Cargando...
Logotipo de momoko.es
NOTA: 90

Reseña de Amor en juego, una novela romántica sobre videojuegos

Noelia Santalucia 0 Comentarios
Avatar del redactor Noelia Santalucia

Diseñadora gráfica, bloguera empedernida y bookstagrammer en...


COMPARTE:
Imágen destacada - Reseña de Amor en juego, una novela romántica sobre videojuegos

Amor en juego es la primera novela de Marta Cruces con Phoebe Romántica. Amor en juego es un maravilloso debut en el que no sólo nos habla de amor, sino también de sueños.

El Argumento de Amor en juego

Dorian Wilson es un joven y exitoso diseñador de videojuegos que hace dos años que no consigue programar ningún título nuevo. Para sacarle de este bloqueo improductivo, su empresa contrata a Claire Redfern, toda una experta en exprimir a genios creativos para que den lo mejor de sí.

A Dorian no le hace mucha gracia que pongan a alguien que le diga cómo debe trabajar, pero cuando conozca a Claire, las cosas cambiarán.

¿Podrán resistirse a esa electricidad que los une?

Claire y Dorian, los protagonistas de Amor en juego

Dorian Wilson es un magnífico creador de aventuras, empezó siendo muy joven y ha demostrado tener mucho talento. Sin embargo, algo ocurrió en su vida que hizo que no pudiera crear más. Desengañado de la vida, pasa sus días sin hacer nada de interés y lamentándose por el pasado hasta que en su empresa le exigen que saque un nuevo juego para el E3 de ese mismo año. Sólo tiene unos meses para crear una nueva aventura y después de dos años sin diseñar nada siente que tanto él como su equipo están perdidos.

Para ayudarle en esta tarea, su superior le obliga a ponerse bajo las órdenes de Claire Redfern, la cual se ocupa de exprimir a jóvenes creadores y sacar lo mejor de ellos.

Imágen destacada - Reseña de Amor en juego, una novela romántica sobre videojuegos

El sueño de Claire es ser diseñadora de interiores, pero hasta ahora no se ha atrevido a dar el paso por lo que momento trabaja ayudando a creadores a organizarse y desarrollar su vocación. Su único objetivo es poder pagarle la universidad a su hermano pequeño.

Cuando Claire aparece en el piso donde vive Dorian y en el que tienen la oficina, no se puede creer lo que ve: el lugar de trabajo es caótico e incómodo. La cosa es tan grave que Claire llega a comentar que las patas de los muebles son desiguales.

La señorita Redfern obligará a Wilson a redecorar el lugar, para lo cual ambos irán a comprar muebles nuevos (con patas equilibradas y esas cosas). Entre los dos convertirán la oficina en un lugar agradable para todo el equipo, mientras planean la nueva disposición de la oficina irá surgiendo algo entre ellos: roces electrizantes, sonrisas, miradas, etc.

“Mientras lo recogía todo, pensó en la preocupación brillando en los ojos de Claire, en su empeño por llevarle hasta su casa y quedarse hasta que dejara de necesitarla. ¿Por qué había llegado a su vida? Ella, que era tan directa y sincera, no tendría que lidiar con el desastre que era su vida. No se lo merecía, pero era tan bonito lo que le hacía sentir cuando estaban juntos…”

Los secundarios de Amor en juego

Obviamente Dorian Wilson no trabaja solo: algunos de los mejores profesionales conforman su equipo de desarrolladores: Debbie, Brand y Hunter. Cada uno de ellos tiene su propia personalidad, con sus defectos y sus características. La construcción de los personajes está realmente trabajada y Marta Cruces no se limita a mostrar a secundarios planos que apoyan la trama principal, sino que les otorga de una vida propia.

Además de ellos, como personajes secundarios por parte de Dorian tendremos también a Elizabeth y Mark, que son su hermana y su cuñado. También conoceremos a su abuela y a sus padres, pero están descritos de una forma poco profunda y no tendrán gran importancia en la historia.

“-Te voy a dar un consejo como persona, más que como hermana: nunca decidas lo que merece o no una persona. Porque seguramente será injusto.”

Sin embargo, Elizabeth y Mark serán bastante trascendentes para la historia de amor de Dorian y Claire. Su hermana lo empujará a relacionarse con el mundo y a tener valor, mientras que su cuñado hará la función de confidente.

Por parte de Claire, conoceremos a su hermano Chris y su amiga Emma. El joven Chris es uno de los mayores admiradores de Dorian Wilson y ha jugado a todos sus videojuegos. Sin embargo, no dudará en ponerse del lado de Claire si cree que esta le necesita.

Emma es la mejor amiga de Claire. Ambas han soñado con fundar una empresa de decoración de interiores juntas, pero nunca han dado el paso. El carácter de esta mujer es arrollador, imponente e intimidatorio yno dudará en hacer cualquier cosa por Claire.

Los videojuegos en Amor en juego

Dorian es diseñador de videojuegos, con la colaboración de su equipo y la inestimable ayuda de Claire como organizadora, trabajarán durante toda la novela en un nuevo videojuego.

Tenemos el privilegio de presenciar todas las tareas: creación de escenarios, diseño de personajes, participación de ilustradores, reuniones con Lunz Enternaiment, promoción, etc. Todas estas fases están muy bien representadas yse nota un profundo conocimiento del sector por parte de Marta Cruces, ya sea por experiencia personal o por una buena documentación.

Además, dota a la novela de rabiosa actualidad incluyendo como figura de promoción a algunos youtubers o contratando a un ilustrador que se promociona a través de Tumblr para el diseño de personajes.

Asimismo, continuamente tenemos referencias a la cultura freakcomo por ejemplo a El señor de los anillos o Harry Potter.

“- Más quisiera ese llegarle a la suela de los zapatos a Draco Malfoy. Y aún así necesitaría más que una Nimbus 2001 y a Lucius para que nos vengamos abajo- bromeó. Dorian apartó las manos de su cara con una sonrisa en los labios. << Si vuelve a hacer una alusión friki, me la como a besos >> se dijo.”

El pasado de Dorian Wilson (spoilers)

Dorian Wilson empezó a crear videojuegos muy joven, diseñó y lanzó Land of Games cuando aún no había empezado la universidad. En esta hazaña lo acompañó su mejor amigo: Stone.

Ambos trabajaron juntos (uno más que el otro) y consiguieron que Lunz Enternaiment les financiara la carrera a ambos. Después se unió Mónica al equipo como diseñadora de personajes e ilustradora: eran el equipo perfecto. Dorian vio en Mónica algo más que una compañera, entre ellos surgió algo y empezaron una relación.

Crearon otro videojuego más, pero cuando estaban ultimando detalles del siguiente, Dorian tuvo que irse unos días ya que su hermana le necesitaba, así que no lo dudó un momento.

Por un descuido dejó encendido el ordenador con la programación del nuevo videojuego: Green Pixie. Ese fue su gran error.

Cuando quiso volver, el juego ya había salido al mercado y su nombre no figuraba entre los de los creadores. Durante días, intentó hablar con Mónica y Stone, pero no obtuvo respuestas.

Esa fue la última vez que Wilson creó un videojuego, hasta que apareció Claire.

Mi opinión de Amor en juego

Lo cierto es que al principio pensé que la relación entre Dorian y Claire iba muy deprisa ya que tenemos contactos electrizantes, miraditas e insinuaciones en los primeros capítulos. Sin embargo, a pesar de eso la historia de amor se desarrolla a fuego lento. Dorian no se siente preparado por culpa de los desengaños anteriores de su vida y Claire tiene la paciencia necesaria como para darle tiempo y espacio.

Aunque no pueden negar que se gustan, a pesar de intentar mantener las distancias, ocurren escenas dignas de cualquier comedia romántica. Esta pareja es adorable.

Mi secundaria favorita ha sido Emma, su carácter y personalidad me han conquistado, me encantaría que Marta Cruces escribiera próximamente la historia de la misteriosa chica de las gafas de sol.


Avatar del redactor Noelia Santalucia

Noelia Santalucia

Redactora en momoko.es

Diseñadora gráfica, bloguera empedernida y bookstagrammer en @zobooks.


0 comentarios en este post


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *

LIBRO

9

Portada libro - Amor en juego
Dorian Wilson es uno de los mejores y más famosos creadores de videojuegos, pero en los últimos tiempo ha perdido su toque mágico... Su empresa le da un ultimátum: o consigue un nuevo éxito o le despiden. Para ayudarle a centrarse y sacar adelante el proyecto, le envían a Claire Redfern, experta en encauzar la creatividad de genios como él.