Loading image for momoko.es
Novela negra
Imágen destacada - El caso Demichellis - reseña de uno de los thrillers más vendidos en España

6.5

Título: El caso Demichelis
Autor: Francisco Marín
Nº de páginas: 328
Año de publicación: 2016
Año de edición: 2016

El caso Demichellis - reseña de uno de los thrillers más vendidos en España

Análisis de Alvaro Guerrero Género Novela negra Editorial Ediciones Atlantis

El caso Demichellis es una novela escrita por Francisco Marín de estilo policíaco y suspense ambientada en la isla de Ibiza. En ella, se suceden una serie de hechos desencadenados a partir de un asesinato y un juicio presuntamente resuelto.

Argumento de El caso Demichellis

En una urbanización de Ibiza, la enfermera Ana Demichellis ha aparecido muerta. Como abogado de oficio, le toca a Raúl Ballesteros defender al supuesto culpable, quien primero admite el crimen pero que después acaba negándolo diciendo que le han sobornado. El detenido es juzgado y finalmente condenado. Sin embargo, Raquel Demichellis, hermana de la víctima, no se fía de la decisión del juez y cree que el condenado no es el culpable. Es por ello que habla con Ballesteros para que le ayude a investigar por su cuenta.

Ambos deciden contar con los servicios de un amigo de Raquel, Alex Zarco, que trabaja como detective privado. Los tres realizan una serie de investigaciones para descubrir la verdad escondida detrás de este caso.

Así continúa El caso Demichellis

La investigación comienza cuando hablan con Teresa, una compañera de la fallecida que la vio el día de su muerte con un médico que no conocía. Ella les dice que Ana tenía un amante, también doctor, apellidado Gomis. Raquel y Zarco se entrevistan con él, pero no les aporta ninguna novedad. Casualmente descubren que días antes de la muerte de Ana, habían disparado a un hombre llamado Santiago Cañas. Sorprendentemente, este había sobrevivido a la operación, pero poco después (el día anterior a la muerte de Ana), había fallecido por causas extrañas.

En un intento algo más desesperado, Zarco decide ir a hablar con el sargento Ferrando, a quien le cuenta que él, Ballesteros y Raquel están investigando y que Teresa vio a Ana con un doctor desconocido el día de su muerte. Cuando termina de hablar con él, se encuentra con un antiguo amigo que ahora es Guardia Civil y que le habla de la vida de Ferrando. Entre otras cosas, le cuenta que su novia fue atropellada y que el coche que la atropelló se dio a la fuga, dejándola inválida.

Pocos días después, Raquel avisa a Zarco de que sospecha que Teresa puede estar en peligro porque estaba hablando con ella por teléfono y la conversación se cortó de repente y ya no responde. Ambos van a casa de la enfermera y la encuentran muerta. La investigación continúa plagada de peligros hasta que finalmente se desvela quién es el asesino y qué le llevó a asesinar a la joven enfermera.

Y después del argumento, hablemos de la novela

La novela tiene una longitud de unas 300 páginas a lo largo de 42 episodios. No os dejéis abrumar por esos 42 capítulos porque la novela se lee muy fácilmente. Hay episodios de varias páginas, mientras que otros extraordinariamente cortos (de hecho, hacia el final del libro, un capítulo cuenta con solo una página) y aunque esto personalmente no me gusta, no dificulta en ningún momento la lectura de la novela. La novela está escrita de una forma sencilla y directa que permite que cualquier persona pueda disfrutarla sin que tenga que devanarse los sesos por comprender qué está leyendo. La presencia de vocabulario más técnico demuestra un magnífico trabajo de documentación por parte del autor. Yo, que personalmente he estudiado Derecho, he podido comprobar de primera mano que los entresijos y funcionamiento de la justicia española que se menciona son totalmente ciertos. Por tanto en documentación, la novela es simplemente excelente. Además, me ha gustado el hecho de que hayan mencionado algunos casos famosos aunque cambiando el nombre, como el de Rocío Wanninkhof.

