Cargando...
Logotipo de momoko.es

Tu vagina habla, reseña de un libro que te reconciliará con tu vulva

La Insomne 0 Comentarios
Avatar del redactor La Insomne

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo....


COMPARTE:
Imágen destacada - Tu vagina habla, reseña de un libro que te reconciliará con tu vulva

Tu vagina habla es un libro de autoayuda en el que Isabella Magdala nos enseña a reconciliarnos con nuestra vulva a través de entrevistas, cartas, informes científicos y la experiencia que ha hecho de esta sexóloga una de las más conocidas en su campo. 

La vulva, ese gran desconocido. 


Quizás hayas acudido a una o dos clases de educación sexual obligatoria en el instituto y puede que, como yo, solo recuerdes la vergüenza que sentiste cuando te sacaron a ponerle un preservativo a un pene de plástico delante de toda la clase y las risas continuadas de tus compañeros. Quizás por eso seas una de las que no saben diferenciar entre vagina y vulva. Sin embargo, si ese es el caso, no debes sentirte avergonzada ni mucho menos culpable. 

Los genitales femeninos se han considerado sucios y culturalmente reprimidos durante mucho tiempo (Braun y Wilkinson, 2001) y no es ninguna sorpresa afirmar que el tema del orgasmo femenino y la autoexploración sigue siendo un tabú en sociedades como la española.

Imágen destacada - Tu vagina habla, reseña de un libro que te reconciliará con tu vulva
En la investigación llevada a cabo por Madewell (2010) se concluyó que el 10% de las mujeres de su estudio nunca habían alcanzado el orgasmo, incluso si habían tenido relaciones sexuales. 

No solo eso, sino que hoy en día en España el 78,7% de las personas han escuchado por parte de sus familiares o tutores que tocar tus genitales es algo malo y sucio, provocando que se haya creado un tabú alrededor de la masturbación femenina que impide que las mujeres se sientan a gusto con su propia sexualidad. Con la intención de arrojar algo de luz sobre el tema, Isabella Magdala propone la exploración de la vulva libre de prejuicios y de ideas preconcebidas y aporta varios consejos para hacerlo rompiendo los tabús de la sociedad.

Aunque el libro no está dividido en secciones, sí que existen tres partes claramente diferenciadas. La primera de todas ellas es una presentación de Isabella Magdala como autora, así como un contexto sobre su filosofía de trabajo, qué la llevó a ser una psicóloga especializada y, en esencial, su background como investigadora. Este apartado con una ligera función de autopromoción acaba convirtiéndose en un meta libro: un libro que habla de sí mismo, confundiendo un poco al lector que lo tenga en sus manos. Además de testimonios de clientas de Isabella, también veremos cartas de antiguos clientes y una afirmación que se repite: este libro también sirve para los hombres, para que aprendan a respetar y comprender el cuerpo y la vagina de sus acompañantes. Este apartado se completa con un cuestionario y una serie de ejercicios y preguntas que las lectoras tendrán que ir respondiendo en una libretita. 

En la segunda parte del libro que nosotros diríamos que comienza con el capítulo Conócete, mujer, la obra nos facilita varias infografías con las partes de la vulva y el monte de Venus, incluyendo una gran descripción e ilustración del clítoris por completo, no solo del glande del mismo (la pequeña bolita que muchas personas consideran el clítoris por completo no es más que la punta). Esta parte recorre una a una las partes de la vulva, aportándonos información como la diferencia entre llamar a los labios mayores o exteriores o colmándonos de información sobre el funcionamiento del cuerpo de una mujer que, por lo general, suele estar en el limbo del desconocimiento general. 

Además, propone de nuevo actividades como masajes para los pechos con aceites esenciales o meditación para tu útero que prometen ponerte en consonancia con tu propio cuerpo. 

Por último, el final del libro se compone de varios capítulos de corta duración alrededor del concepto de la vulva y la vagina en el arte, la circuncisión en diferentes países, la cirugía plástica y los efectos que esta tiene a corto plazo psicológico sobre la gente, etc. 

Temas sobre los que orbita Tu vagina habla 

Cada capítulo del libro está configurado en muy pocas páginas para que sea fácil de leer. A lo largo de los diferentes capítulos, Isabella se centra en un par de ideas y temas recurrentes a lo largo de la obra. 

La primera de todas ellas hace hincapié en la aceptación de nuestro propio cuerpo y la consagración de la mujer como una divinidad que debe aprender a escucharse y amarse a sí misma. Isabella no puede dejarlo más claro a lo largo de la obra: en Tu vagina habla se habla de la importancia del poder sexual de cada mujer, de la importancia de entender que nuestro cuerpo es perfecto incluso con las estrías y la flacidez que provoca el paso del tiempo y que está dentro de cada una llegar a conocerse y ser responsable de su propio placer. 

En ese sentido, la tercera parte de la obra especifica abundantemente que el tamaño de los labios exterios e interiores no tiene por qué ser el mismo ni unos deben ser más largos que los otros y trata en profundidad los peligros de las labioplastias. 

El segundo tema del que más habla es acerca de la importancia de observar nuestra vulva casi a diario. Y de hacerlo de una forma determinada, además. Ilustrado con las espectaculares imágenes de la talentosa Ju Castelo, nos muestra cómo, armadas con un espejito que debe cumplir solamente esa función, debemos explorar con la mirada y hablarle a nuestra vulva para agradecerle todo lo que ha hecho por nosotras. 

El tercer gran concepto que se refuerza es la tolerancia hacia una misma, la necesidad de respetarse y sobre todo de no apresurarse en el camino al placer o juzgar nuestro propio cuerpo comparándolo con el de las fotografías o la pornografía que vemos por Internet porque, a menudo, ni siquiera son reales y no representan vulvas comunes. 

Ejercicios para conversar con tu vagina

A lo largo de Tu vagina habla nos iremos encontrando con una serie de preguntas de autoexploración que te permitirán descubrir qué relación física y emocional tienes con tu vulva y con tu propia vagina. Para ello, te recomienda que te hagas con una pequeña libreta en la que ir apuntando tus diferentes respuestas, de forma que siempre puedas volver a ellas y que, sin lugar a dudas, te sorprenderán a ti misma. 

Preguntas como si tu vagina y vulva tienen la misma relación y ocupan la misma presencia en tu vida cuando tienes pareja que cuando no la tienes; y otra serie de incógnitas que poco a poco tendrá que ir despejando la lectora. Esto dará paso a los ejercicios y las actividades de las que hablamos anteriormente: actividades cargadas de respeto y del olor a los aceites esenciales que te ayudarán a conectar con tu yo más profundo, a quererte, a mimarte y a dedicarte algo de tiempo a ti misma. 

Opinión sobre Tu vagina habla 

No puedo evitar comentar a la hora de hacer la reseña de este libro mi impresión con la introducción del mismo. Y es que las primeras 80 páginas de Tu vagina habla se presentan como una introducción muy dilatada de escaso contenido informativo y documental donde, prácticamente, se hace una autopromoción del libro que ya tienes en tus manos. En él, Isabella Magdala nos cuenta su propio recorrido profesional y cómo a través de terapia fue capaz de aceptarse a sí misma y a su sexualidad tras haber sido víctima de un abuso, sí, y esa parte es simplemente maravillosa. Sin embargo también incluye una larga cantidad de testimonios de mujeres que ya leyeron el libro expresando lo mucho que Tu vagina habla les ha ayudado en su día a día. 

Los testimonios, a veces escritos en un lenguaje extremadamente formal para que se perciban como algo natural, acaban por volverse pesados y engorrosos al ocupar una gruesa parte del volumen. Y durante esas páginas en las que yo tendría que estar aprendiendo a perdonar y a escuchar a mi vagina, esta permaneció en silencio la mayor parte del tiempo. 

A partir de la página 83, sin embargo, la obra mejora con una introducción muy interesante en la que nos aportan datos sobre la recurrencia en los abusos sexuales, el género predominante en la violación a menores o incluso la falta de información que reciben los jóvenes sobre sus propios genitales. En cierto momento del libro, la autora incluso saca a relucir el hecho de que las mujeres discapacitadas casi nunca reciben una educación sobre sus pezones. Y yo misma me planteé… ¡a mí tampoco me han hablado nunca de mis pezones!  

El libro continúa dándonos datos muy interesantes sobre nuestro propio cuerpo como mujeres y cómo podemos comulgar con él. Sin embargo, si tuviera algo que objetar, esto sería el hecho de que a menudo Isabella Magdala ofrece soluciones muy etéreas a la hora de tratar la sexualidad y contesta a preguntas específicas de una manera algo confusa que salta hacia lo abstracto en vez de aportar respuestas más concretas. