Cargando...
Logotipo de momoko.es

Verne y la vida secreta de las mujeres planta, opinión y análisis

La Insomne 0 Comentarios
Avatar del redactor La Insomne

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo....


COMPARTE:
Imágen destacada - Verne y la vida secreta de las mujeres planta, opinión y análisis

Verne y la vida secreta de las mujeres plantas es una novela de Ledicia Costas que nos traslada a la ciudad de Vigo, donde el emblemático escritor Julio Verne desembarcó en busca de un nuevo misterio que contar en una de sus populares novelas. La obra, escrita originalmente en gallego y publicada en castellano, ha sido la ganadora del Premio Lazarillo 2015.

Argumento de Verne y la vida secreta de las mujeres plantas

Jules Verne desembarcó en 1878 en Vigo por pura coincidencia: al parecer, el barco en el que navegaba y que había partido de Nantes, sufría una terrible avería que le impedía avanzar. Sin embargo, lo cierto es que su nave en ningún momento se estropeó de forma accidental: todo formaba parte de un elaborado plan de Jules para descubrir algo que se escondía en el corazón del puerto de Vigo.

Acompañado por el grumete Pierre, ambos visitarán una pequeña botica aparentemente inofensiva en el que se esconde un elaborado secreto: la existencia de las mujeres plantas. En cuanto los conoce, la joven Violeta de solo catorce años, verá en el escritor y el marinero una oportunidad para salvarle la vida a su abuela Melisa, la cual se está convirtiendo lentamente en un sauce.

Imágen destacada - Verne y la vida secreta de las mujeres planta, opinión y análisis

Sobre la edición y las ilustraciones de Mónica Armiño

Si hay algo que hace que la novela sea atractiva a simple vista son las preciosas ilustraciones que Mónica Armiño ha aportado al libro. Cada capítulo tiene un precioso marco en forma de hojas de plantas que redondea cada uno de los títulos.

La maravillosa edición de tapa dura de Anaya que hemos analizado nosotros, cuenta con una ilustración de una Violeta y otra de las Islas Cíes en negro sobre gris en el interior de la cubierta. Las tapas son de plástico, con un troquelado transparente en forma de ventana que muestra el título y una preciosa ilustración de la nepheas de la protagonista rodeada de otros elementos vegetales.

En la parte trasera se pueden ver varios botes del boticario y a la nepheas de la abuela, cansada y enferma, sobre un frasco de vitaminas. Tiene también un par de detalles realmente espectaculares, como el hecho de que todas las plantas que hay alrededor de la cubierta son autóctonas gallegas y un par de guiños como el tentáculo de un pulpo rodeando un bote de Amanita Phalloides, un hongo que se da en las tierras en las que se desarrolla el libro y que es realmente venenosa.

Una obra… ¿juvenil?

Verne y la vida secreta de las mujeres plantas pertenece a ese grupo de novelas escritas por una autora gallega que ambienta con especial cariño la historia en una ciudad real. Precisamente por eso, es también una de las lecturas más frecuentemente recomendadas en los institutos gallegos y una de las obras que más se recomienda en la sección juvenil de las bibliotecas.

Sin embargo, encuadrarla en un rango de edad sería realmente complicado. Anaya Infantil y Juvenil sitúa la obra para jóvenes a partir de catorce años, pero el estilo de narración del propio libro es mucho más simple que eso y los sucesos que se van desarrollando, en los que hay poco diálogo para enganchar a los menos lectores, hacen que la experiencia de leer estas 222 páginas se vuelva lenta.

Aunque estuviesen demasiado ocupados llamándose de todo,Violeta sabía que el ruido más leve podía llamar su atención.
De repente, cuando acababa de poner un pie en la cubierta del yate, le entraron ganas de estornudar. Trató de contenerse por todos los medios, pero no lo consiguió. El estornudo salió libremente provocando que Gastón y el marinero parasen de gritar inmediatamente[…]

Nos encontraremos con repeticiones de palabras, sentimientos muy simplificados y, por lo general, una acción que se narra sin demasiados artificios y que pasa por muy encima por la tensión que tendría que generarle a los adolescentes para conseguir que se enganchasen al libro.

Sin embargo, tampoco es apto para un público más infantil ya que, aunque estos digerirían y procesarían mejor este estilo de escritura, hay muchas partes en las que el libro nos narra la vida y obras de Jules Verne o la historia de la ciudad de Vigo de una forma cercana al ensayo que estos serían incapaces de procesar. Además, incluso en cierto momento se llega a mencionar que uno de los barrios era famoso por la afluencia de prostitutas que lo ocupan.

Es por ello que dijimos que era difícil encuadrar la obra en un rango de edad, pues si bien los primeros capítulos con documentación sobre la vida de Verne y sobre Vigo son perfectamente aptos para adolescentes de catorce años, el resto de la obra no lo es. Y aunque los más pequeños de diez años pueden procesar maravillosamente bien las aventuras de Violeta y Verne, la introducción de la obra se les hará tan pesada que serán incapaces de avanzar hacia el núcleo de la obra.

Sobre las mujeres planta, el boticario y el mundo que lo rodea

Está claro que la autora, Ledicia Costas, siente un profundo cariño tanto por la ciudad de Vigo como por Jules Verne y sus obras. En Verne y la vida secreta de las mujeres planta, cada vez que habla del gran escritor francés lo hace con una dulzura propia que hace que sus sentimientos traspasen perfectamente las páginas y lleguen hasta el lector. Algo similar ocurre con la ciudad de Vigo, la cual nos introduce en los primeros capítulos de la novela y de la cual nos habla tanto en su versión contemporánea como el centro neurálgico industrial gallego que es como su versión más cariñosa y artesanal del Vigo del S. XIX en la que las calles están llenas de artesanos que trabajan al sol y donde los pescadores tienen los dedos retorcidos de la artritis.

No intenta embellecer de forma innecesaria esta ciudad del norte de España, sino que entra en su interior y nos transmite sus cuestas y resfriados y su alma y costumbres de una forma cercana y cariñosa, reconstruyendo la imagen de la ciudad a los ojos del lector.

Sin embargo, lo mejor en nuestra opinión de Verne y la vida secreta de las mujeres planta es la creación de las propias mujeres planta. Melisa y Violeta pertenecen a esta raza maravillosa de jóvenes con la única propiedad de contar con una nepheas cerca y tener que beber cada poco tiempo si no quieren deshidratarse y morir. Además, eventualmente acabarán convertidas en árboles, por lo que su tiempo de vida es muy corto.

A pesar de los inconvenientes, la forma con la que hablan de las mujeres plantas es siempre rodeada de cariño y de dulzura, convirtiéndolas en seres cercanos y admirables a los que, sin decírnoslo directamente, merece la pena proteger.

En ese sentido Ledicia Costas ha buscado nombres de plantas para estos personajes que concuerden con sus personalidades. Violeta es fuerte, alegre, terca y valiente y como tal la flor que le da su nombre florece en primavera y se usa para tratar los dolores de cabeza, la bronquitis y favorece el buen funcionamiento del corazón. Melisa, su abuela, recibe su nombre de una de las plantas más relajantes y dulces que existen.


La novela intenta integrarnos en una acción que mezcla el realismo con la fantasía y en ciertos momentos lo consigue: los marineros de la Saint Michel de Verne hablan en francés entre ellos, la forma en la que se cita algunos edificios emblemáticos como La Tertulia de pasado y detalles como los dedos retorcidos de las mujeres costureras consiguen transmitirnos parte de esa realidad. Sin embargo, eché mucho de menos ver la actividad real del boticario, que se nos hable un poco más del interior de esa tienda que debe rezumar olor a limón y violetas y que se nos hable de cómo prepara sus ungüentos y pociones.

Tímida introducción feminista

Verne y la vida secreta de las mujeres planta también cuenta con una tímida y leve introducción al feminismo. Violeta, mucho más valiente que Pierre en todos los sentidos y momentos de la obra, odia tener que vestirse como una chica por imposición o tener que moderar su lenguaje.

En el camarote no había ningún espejo, por lo que no tuvo ocasión de verse, pero se sentía como Jeanne Baret, la botánica francesa que se había infiltrado en aquel buque de la armada haciéndose pasar por un hombre.

Opinión personal sobre Verne y la vida secreta de las mujeres planta

Está claro que este libro mejora cuanto más lo vas leyendo. Es predecible, eso es cierto, pero dentro de una obra juvenil ese es un pecado difícil de tener en cuenta. El mundo que crea Ledicia Costas con las pequeñas nepheas y sus reglas es extremadamente bonito y dulce y cuenta con la extraña capacidad de trasladarnos su olor y la calidez de su esencia sin demasiadas descripciones.

Sin embargo, no puedo evitar pensar que, por mucho que me haya emocionado el final, Verne y la vida secreta de las mujeres planta está simplemente desequilibrado en cuanto a estilos: extremadamente denso para los niños al principio y ausente de drama y acción en el medio.

El uso de Gastón como villano principal de la obra no se sostiene del todo debido a que aparece demasiado tarde y, por muy documentada que esté su animadversión a su tío, los momentos en los que se muestra pasan de forma muy apresurada y sin casi consecuencias (como el momento en el que le tira un cubo de agua sucia a Violeta por encima). Además, he echado mucho de menos una mayor descripción de las tareas del boticario o de su escenario, así como algo más de profundidad en la descripción de las particularidades de las mujeres plantas.

Aunque también es cierto que la documentación sobre la vida de Verne en este caso y sobre la ciudad de Vigo es excelente y que se trata de una obra juvenil con un lore bonito y tierno al estilo de Enid Blyton, para mí, no consigue convertirse en la obra de referencia en cuanto a fantasía juvenil gallega de la que todos hablan.


Avatar del redactor La Insomne

La Insomne

Jefa de redacción y fundadora de Momoko.es

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo. Doy clase de diseño, subo vídeos a Youtube, trabajo de jefa de proyectos en @pululart y escribo artículos para @mundogamers y @gameit_es. Momoko es mi pequeño proyecto y lo quiero con todo mi corazón.


0 comentarios en este post


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *

LIBRO
Portada libro - Verne y la vida secreta de las mujeres planta
La familia de Violeta esconde un secreto milenario que ha conseguido mantener oculto hasta ahora. Jules Verne, el célebre escritor, ha desembarcado en el puerto de Vigo con una maleta y un montón de preguntas. Él quiere conocer todo sobre las mujeres planta... y ellas necesitan la ayuda de sus inventos para sobrevivir.
Amazon