Border top left cut image
Border middle left cut image
Border bottom left cut image
Border middle right cut image
Border bottom left cut image
Logotipo de momoko.es

Buscar en Momoko

Book cover

La venganza del piromante

7
La historia de La venganza del piromante se desarrolla en Xeredhia, una región marcada por sus tres estamentos sociales: los guerreros, defensores de la región; los alquimistas, encargados de preparar poderosas pociones; y los mundanos, sin voz ni voto en la región. La vida de Lyra en Xeredhia se podría calificar de sencilla: es una joven alquimista que busca su lugar en el superficial mundo que la rodea. Por otra parte, Navid es un simple mundano que solo desea ampliar sus conocimientos, sin más pretensiones que llevar una vida digna. Sin embargo, sus caminos se cruzan inevitablemente. El frágil lazo que los une coge fuerza cuando la región se ve amenazada por un terrible crimen. Lyra y Navid, junto a sus inseparables amigos, deciden desentrañar el misterio de la amenaza que se cierne sobre Xeredhia.

Lo más leído del libro

La venganza del piromante: crítica de una novela nada mundana
La venganza del piromante: crítica de una novela nada mundana
A ver por dónde empiezo… Hace miles de años, cuando Xeredhia ni siquiera era considerada una única región, la pobreza consumía sus calles y sus gentes, provocando una oleada de enfermedad y muerte de la que nadie podía escapar.

Hoy ha sido igual que ayer. El día ha pasado con la misma lentitud, la misma desgana, el mismo vacío. s como si tuviera un agujero negro en el corazón que no me permite sentir algo más allá de esta tristeza que me envuelve.

La pócima es de color violáceo y de aspecto grumoso. La cicatriz correspondiente suele aparecer en las extremidades inferiores y está formada por dos blancas líneas cruzadas en forma de óvalo. Los ingredientes necesarios son: Hyston en formato líquido, alas de gorrión contenidas previamente en formol, tres pétalos de Palia, Suvez en formato líquido, una gota de Kasha y tres litros de agua pura.

El cerebro también enferma, Navid. Y es lo más difícil de sanar, porque no sabes dónde está la herida.

Carolina Casado