido que debería llevarte a la felicidad y no obtener al final de esta senda la razón para vivir. Mucha gente se queda bloqueado en un punto de su vida, mirando a ninguna parte y preguntándose de pronto:

“¿Qué quiero hacer con mi vida? ¿Por qué todo el mundo parece tener un sueño o una pasión y yo estoy aquí, mirando a ninguna parte, sin saber qué hacer con mi vida? “

Precisamente esto es lo que experimenta Kabi, a la cual cualquier actividad mecánica le llega siempre y cuando no necesite emplear la cabeza para ello. Y de tan poco usarla, de pronto descubre que no puede leer ni entender nada a su alrededor, el cual fue el detonante de que buscase ayuda médica.

El cómic pone el dedo en la llaga y analiza la depresión y otros desórdenes mentales de una forma clara, contundente y fidedigna. Incluso en ciertos momentos de la lectura puede llegar a parecer que la autora se ha olvidado de que nos ha confesado que se trata de su propia historia, porque la franqueza con la que las cuenta es simplemente apabullante. Desde la imposibilidad de ponerse en pie una mañana de una persona que sufre fatiga crónica por culpa de la depresión, hasta su excitación sexual hacia su propia madre.

De esta forma, reflota un síndrome llamado el “síndrome de Edipo” para los hombres que sienten atracción sexual por sus madres, y “síndrome de Electra” para las niñas que tienen una fijación erótica por sus padres. Pero en este manga autoconclusivo, todo eso va mucho más allá: Kabi es una mujer homosexual obsesionada por complacer a sus padres hasta tal punto que ha perdido el objetivo de lo que quiere hacer a lo largo de su vida.

Al mismo tiempo, nos habla de su valiente acto de contratar una escort. Ella, que es incapaz de tocar o de dejar que le toquen de forma normal decide realizar una acción tan drástica como contratar a una prostituta. En ese sentido Kabi es extremadamente dulce y pulcra a la hora de dibujar las escenas, centrándose más en la conexión espiritual y en su propio bloqueo mental que en los momentos pornográficos o sexuales que estaba viviendo.

Porque de eso es de lo que trata realmente Mi experiencia lesbiana con la soledad: de la mente, de la depresión, de salir adelante, de una historia que podría ocurrirle a cualquiera y que Kabi Nagata tuvo el valor de compartir con nosotros.

En cuanto a la edición, el manga de Mi experiencia lesbiana con la soledad está impreso en formato oriental, con una lectura cómoda de derecha a izquierda. Tal y como nos tiene acostumbrados Fandogamia, cuenta con una calidad simplemente abrumadora para su precio y sus tapas, con sobrecubierta, ocultan en su interior un dibujo en blancos y verdes realmente espléndidos. Como siempre, un acabado impecable y muy pulido.

Nuestra opinión de mi experiencia lesbiana con la soledad

Mi experiencia lesbiana con la soledad no es para cualquiera. Si vas buscando una historia fetiche, momentos pornográficos entre una virgen y una prostituta o simplemente un manga divertido, entonces este no es tu cómic.

Este es un manga que entenderán los que hayan o estén pasando por una depresión. Es un manga que amarán los empáticos de corazón, los que son capaces de asomarse un poco por encima del sufrimiento del resto para ver cómo les afecta y los que, sin lugar a dudas, valoran tanto un dibujo sencillo como una historia autobiográfica.

Porque… ¿cuántos de vosotros han pasado por una depresión? Ya que Kabi Nagata abre y explora su alma para nosotros, me parece justo contar que realmente yo también pasé por un momento de depresión cuando estuve viviendo en Alemania. Al igual que la propia Kabi, no tenía clases a las que asistir, lugares a los que ir ni un trabajo que exigiese mi presencia. Mi vida, que siempre se ha basado en la consecución de objetivos académicos y laborales, se convirtió de pronto en un sin sentido que me impedía levantarme cada día.

Y cada viñeta, cada pequeña confesión del cómic me ha permitido comprender perfectamente que donde otros verían pereza, había simplemente agotamiento y que lo que muchos tildarían de repugnante (como el hecho de no ducharse de la propia autora) son simplemente consecuencias de vivir sin un propósito.

