Cargando...
Reseña

Enganchado a ti - crítica de una de las mejores novelas de romance homosexual

Análisis de La Insomne 0 Comentarios
Imágen destacada - Enganchado a ti - crítica de una de las mejores novelas de romance homosexual

Enganchado a ti es la primera novela de romance homosexual que tenemos el placer de analizar en Momoko. Y… ¡qué novela! Preparaos para un viaje movidito y olvidaos de los típicos dramas de romance, porque Enganchado a ti dará mil vueltas a vuestro mundo.

Argumento de Enganchado a ti.

Jon no se lo podía creer cuando Eduardo, un joven abogado guapísimo, entró en su local para encargar una estantería. Desde el mismo momento en el que sus miradas se cruzaron, Jon supo que Eduardo era la persona con la que quería pasar el resto de su vida.

Tres años después, un terrible secreto amenazará con separarlos de forma definitiva. Para poder soportar la presión del bufete en el que trabaja, Eduardo lleva una temporada consumiendo cocaína. Y aunque dice que la situación completamente controlada, pronto se revelará que en una relación como la suya, la droga puede destruirlo todo.

Reseña de Enganchado a ti: Magnífica construcción de personajes en una novela muy bien llevada

La portada y la edición del libro no le hace justicia a su interior. En el primer momento en el que Enganchado a ti cae en tus manos, crees que se trata de otra simple novela de amor donde el drama principal recae en los celos, secretos mal llevados o ex que se entrometen en la felicidad de alguno de los dos. Solo que en este caso, Enganchado a ti va mucho más allá.

La construcción de los personajes, tanto de los principales como de los secundarios, es simplemente redonda. Eduardo es un joven abogado de veintiocho años que nunca ha tenido problemas de dinero, pero al que su falta de autoestima le ha llevado a intentar demostrar que es el mejor en el bufete y al que la presión del trabajo ha acabado empujándole directamente hacia las drogas.

La increíble forma de escribir de la autora hace que el carácter y la personalidad de Eduardo sea increíblemente volátil y cambiante en función de si ha consumido cocaína recientemente o no. No solo cambia su aspecto físico, pasando de ser un joven atractivo y musculado a un esqueleto repugnante, sino que también sus propias opiniones y convicciones cambian radicalmente entre párrafos, demostrando el terrible poder que tiene la droga para controlar cada una de sus acciones. 

Eduardo, que lo tiene todo, se muestra débil ante la tentación de la droga, mientras que Jon, que no tiene nada, es fuerte y optimista con la vida. Jon es un joven vasco que se va abriendo camino, prácticamente arruinado y luchando por sacar adelante su negocio en Madrid, lejos de su tierra. A pesar de su carácter vasco y de lo fácil que habría sido caer en los estereotipos, Jon es firme pero tierno e increíblemente romántico, demostrando una y otra vez que es una persona generosa y desprendida por la que merecería la pena dejarlo todo.

Pero, lamentablemente, no es tan fácil dejar la droga.


Los personajes secundarios también brillan con personalidades más simples pero consistentes a lo largo de la obra. Son especialmente destacables los familiares de Edu, con los que este es incapaz de hablar debido a sus propias inseguridades y que sorprenderán al lector por su realismo. También llamará la atención los familiares vascos del propio Jon, los cuales ponen la guinda a la vida desgraciada contra la que nuestro amigo vasco lucha sin descanso. 

Personajes que reaccionan, sienten y se involucran en la trama exactamente como cabría de esperar en la realidad, haciendo que a menudo te preguntes si realmente Enganchado a ti no está basado en un caso real.

La adicción a la cocaína como nunca la habías visto

Atrás quedan las historias melodramáticas de madres sollozando con sus hijos yonquis en brazos o la glorificación de la cocaína en manos de grandes figuras musicales. En Enganchado a ti viviréis las verdaderas consecuencias y comportamientos de un adicto a la famosa “fariña”.

Eduardo no parece un adicto en ningún momento, y cuando al principio de la novela te explican que ha estado tonteando con las drogas, tú también eres propensa a pensar que se trata solamente de eso: una experimentación tonta de la que puede desengancharse en cualquier momento.

El drama no llega ahí, sino que es capaz de hacer fluctuar tus propias convicciones acerca de la cocaína, convenciéndote de que no es más perjudicial que el propio tabaco y que realmente se trata solamente de un tabú urbano que cataloga como yonquis a todos los que consumen esta droga pero que permiten de forma hipócrita el consumo de otras sustancias nocivas como el tabaco.

