Cargando...
Logotipo de momoko.es

También los demonios tiemblan, opinión de una novela negra que te atrapará

La Insomne 2 Comentarios
Avatar del redactor La Insomne

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo....


COMPARTE:
Imágen destacada - También los demonios tiemblan, opinión de una novela negra que te atrapará

También los demonios tiemblan es un thriller de ficción ambientada en las Highlands y profundamente documentada donde la fantasía se mezcla con el terror para sacar a relucir nuestros temores más supersticiosos y donde la razón queda aplastada por las evidencias conforme se levanta la niebla.

Argumento de También los demonios tiemblan

A lo largo de los siglos en las Highlands de Escocia, un terrible secreto ha permanecido enterrado. Primero se cruzaron con él unos caballeros franceses, después su información se hundió en el fondo del mar. Y conforme fue pasando el tiempo, parecía que el paradero del Deom-han o incluso el conocimiento de su existencia se había perdido para siempre… Hasta que un grupo de chicas empiezan a desaparecer alrededor de las Tierras Altas de Escocia.

Mientras tanto, un veterano agente de polícia recibe la visita de una mujer profundamente afligida. Ella cree que El que susurra, un monstruo mitológico celta, se llevó a su niña al interior del lago y la devoró allí mismo y parece que todos en el pueblo, incluyendo al jefe de policía McKenzie, es de la misma opinión. Sin embargo, ella no quiere tirar la toalla hasta el punto de hacer que el pobre policía consiga que le asignen el caso a dos novatos del cuerpo: Patricia Banner y el friki de los ordenadores Collins.

Imágen destacada - También los demonios tiemblan, opinión de una novela negra que te atrapará

Tirando todavía más de la paciencia de sus conocidos, Alex le pide como favor a su amigo de la infancia, James Allen, que hospede a los dos novatos en su casa de verano. Ahora el pobre James Allen verá cómo sus días de permiso se convierten en una pesadilla mientras asiste a la propia Patricia y a Collins en un caso que tiene que ver con él más de lo que le hubiera gustado admitir.

Antes de nada, hagamos una pausa por la documentación de la obra.

Novelas negras hay muchas e investigadores jóvenes y maltratados a patadas. Pero lo que diferencia una buena obra de este género de otra que simplemente imita a los best sellers suecos es o bien su documentación y realismo o su capacidad para enganchar.

También los demonios tiemblan empieza de una forma un tanto extraña ya que realiza pequeñas mini-historias que van saltando en el tiempo y que nos sitúan en paraderos tan distantes como Francia en el S. XVI o sobre la cubierta de un buque de guerra en las aguas de Egipto en el S. XVIII. Es en estos pequeños fragmentos que sirven para situarnos en la gravedad del objeto místico que buscan los caballeros donde brilla Arturo Fuentes como novelista y donde su investigación destaca sobre el resto. Desde la descripción de la forma de comunicarse de unos viejos guerreros hasta el vocabulario, maniobras y pasos con los que empieza un combate naval en aquella época, el autor no deja nada a la imaginación.

Esto provoca que ya desde las primeras páginas el misticismo de la cultura supersticiosa medieval de los caballeros acompañe al misterio de las muertes en el lago. Un misterio que parece enlazado de alguna forma con una cumbre secreta de grandes (y malvadas) personalidades del mundo empresarial.

Vocabulario, idiomas y un historiador para describir escenarios

James Allen, el escocés de las Highlands que presta su casa a la policía para su investigación, es un profesor de historia con una gran vida interior y que funciona de narrador principal a lo largo de la obra. Esto le da una excusa al propio Arturo Fuentes para utilizar al protagonista para dar detalles de los escenarios en los que se desarrolla la trama y la acción de una forma creíble, ya que es más que plausible el hecho de que un historiador perciba de esa forma su entorno. Esto ocurre de forma similar cuando Victoria es la que lleva la narración de la obra, pero no cuando nos sumergimos dentro de la cabeza práctica y lógica de Patricia Banner.

Mientras se dirigía hacia su destino curioseó la arquitectura que la rodeaba y que se conocía a la perfección. La parecía fascinante que aquella plaza alargada estuviera levantada sobre un antiguo estadio para los juegos romanos que construyó el emperador Domiciano en el año 85. Las proporciones se mantenían intactas, pero donde antes estuvieron las gradas ahora había edificios.

En un compromiso por mantener el realismo en una obra con múltiples entornos en diferentes países, el autor introduce varios idiomas en función de la nacionalidad de la persona con la que hable, intercambiando frases en un perfecto italiano, inglés , francés e incluso gaélico.

Al mismo tiempo, en función del narrador que conduzca el capítulo, la expresión lingüística cambia radicalmente. Allen es propenso a usar términos elevados y un vocabulario culto a la hora de analizar su entorno, pero en otros episodios tendremos la posibilidad de introducirnos en la mente de otras personas, como una adolescente enfadada, una niña temerosa o una sensual y poderosa mujer que se siente más insegura de lo que le gustaría admitir. Así, estos capítulos no solo modifican la expresión lingüística de la obra, sino que también cambian la estructura de las frases, para hacerlas más cortas e inocentes o retorcidas en función de la personalidad del que lo cuente.

Tras aparcar, los ocupantes, ellas ataviadas con elegantes vestidos denoche y ellos encopetados con trajes oscuros y corbatas de seda, se lanzaron saludos fariseos estrechándose las manos [...]

Entorno y realismo cargado de misticismo escocés

Si algo brilla en esta novela es su magnífica reconstrucción de los páramos escoceses y de las tierras altas de una forma realista y cercana. Muchos que viajen al país en verano en busca del sol perpetuo que representa la serie de Outlander se llevarán más de una decepción y es cierto que se la suele representar como un entorno verde y cálido en verano, cuando la realidad es mucho más cercana a cómo Antonio Fuentes representa Locharron y sus alrededores: una perpetua capa de niebla por las noches, frío, la chimenea encendida hasta en junio y botas de montaña para moverte por allí sea la estación que sea.

También los demonios tiemblan hace una magnífica reconstrucción de todas las localizaciones en las que se desarrolla la novela, especialmente en el caso de Escocia y sus gentes. En ese sentido, el autor no teme sumergirse hasta las rodillas en los páramos escoceses, indagando no sólo sobre la fauna que puebla los montes y el comportamiento de los animales allí alrededor de la gente, sino también sobre sus costumbres, gastronomía, día a día, economía o incluso el carácter peculiar de sus habitantes, más receptivos a aceptar a cualquier bruto que se hubiera criado allí que a un amable y bienintencionado turista.

El propio misticismo escocés contribuye a crear un aura entre fantasía y ficción que acompaña siempre la investigación y con ello juega esta novela negra: aunque Allen y Banner están convencidos de que debe haber un humano tras los asesinatos, las continuas pistas que van apareciendo, lo hermética que llega a ser la población o la policía de Escocia o incluso los encontronazos que tendrán con la bestia, harán que la leyenda del each-uisge se vaya extendiendo y engañe hasta el propio lector hasta que poco a poco, la idea de una bestia mística que acecha en los páramos se va volviendo cada vez más y más plausible, dejando la acción a punta de caramelo para la resolución del conflicto.

Referencias a libros, arte y canciones pop

También los demonios tiemblan está cargado de numerosas referencias a otros libros y elementos del mundo de la cultura que aparecen incrustados dentro del propio argumento y la historia. Sin ir más lejos, en los primeros capítulos uno de los personajes fuma un Montecristo: unos puros habaneros exquisitos que comparte nombre con la novela de Alejandro Dumas. En la novela de Dumas, un inocente pescador es traicionado y acaba prisionero en el Castillo de If, el cual también aparece como una de las localizaciones de esta novela. Además, muchos comienzos de los capítulos hacen referencia a El sabueso de los Baskerville de Arthur Conan Doyle.

Estas referencias no solo se limitan a literatura, sino que también veremos grandes descripciones y guiños sobre arquitectos romanos o incluso una referencia al cuadro de Campo de trigo con cipreses de Van Gogh. Además, James es un auténtico fan de la cultura española y de su música pop de los 80 y los 90, por lo que nos encontraremos continuamente estribillos de Mecano, Hombres G y más música de viaje de carretera salpimentada con algún clásico escocés

Mi opinión sobre Los demonios también tiemblan

Si he de ser sincera, no soy una gran fan de la novela negra y mucho menos de las novelas de detectives. Por lo general me encuentro con obras cargadas de tristeza, arrepentimiento, detectives incapaces de equilibrar una vida normal con su trabajo y, cómo no, asesinos sueltos con ideas que buscan solo el gore y la violencia gratuita y mommy issues. 