Es posible que si alguna persona que no ha pasado por una depresión o un desorden alimenticio lea “mi experiencia lesbiana con la soledad” y lo tilde de banal, de aburrido y de poco morboso. Es cierto que la obra te promete desde el primer momento un momento lésbico e íntimo con una mujer completamente virgen e inexperimentada y quizás si vas buscando porno con historia, el manga no te convenza. Pero Mi experiencia lesbiana con la soledad es genial precisamente porque es autobiográfica, porque es real y porque no se para en los detalles autocompasivos e innecesarios.

Kabi Nagata no necesita mostrarte el cuchillo y lo que hace para cortarse, la autora no necesita demostrarte los pormenores físicos de matarse de hambre, no necesita hacer herida sobre los momentos en los que ella misma se castigaba por considerarse indigna. No habla de ningún abuso físico en el pasado ni culpa a sus padres de su depresión. No. Hace algo mucho más valiente y al mismo tiempo mucho más sutil que emplear las fórmulas de culpabilidad de siempre: desnuda su alma y confiesa secretos que podrían destruirla completamente.

De pronto nos encontramos con la otra cara de la moneda del ayuno forzoso: los ataques de hambre que te llevan a devorar cualquier cosa sin tener control sobre tus emociones. Nos habla de la necesidad de hacer las cosas bien y ser recompensada a cambio y sin embargo nos demuestra que la echan de su trabajo por ser impuntual y por comportarse, simplemente, como una mala trabajadora. Kabi Nagata habla de la dualidad de sentirse sola y al mismo tiempo apartar de ti a tus amigos. Y sobre todo, trata un tema todavía tabú del que poca gente habla.

Habla del hecho de sentirse sexualmente atraída por su madre.

A través de sus propias vivencias y sus reflexiones, Kabi nos cuenta lo que es desear un abrazo de una mujer mayor o incluso poder tocarle los pechos o que ella mire tus genitales. Toda esta atracción sexual viene derivada por o quizás es a causa del hecho de que Kabi se ha pasado toda su vida intentando cumplir con las expectativas de sus padres. Aunque quizás, a título personal, hubiera agradecido que las viñetas acompañasen más al texto y no fuesen simplemente un complemento a la obra.

Hay otras obras y mangas que han intentado tratar temas como los desórdenes alimenticios y la depresión como el manga de Gorda sin conseguirlo en ningún momento. Pero Kabi simplemente nos ha conquistado con su franqueza, con el ritmo de su historia y con su dibujo bicolor.

Y solo por eso, ya merece la pena.


Avatar del redactor La Insomne

La Insomne

Jefa de redacción y fundadora de Momoko.es

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo. Doy clase de diseño, subo vídeos a Youtube, trabajo de jefa de proyectos en @pululart y escribo artículos para @mundogamers y @gameit_es. Momoko es mi pequeño proyecto y lo quiero con todo mi corazón.


2 comentarios en este post

  1. Avatar usuario comentario
    Elena
    09 Mar 2018Responder

    Vaya. La reseña, excelente. El manga aun que no lo he leido, pues si, traspasa lo superficial y te llega a la patata. Solo con las capturas del manga puesta en la reseña me basta para estar segura de que me lo compraré. Y es cierto lo que dices en la reseña Ren, si nunca has tenido depresion costaria entenderlo; pero si has vivido cosas similares, vaya vaya que te llega a lo profundo de la patata... Excelente reseña, no sé si sea por un tema de sensibilidad mia, pero siento que la redaccion de la reseña le hace juicio al manga “Mi experiencia lesbiana con la soledad”. ?

    • Avatar usuario comentario

      Muchísimas gracias, Elena por tus amables palabras sobre la redacción de la reseña, Elena. El manga es sencillo, sí, pero es una patada directamente a las tripas desde alguien que de verdad ha sufrido depresión. Eso se puede ver en el hecho de que no usa estereotipos ni se inventa sus reacciones, no intenta dulcificar ni quitarse la culpa de encima. Es simplemente genial. Lo recomiendo mucho :)


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *

LIBRO
Portada libro - Mi experiencia lesbiana con la soledad
Kabi Nagata narra la historia real de su vida en un cómic cuyos orígenes estuvieron en la plataforma digital japonesa Pixiv y con el que llego a millones de lectores. En su historia nos cuenta como, tras abandonar los estudios universitarios, cayó en una depresión que la llevó a buscar en lugares que no le correspondían su sitio en el mundo, y de la que solamente pudo comenzar a salir cuando...
Amazon