- Es exactamente lo mismo.
- Joder, no puedes ser tan estúpido, o creer que lo soy, como para comparar la cocaína y el tabaco.
- ¿Por qué no? Ambas sustancias matan. Cierto que la cocaína es una droga más dura y que una sobredosis puede ser letal. Pero ambas son sustancias que perjudican el organismo: el tabaco los pulmones mientras que la cocaína lo hace con el cerebro. Y a día de hoy hay más casos de muerte por cáncer de pulmón o garganta, que por sobredosis de cocaína.

En ese sentido la autora pone especial énfasis en la adicción que tiene Jon hacia la nicotina, describiendo varias veces cómo necesitaba “una calada” para poder relajarse o cómo el simple contacto del pitillo con sus labios le aliviaba mentalmente, realizando de esta forma una crítica velada también al consumo de los cigarrillos.

Como lectora no puedes evitar, al igual que Jon, preguntarte si todos los buenos momentos que ha tenido Eduardo y que ha hecho que lo adores desde las primeras páginas, eran solo producto del subidón de la cocaína. Poco a poco la droga se introduce también en tu propia mente, haciendo que llegues a dudar de todo lo que has leído anteriormente y que compartas el propio miedo de Jon a no conocer al verdadero Edu, el Edu que no está bajo los efectos de la cocaína y sus vaivenes emocionales.

Por eso también quisiste follar el primer día - reflexionó en voz alta, dándose cuenta del detalle -. Porque todavía tenías esa mierda en el cuerpo y entonces sí estabas de humor para hacerme un poco de caso.

Y poco a poco irás viendo cómo la cocaína destruye primero la relación que tienen Edu y Jon para finalmente acabar destruyendo por completo a Edu. Ya no queda nada de ese atractivo y dulce abogado al que tanto querías y adorabas sino que en su lugar reflotará un hombre horrible, corrompido por su propia maldad y frágil cuya máxima es hacerle todo el daño posible, física y psicológicamente, a su pareja. 

La transformación de Edu es tal, tanto a nivel material como emotivo, y las dificultades de recuperación son simplemente tan complicadas que por un momento tú también llegas a temer por el final feliz tan prometido en novelas de este género.

Y este viaje, del cual no quiero revelaros nada más para no incurrir en spoilers, es tan brutal y violento, tan sincero y descarnado, que funciona perfectamente para que en tu cabeza llegues a temer a esa droga como uno de los mayores peligros a los que cualquiera podría estar expuesto.

Ya no es solo el daño que se hace a sí mismo el adicto y el peligro que entraña probarla incluso una sola vez, sino también el drama alrededor de las personas que aman a este adicto y que ven cómo su vida acaba hecha pedazos debido a que los adictos rara vez se dejan ayudar.

La intolerancia homosexual perfectamente retratada

Si el drama de tener un novio cocainómano fuera poco, a la novela se le suma la intolerancia de varios personajes hacia la orientación sexual de Edu y de Jon. A diferencia de lo que podría llegar a imaginarse alguien que no ha sido rechazado por su orientación sexual, la discriminación no siempre viene de desconocidos sino que te puede tocar directamente con tus más allegados o con tu familia. Y no todos los que discriminan son capaces de rectificar en sus propias opiniones, haciendo valer más su amor a sus ideas supuestamente éticas o morales.

Según ellos, no. Decían que lo único que hizo fue malcriarme porque en el fondo sentía pena de su hijo marica. Y que como sabía que me iban a dar muchos palos en la vida, al menos podría hacerme creer que yo era importante para él.

El resentimiento, la ira y la rabia no solo por parte de los que discriminan, sino también de los discriminados se ve patente a lo largo del desarrollo de la obra, mientras Jon se abre para compartir los oscuros recuerdos que tiene de su familia y Edu se enfrenta de una vez por todas a las opiniones de su madre acerca de su homosexualidad.

Una novela de romance erótica homosexual con escenas eróticas MUY potentes

Personalmente no había leído nunca una novela erótica homosexual y creo que Enganchado a ti es la mejor forma de iniciarse. Daina, la autora, no se corta a la hora de describir paso a paso desde la fase del calentamiento de la pareja hasta los preliminares y la posterior penetración.

Apenas dio fuerza a la nueva penetración. Pero entre la excitación de Eduardo y aquella postura, perfecta para rozar la próstata con el más leve movimiento, el nuevo jadeo de su compañero le indicó que ya no podía esperar más.
Y Jon tampoco podía. No hizo falta más que una mirada lujuriosa para dejarle claro al abogado que ya podía cabalgarle a gusto y que por esa noche, él sería su montura. Eduardo mordió sus labios como agradecimiento y no perdió tiempo en levantarse un poco para notar cómo el miembro de Jon recorría su ano.