Por suerte, Los demonios también tiemblan no cumple con ninguno de esos clichés innecesarios. La obra, como ya he comentado anteriormente, empieza de una forma caótica ya que realiza saltos en el tiempo y en el espacio sin un aparente hilo conductor, pero tiene la gran virtud de dotar de un potente realismo a todas sus escenas y de no mostrar de una forma realmente obvia las intenciones o la personalidad de sus personajes.

James Allen tiene la maravillosa cualidad de ser feo. Es un hombre culto, encantador y rico que necesita usar su labia para conquistar a las mujeres y que no parece sentar cabeza. A diferencia de su compañero, Alex, construido bajo el arquetipo del héroe bueno que nunca se rinde, James está cargado de defectos, lo cual lo hace mucho más cercano y realista que el resto. Al mismo tiempo, Patricia Banner y Collins suponen unos añadidos maravillosos a la investigación: Patricia es una mujer altamente competente y altamente insufrible para todo aquel que no la entienda, que disfruta sacando de la cama a su anfitrión y arrastrándolo de un sitio a otro sin contemplaciones. A pesar de su maravilloso desempeño en la investigación, sigue teniendo fuertes cambios de humor, le falta experiencia y a menudo es reprendida por sus superiores, lo cual no hace más que acercarla a mi corazoncito.

Collins tiene un problema (grande, además), con su higiene corporal y pasa la mayor parte del tiempo siendo un ejemplo de qué no hacer si quieres llegar a los cincuenta. Por lo general todos los personajes son un desecho de virtudes y defectos que los hacen tan palpables como la propia Escocia escenifica.

Porque nunca me he sentido tan cerca de Lochcarron ni de las Highlands como leyendo También los demonios tiemblan. Esta obra y la maravillosa obra de documentación del autor, es capaz de trasmitirnos el olor a moho, naturaleza y páramo mezclado con los gritos de júbilo de una taberna cercana y la grasa del desayuno que disfrutan por la mañana. Escocia se nos muestra de forma real entre estas páginas, sin romantizar por un pelirrojo con kilt que monta a caballo bajo una pradera bañada por el sol y demostrándonos que las Tierras Altas pueden ser tan bellas como peligrosas.

Sin embargo, sí que es cierto que, por muy interesante que sea el argumento, el ritmo decae alrededor de la página 300 y le cuesta llegar al pico de tensión de resolución de la trama que tan bien finaliza y que se mantiene pura desde su esencia. La única otra pega que le puedo sacar a la obra es que la encuadernación no soporta una lectura cómoda de 500 páginas: las tapas son muy blandas y se doblan con gran facilidad si te la llevas contigo, lo cual es una pena porque la portada refleja muy bien su contenido.

Como conclusión, si te creías que Ediciones Atlantis no tenía buenas obras por ser una editorial independiente, entonces estás equivocado. Ya nos lo demostraron con Las cinco espadas y con La venganza del piromante y ahora También los demonios tiemblan no se queda atrás. Una obra digna de encontrar en las mesas de los bestsellers de los distribuidores en papel que no deberías ignorar si no quieres que los susurros te cacen por la noche.


Avatar del redactor La Insomne

La Insomne

Jefa de redacción y fundadora de Momoko.es

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo. Doy clase de diseño, subo vídeos a Youtube, trabajo de jefa de proyectos en @pululart y escribo artículos para @mundogamers y @gameit_es. Momoko es mi pequeño proyecto y lo quiero con todo mi corazón.


2 comentarios en este post

  1. Avatar usuario comentario

    "Además, James es un auténtico fan de la cultura española y de su música pop de los 60 y los 70, por lo que nos encontraremos continuamente estribillos de Mecano, Hombres G y más música de viaje de carretera salpimentada con algún clásico escocés." Además, James, era un visionario, ya que escuchaba música pop española de grupos que ni se habían formado, 20 años antes de que sacaran sus primeros discos. Acojonante...

    • Avatar usuario comentario

      Gracias por tu crítica constructiva, Manuel. Evidentemente no es coherente tal y como está escrito. Ahora lo corregimos.


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *

LIBRO
Portada libro - También los demonios tiemblan
Las brumosas e inquietantes Highlands escocesas, entre bosques, páramos y lagos cenagosos, sirven de marco ambiental a un relato de misterio asombroso y terrible. El espeluznante hallazgo de las vísceras de cuatro adolescentes en una zona pantanosa tiene aterrorizada a la población de la pequeña localidad de Lochcarron, que ve en estas mutilaciones la mano de «El que susurra», un espíritu...
Amazon