Border top left cut image
Border middle left cut image
Border bottom left cut image
Border middle right cut image
Border bottom left cut image
Logotipo de momoko.es

Buscar en Momoko

Book cover

La ciudad que nació grandiosa

Editorial: Nova
7.5

Dragones y apariciones rondan las calles inundadas de Nueva Orleans tras el huracán Katrina. En un universo paralelo, una sociedad utópica evita ser intoxicada por las ideas de nuestro mundo. En el sur de Jim Crow, una madre negra debe salvar a su hija de una hechicera que la condenaría a una vida de servidumbre. Y en la historia nominada al Premio Hugo, «La ciudad que nació grandiosa», un chico de la calle lucha para dar a luz al alma de una vieja metrópolis. 

Lo más leído del libro

"La ciencia ficción dura: cuando importan más las fórmulas que el argumento
La ciudad que nació grandiosa y otros relatos: opinión de la obra de Jemisin
La ciudad que nació grandiosa y otros relatos: opinión de la obra de Jemisin
Yo seguía usando personajes negros porque no me podía permitir excluirme de mi propia ficción, joder.

Se hace el silencio. Mientas Zinhle trata de comprender. Su sociedad… no. La humanidad… ¿no la quiere? ¿No quieren a los que son diferentes, con independencia de las contribuciones que puedan realizar? ¿No quieren a los niños que no pueden evitar ser únicos a pesar de que el sistema los obliga a conformarse, a ser mediocres y a no sobresalir en nada?

Lo asó con apio deshidratado y mucho romero de su jardín, y añadió la cáscara de una naranja que Pauline había encontrado la carretera de atrás de un mercadillo ambulante. Emmaline había castigado a la cría con una azotaina porque, aunque «encontrar» no era lo mismo que «robar», los blancos no atendían este tipo de diferencias cuando había niñas de color de por medio. Pero Pauline, que era astuta como un zorro y un motivo de orgullo para Em, había mirado muy fijamente a su madre después de que esta le increpase.

Mamá, seguí al camión hasta una señal de stop y se la ofrecí para devolvérsela. Sabía que el blanco no la querría porque la había tocado yo. ¡Y no la quiso! ¡Así que la traje!

Fue por la criogenia, Dihya. Hasta la mujer más digna le costaría sentirse como una desvergonzada cuando está en coma.

Dichas atrocidades volverán a ocurrir si no nos ayudas, mademoiselle Rillieux. Pero en esta ocasión hemos sido libres dos generaciones. Imagina todo el miedo y la servidumbre que esos hombres cristianos tendrían que devolver a nuestros corazones.

No hay revolución sin derramamiento de sangre. No puede haber libertad sin estar dispuestos a morir,

Qué fácil es tener principios cuando no tienes que ponerlos en práctica.

Hoy en día, todo el mundo es un esclavo. La única diferencia es que Zinhle no finge que no lo es.

"La ciencia ficción dura: cuando importan más las fórmulas que el argumento
La ciudad que nació grandiosa y otros relatos: opinión de la obra de Jemisin

Sobre N.K. Jemisin

Author portrait
N.K. Jemisin

1972 en Iowa, Estados Unidos. Su éxito es reciente, y es reconocida por muchos lectores por haber sido la primera escritora de la historia en conseguir el premio Hugo a la mejor novela durante tres años consecutivos (2016, 2017 y 2018), gracias a las novelas La quinta estación, El Portal de los obeliscos y El cielo de piedra, respectivamente.

+otras personas involucradas
Traducción: David Tejera Expósito