Es increíble la profunda documentación de la autora en este tema, llegando a describir incluso la capacidad de uno de los dos para volver a la acción en pocos minutos, la excitación mostrada en forma de gotas de semen que rebasan o incluso el procedimiento en las relaciones sexuales en una pareja gay. A menudo entre los cis heterosexuales es fácil creer que hay un “activo” y un “pasivo” en una relación sexual consentida entre ambos hombres, pero Enganchado a ti demuestra que no tiene por qué ser así, incluso mostrándote los recursos y mensajes que se envían el uno al otro para indicar quién estará arriba y quién abajo.

Así, descubriremos que hace falta simplemente no tener cuidado para convertir un encuentro sexual consensuado en una violación en toda regla, la necesidad de encontrar el ángulo perfecto para que ambos hombres disfruten y muchos otros detalles que a los amantes del género le encantarán. Yo, como poco, he de confesar que he aprendido mucho.

Egun on! Enganchado a ti nos da una vuelta por Donosti (SPOILER ALERT)

Una de las partes más bonitas de la novela es el momento en el que Jon decide volver a su tierra y cómo Daina describe con tanta dulzura el paisaje de Donosti y las maravillas que allí se esconden. De esta forma, nos acaba metiendo en el cuerpo las ganas de irnos a tomar unos pintxos y txacolí pero también otra maravillas del paisaje de la zona como la isla de Santa Clara, las cuevas en las playas de La Concha y Ondarreta y en general el maravilloso y verde paisaje vasco que tan mal se vende en otras novelas (en las que aparece más que nada como un rincón oscuro y lluvioso cargado de potenciales terroristas). 

El cariño con el que Daina habla de esta tierra y de sus costumbres e idioma hacen que realmente tengas ganas de coger un coche, visitar Donosti y ver con tus propios ojos los mismos paisajes que contemplaron Jon y Eduardo en su reconciliación.

Mi opinión sobre Enganchado a ti (spoiler alert)

Como ya dije al comienzo del post, la portada y el diseño de las tapas no le hacen justicia a este libro. A lo largo de la lectura de Enganchado a ti sentí todo tipo de emociones: desde miedo hasta la más increíble intolerancia a todo el mundo de las drogas. Lo que está claro es una cosa: estaba tan enganchada que no lo podía dejar ni un minuto.

En cierto momento de la lectura, el drama al que se ve sometido Jon acabó por romperme finalmente el corazón y no llegaba a entender cómo este no reaccionaba con rabia y con un enfado a lo que estaba viviendo. Personalmente, yo también estuve involucrada en una situación en la que trataba de animar a una persona con depresión, anteponiéndola ante cualquier cosa y sacrificándome por ella. Cuando esta persona se recuperó, hizo exactamente lo mismo que Eduardo con Jon: salir de su vida y dignarse solo en darle una explicación (y bastante pobre y egoísta en mi opinión) sobre su comportamiento.

Por eso no es de extrañar que en ciertos momentos me sintiese enormemente identificada con Jon, al que nadie valoraba ni quería y cuyo karma había probado a ser absolutamente horrible.

No es que esperara vítores y discursos alabando lo buena persona que era y su capacidad para sacrificarse por los demás; pero al menos le habría gustado que ahora no le dejaran a un lado.

En conclusión, la novela cuenta con un increíble desarrollo emocional y con escenas cargadas de tensión y de acción que me han abierto los ojos a realidades como la adicción a la cocaína o los matices sexuales en una relación homosexual. Es un libro genial e hiper recomendado. Si os gusta el género, acabaréis igual de enganchados que yo ;)


¡Gracias a Georgia de Promoción de libros por facilitarnos esta novela para su análisis!

LIBRO

9

Portada libro - Enganchado a ti
Tras tres años juntos la relación entre Jon y Eduardo se topa con un obstáculo inesperado: la adicción de Eduardo a la cocaína. El abogado más joven del bufete asegura que no tiene ningún problema de adicción, pero Jon tratará de sacarle de su error por medio de un incondicional apoyo; incluso cuando poco a poco ve que el hombre del que se enamoró y el único con el que se imaginaba compartiendo...
Amazon

Análisis de

Avatar del redactor La Insomne

La Insomne

Jefa de redacción y fundadora de Momoko.es

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo. Doy clase de diseño, subo vídeos a Youtube, trabajo de jefa de proyectos en @pululart y escribo artículos para @mundogamers y @gameit_es. Momoko es mi pequeño proyecto y lo quiero con todo mi corazón.


0 comentarios en este post


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *