Border top left cut image
Border middle left cut image
Border bottom left cut image
Border middle right cut image
Border bottom left cut image
Logotipo de momoko.es

Buscar en Momoko

Book cover

Eraide. La canción de la princesa oscura

6
Adriem Karid, un simple guardia imperial, decide escoltar de regreso a su país a una misteriosa novicia. Sin embargo, ambos forman parte de un antiguo juego en el que son piezas movidas por el destino. Una aventura que los llevará a buscar la verdad allá donde esta se esconde: en el corazón mismo de la leyenda.

Lo más leído del libro

Eraide, crítica de una novela de fantasía con toques anime
Las distintas razas de los personajes de Eraide

Eraide. La canción de la princesa oscura pertenece a la saga 'Eraide'

Imagen Destacada - https://momoko.es/images/sagas/6982059_thumbnail_1_160px_160px.jpg

Eraide

2 tomos - Saga completa

El oráculo, que durante más de cinco mil años ha sido el heraldo del destino, ha callado su voz.

Portada libro - Eraide. La canción de la princesa oscura
#1 | Eraide. La canción de la princesa oscura
Portada libro - Eraide: La guerra sin nombre
#2 | Eraide: La guerra sin nombre
Eraide, crítica de una novela de fantasía con toques anime
Dythjui nunca le había confesado su edad, pero la chica era más joven que Adriem. Tenía el pelo negro con algunas mechas verdosas, recogido en una sencilla coleta alta. Vestía una camiseta de cuello alto bastante gruesa color beige, combinada con unos pantalones granates y zapatos de cuero marrón. Rara vez la había visto arreglada, siempre llevaba ropa cómoda y funcional. Sus ojos grises y una complexión delgada, tal vez en exceso, remataban la curiosa estampa de la propietaria de El Puente de Álsomon.

¿Tú qué sabrás de Kresaar? No tienes ni idea. Siempre metido en esta ruidosa ciudad donde ni siquiera se ve un árbol… No entiendes nada.

La luz por momentos se atenuó en la plaza mientras pequeñas descargas eléctricas surgieron del suelo a su alrededor, ante la sorpresa de la gente y de su propio oponente. El aire se distorsionó y todo pareció quedarse sin color, a excepción de su adversario, y, sin saber cómo, al igual que en la estación, supo qué hacer. Los adoquines del suelo se desnivelaron y varios se resquebrajaron cuando alzó la mano y, dejando fluir esa sensación que le recorría el cuerpo, un fortísimo golpe levantó a Meikoss del suelo, proyectándolo varios metros hacia atrás.

Las distintas razas de los personajes de Eraide
Eraide, crítica de una novela de fantasía con toques anime

Javier Bolado