Loading image for momoko.es
Las mejores frases de El Principito
Imagen Destacada - Las mejores frases de El Principito

Las mejores frases de El Principito

El Principito es una novela corta única, que para muchos lectores ha marcado un antes y un después en muchos sentidos. A pesar de ser una historia muy corta y, a priori, sencilla, es capaz de dar auténticas lecciones de vida gracias a una colección de frases y conversaciones muy bien trabajadas, al igual que muchas de las acciones que se desarrollan en la historia. Se trata de una obra que merece la pena leer para todas las edades, y de la que cada uno puede sacar sus propias conclusiones y beneficios. Autoestima, compañerismo, amor por los animales, por nuestros deseos y sueños, amistad...

Nosotros vamos a hacer una selección con las mejores frases de El Principito, aquellas que podemos leer en la novela y de las que se puede extraer un profundo significado que puede, incluso, ayudarnos en nuestro día a día. Vamos a recopilar muchas, pero siempre os recomendaremos leer la novela de Antoine de Saint-Exupéry al completo, sobre todo si no lo habéis hecho todavía. Si ya lo habéis hecho pero queréis rememorar alguna de las mejores frases, aquí tenéis nuestra seleccción, que esperamos que os guste. 

Frases de El Principito

“Es una locura odiar a todas las rosas porque una de ellas te pinchó. Renunciar a todos tus sueños porque uno de ellos no se cumplió.”
“Cuando el misterio es demasiado impresionante, es imposible desobedecer”.
“No se debe nunca escuchar a las flores. Solo se las debe contemplar y oler. La mia perfumaba mi planeta, pero yo no era capaz de alegrarme de ello”.
“Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos.”
“Se debe pedir a cada cual, lo que está a su alcance realizar.”
“He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: solo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos.”
“Pero si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Para mí, tú serás único en el mundo. Para ti, yo seré único en el mundo.”
“Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante.”

“No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.”
“Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya.”
“Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, desde las tres yo empezaría a ser dichoso.”
“Uno se expone a llorar un poco, si se ha dejado domesticar.”
“Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los demás. Si logras juzgarte bien a ti mismo eres un verdadero sabio.”
“Cuando mires al cielo, por la noche, como yo habitaré en una de ellas, como yo reiré en una de ellas, será para ti como si se rieran todas las estrellas. ¡Tú y sólo tú tendrás estrellas que saben reír!”
“Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya.”
“Viví mucho con personas mayores y las he conocido muy de cerca; pero esto no ha mejorado demasiado mi opinión sobre ellas.”
“El principito, que me hacía muchas preguntas, jamás parecía oír las mías.”
“Es muy triste olvidar a un amigo. No todos han tenido un amigo.”
“Nada en el universo sigue siendo igual si en alguna parte, no se sabe dónde, un cordero que no conocemos ha comido, o no, a una rosa.”
“Será necesario que soporte dos o tres orugas, si quiero conocer las mariposas; creo que son muy hermosas. Si no ¿quién vendrá a visitarme? Tú estarás muy lejos. En cuanto a las fieras, no las temo: yo tengo mis garras.”

“Yo puedo juzgarme a mí mismo en cualquier parte y no tengo necesidad de vivir aquí.”
“¡Bueno! Te admiro —dijo el principito encogiéndose de hombros—, pero ¿para qué te sirve?”
“Bebo para olvidar que soy un borracho.”
“Este sería despreciado por los otros, por el rey, por el vanidoso, por el bebedor, por el hombre de negocios. Y, sin embargo, es el único que no me parece ridículo, quizás porque se ocupa de otra cosa y no de sí mismo.”
“Te miraré de reojo y tu no dirás nada. La palabra es fuente de malentendidos.”
“Él se enamoró de sus flores y no de sus raíces, y en otoño no supo qué hacer.”
“Lo que realmente embellece al desierto –dijo el principito– es el pozo que se oculta en algún sitio…”


Redactor del artículo

Avatar del redactor Alex Pareja

Alex Pareja

Redactor de Momoko

Un señor pixelado y con bigote me dijo que me metiera en una tubería. Acabé en Shadow Moses, pero me mudé a Outer Heaven por las humedades. En ocasiones escribo palabras y en otras les doy voz.


Otros posts que te gustarán :)

1 comentarios en este post

  1. Avatar usuario comentario

    Dios, me rechiflan las frases. Voy a copiar algunas para hacer vinilo para la pared de mi niña. ¡Muy relindas Momoko! ¡Gracias!


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *