Border top left cut image
Border middle left cut image
Border bottom left cut image
Border middle right cut image
Border bottom left cut image
Logotipo de momoko.es

Buscar en Momoko

Book cover

El caballero de los siete reinos

10

Las andanzas de un caballero de Poniente Los tres primeros relatos de Dunk y Egg Muchas son las historias que se cuentan sobre Aegon V el Improbable y ser Duncan el Alto, su leal comandante de la Guardia Real. Pero la magia y la épica de la leyenda esconden la verdadera naturaleza de los héroes: la determinación de un huérfano del Lecho de Pulgas que llegó a caballero, el arrojo de un príncipe que cambió la corte por los caminos y una amistad inquebrantable capaz de vencer intrigas, traiciones... y revueltas. Durante los reinados de Daeron II y Aerys I, cuando las heridas de la rebelión de los Fuegoscuro todavía estaban abiertas, tienen lugar las primeras aventuras de un caballero fornido y bonachón y de su escudero, un infante real, fiel y de fuerte temperamento. A medio camino entre la fantasía heroica y la novela de caballerías, El caballero de los Siete Reinos narra las peripecias de dos héroes bondadosos en una tierra despiadada.

Lo más leído del libro

El caballero de los siete reinos, opinión de lo mejor que puedes leer de Canción de Hielo y Fuego
El caballero de los siete reinos, opinión de lo mejor que puedes leer de Canción de Hielo y Fuego
Corren tiempos inciertos y necesito caballeros. Parecéis de buen apetito, ser Duncan. ¿Cuántos pollos podéis comeros? En Fosofrío os hartaríais de carne rosada y tierna y de tartaletas de fruta, A vuestro escudero tampoco le iría mal un poco de sustento; está tan flaco que se le ha caído el pelo.

Los justadores arrojaron a un lado las lanzas rotas, cogieron las nuevas que les entregaban los escuderos y picaron espuelas una vez más. El terreno retumbó bajo los pies de Dunk, mientras Egg, sentado en sus hombros, chillaba y agitaba los bracitos. El Príncipe Joven pasó tan cerca de ellos que alcanzaron a ver cómo la punta negra de la lanza besaba la torre del escudo de ser Abelar y se desviaba hacia su pecho al tiempo que la lanza de su rival se astillaba contra la coraza de Valarr.

Había sido el mejor guerrero de su tiempo, y muchos opinaban que debería haber partido hacia la oscuridad ataviado con cota de malla y armadura, espada en mano, pero al final prevalecieron los deseos de su regio padre [...], de natural pacífico.

George R. R. Martin

Author portrait
+otras personas involucradas
Dibujante: Gary Gianni