Respecto a los personajes, solo podemos quitarnos el sombrero ante el escritor por el gran trabajo que ha hecho creando a Ballesteros y a Zarco y dotándoles de unas personalidades distintas pero muy marcadas. Ballesteros es un abogado de derechas, conservador pero descontento con la situación política, y que no teme meterse a veces en camisa de once varas con ciertos asuntos (ya hablaremos de ello). Zarco, por su parte es un detective treintañero, regordete y “donante de pelo”, homosexual, que tuvo que ser internado en un psiquiátrico por ser esquizofrénico.

Sin duda son los dos personajes que cargan con el peso de la trama (especial mención a la razón por la que Zarco se hace detective). Es una lástima que los demás personajes sean tan inferiores a éstos. Incluso Raquel, que es un personaje con mucha importancia dentro de la trama no está a la altura del abogado y detective. Es triste, pero de Raquel sólo me ha parecido destacable una frase en toda la novela:

La gente no encuentra en su vida diaria motivos para ser feliz, así que se cascan un par de cubatas y se sienten alegres. Me parece una salida muy fácil.

Volviendo a la trama, está bien hilada, sin ninguna sorpresa (al menos para mí) sobre quién es el culpable. Sin embargo, algo negativo de la novela es lo que yo he considerado como relleno puro y duro. Hay varias subtramas que carecen de relevancia, como la relación de Ballesteros con su exmujer e hija, el intento de ligar con Raquel o un momento al final de la trama, en el que se cuenta con detalle cómo Ballesteros hace una fideuá. Esto último se hace excesivo e innecesario cuando estás intento descubrir el verdadero asesino.

La polémica opinión de Ballesteros sobre la ley de género

Ya había mencionado que Ballesteros a veces toca un terreno pantanoso. Con esto me refiero a cómo se plantea el abogado la Ley de Violencia de Género, soltando algunas perlas como:

“Con las nuevas leyes todos los maridos y novios denunciados son culpables hasta que se demuestre lo contrario”
“…las mujeres que realmente necesitan la protección no denuncian y las que tienen un día de cabreo ocasional con su pareja, le ponen una denuncia y al tipo se lo llevan detenido”.

Estas frases son dichas por el propio Ballesteros. Es realmente osado crear un personaje tan misógino capaz de hablar de un tema tan sensible y candente como la violencia de género de esa forma. No entraremos a valorar si eso enriquece al personaje dándole un matiz más realista o si simplemente contribuye a posicionarlo como un auténtico cretino. Es políticamente incorrecto, sin duda, pero una valentía ciertamente admirable

Mi opinión sobre El caso Demichellis

No voy a mentir: la novela al principio puede hacerse lenta y le cuesta que arranque y enganche al lector. Poco a poco se va haciendo más interesante pero su culmen de interés se reserva para los últimos capítulos. Al final esos momentos se echa en falta algo más, pues me he quedado con una sensación difícil de digerir pero la impresión general de la novela ha sido buena. La edición digital de Kindle es correcta y eficaz, aunque he encontrado algunos fallos ortográficos de poca importancia.

Si tuviéramos que resumir nuestra opinión en puntos, lo haríamos de esta forma:

Lo bueno

·        Fácil de leer.

·        Personajes principales realmente sólidos, sobre todo Zarco.

·        Excelente trabajo de documentación.

Lo malo

·        Relleno

·        Personajes secundarios mucho más pobres que los principales.

·        Tramas secundarias irrelevantes.

El caso Demichellis es una novela muy recomendable para pasar un rato ameno, especialmente si te gustan las novelas policíacas. Solo por el personaje de Zarco merece la pena ser leída. Eso sí, tampoco te esperes la panacea, no es muy complicado descubrir al culpable, pero sí que te resultará interesante saber las razones.


Análisis de

Alvaro Guerrero

Redactor Momoko

Básicamente soy un intento de escritor, dibujante, monologuista, locutor y actor de doblaje con la incertidumbre como forma de vida.


0 comentarios en este post


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *