Border top left cut image
Border middle left cut image
Border bottom left cut image
Border middle right cut image
Border bottom left cut image
Logotipo de momoko.es
NOTA: 6.5

Diario de intercambio conmigo misma 1 , reseña del siguiente manga de Kabi Nagata

La Insomne 0 Comentarios
Avatar del redactor La Insomne

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo....


COMPARTE:
Imágen destacada - Diario de intercambio conmigo misma 1 , reseña del siguiente manga de Kabi Nagata

Después de su conflictiva obra Mi experiencia lesbiana con la soledad, Kabi Nagata vuelve con la primera parte de dos volúmenes en el que recupera el formato de diario de confesiones y nos abre su corazón sin límites a temas como la autoconfianza, la dependencia emocional o la soledad.

Argumento de Diario de Intercambio conmigo misma

Al comienzo de Diario de Intercambio conmigo misma, Kabi Nagata realiza una breve introducción en la que nos habla muy brevemente de Mi experiencia lesbiana con la soledad y cómo publicar esta serie de historietas le abrió las puertas a nuevas posibilidades laborales. Lamentablemente, no se le ocurría de qué podía hablar hasta que su editora le dio la idea de contar su vida, como si fuera un diario, centrándose en aquellas cosas que le preocupan.

De esta manera nos introduciremos de lleno en el día a día de Kabi Nagata y de la depresión que arrastra. Página tras página, conoceremos su miedo a fracasar, la terrible soledad que la embarga y sobre todo, su principal preocupación: cómo emanciparse de sus padres. Poco a poco conoceremos sus progresos y recaídas, sus miedos y sus mejoras y cómo poco a poco parece que la vida de Kabi va mejorando paulatinamente. ¿Será capaz de vivir sola? ¿Y de ser feliz?

Diario de Intercambio conmigo misma 1: dibujo y edición.

La propia Kabi Nagata comparte una viñeta en la que lee el comentario de un fan que alaba lo mucho que ha mejorado dibujando en este cómic y a pesar de que su estilo se mantiene coherente, con el trazo fino e inseguro de siempre y el color entre rosa y gris oscuro, sí que se nota una mayor determinación a la hora de dibujar las viñetas y de construir las escenas.

Y sin embargo, a mí me ha dado la sensación de que se arriesgaba menos, de que trabajaba en las viñetas por imposición de tiempos y no como acompañantes del mensaje que trata. Aunque volvemos a encontrar arriesgados planos muy picados y hasta cenitales en los que Kabi destacada especialmente y que hay una potente intencionalidad detrás del encuadre de muchas de sus escenas (como el hecho de cortarles los ojos a sus padres cuando están siendo crueles para mostrar su inhumanidad o el uso de líneas caóticas para mostrar su ansiedad), este diario carece de los inteligentes planos capaces de transmitirte la inmensidad de las emociones que arrastra la depresión.

Eso no quiere decir que la obra cojee en el dibujo: Kabi Nagata tiene un estilo muy particular de dibujo que demuestra su fuerte carácter autodidacta y que transmite muy bien sus emociones. Pero en particular, recordaba cómo se dibujó, esquelética en plena crisis de anorexia en Mi experiencia lesbiana con la soledad  y cómo esas sencillas líneas fueron capaces de ponerme los pelos de punta.

La edición por parte de Fandogamia es a lo que nos tiene acostumbrados: un formato japonés con papel de gran calidad y el cuidado maravilloso a la que nos tiene acostumbrada la Gran Efe.

Temas que trata el cómic: la culpa la tienen los padres (mini spoilers, chiquitines de verdad).

Algo en lo que Kabi Nagata parece no caer es en el hecho de que la culpa de toda su ansiedad, depresión y falta de autoestima la tienen sin lugar a dudas, al menos en parte, sus padres. A lo largo de este diario podemos ver la tóxica relación familiar que tienen dentro de casa, más preocupados por las apariencias del qué dirán cuando la gente relacione a su familia con el cómic que dibujó su hija que el hecho de que esta misma tuviera anorexia nerviosa, depresión e ideas suicidas.  

En un extraño síndrome de estocolmo al que las víctimas del maltrato familiar están más que acostumbradas, Kabi oscila entre el desesperado intento de conseguir el amor de sus padres, encontrar un culpable a la situación y buscar entre sus propios maltratadores a un potencial aliado (su madre) que sea una víctima incomprendida como ella. Pero lo cierto es que este diario cobra especial importancia para los lectores acostumbrados a vivir en una familia tóxica, donde las muestras de amor que son naturales y normales en otras familias, no salen de una forma espontánea y natural y donde continuamente recibes críticas por todo.

Cuando esto cae en alguien con falta de carácter y autoestima, se produce exactamente la situación de la propia Kabi, la cual pasa de episodios de ansiedad y anorexia a una terrible depresión que se materializa en su necesidad, primero subconsciente y luego consciente para pasar cada vez menos tiempo con su familia.

Cómo salir de la depresión: paso 1, mata el foco de tu tristeza.  

Una de las cosas que se pueden descubrir de este diario es, sin lugar a dudas, cómo Kabi se autosabotea continuamente para no salir de la casa de sus padres, ante los cuales siente una profunda dependencia emocional, convenciéndose de realidades inexistentes (como el hecho de que su madre la necesita por encima de cualquier cosa) para no dar el paso definitivo que la obligue a independizarse.

Es habitual que la gente con depresión, cuando saben qué es lo que deben cambiar para ser más felices, se saboteen a sí mismos. Se queden en el trabajo que les hace infelices por miedo a que el nuevo sea peor, se aferran a su pareja tóxica por si se sienten solos y cometen un error que los haga sentirse peores. Y eso es exactamente lo que hace Kabi con su familia. Sin embargo, cuando por fin vive sola, descubre que no solamente ha dejado de sentirse sola, sino que también es más competente en cosas en las que antes era absolutamente incapaz de sentirse realizada: es más higiénica, limpia más a su alrededor y empieza a volverse más exigente.

Conforme va realizando progresos en su depresión, descubre qué es lo que necesita para ser feliz. Ya no le vale recibir la aprobación o el amor de cualquiera, sino que quiere que sea alguien a quien ella quiera, donde el amor sea bidireccional.

Mi opinión sobre Diario de intercambio conmigo misma 1

Es muy complicado dar una valoración de este cómic debido a los profundos temas que trata. Kabi Nagata realmente desnuda su alma compartiendo con nosotros lo bueno y lo malo de su depresión, de la relación con sus padres y, sobre todo, de su depresión. Así que intentaré centrarme no solo en los aspectos emotivos de la obra, sino en su forma de narrar cada una de las secuencias.

Diario de intercambio conmigo misma 1 es menos potente dramáticamente que Mi experiencia lesbiana con la soledad. Si en el primer volumen nos encontramos con una Kabi Nagata con problemas para mantener un trabajo, con una depresión terrible y una anorexia nerviosa mezclada con bulimia, tan desesperada por contacto humano que contrata a una prostituta con la que ni siquiera se acuesta, esta segunda parte trata precisamente de la codependencia que siente hacia sus padres y de la mejora de su enfermedad. Los temas que trata siguen siendo duros y serios y para muchos lectores le será realmente duro verse reflejados en la honesta forma de contar su enfermedad. Pero, a pesar de ello, no he podido evitar sentir que Kabi no se desnudaba completamente para nosotros en este cómic.

Las primeras páginas de la obra, las más intimistas, son un resumen de la situación emocional y psicológica de la propia Kabi de forma que cualquiera pueda empezar a leer este cómic sin necesidad de hacerse primero con la precuela; pero a pesar de ello sentía que a menudo las viñetas y las imágenes no acompañaban a los textos y que estaban realizados por separado y juntados a posteriori.

Diario de intercambio conmigo misma habla menos de sexo como podría aparentar por la portada y trata más temas como la dependencia emocional pero también, y debido precisamente al carácter de diario que quiere otorgarle, se ve más errático desde un punto de vista narrativo porque deja muchos temas sin tratar ni explicar. ¿Por qué se va su madre al hospital? ¿Cómo conoce a las personas con las que relaciona al final de la obra?  

Pero está claro que sigue siendo una obra, no sólo entretenida de leer sino también importante. Es importante porque visibiliza la depresión y la ansiedad; porque permite que la gente que sufre este tipo de trastornos no sientan que están solos en el mundo; porque demuestra que hay luz al final del túnel. Es una obra sin duda necesaria para muchos adolescentes y adultos ahí fuera y que a mí, personalmente, me ha dejado con ganas de más.

0 comentarios en este post

Deja un comentario

Kinishinaide! No publicaremos tu email ni te spamearemos sin tu permiso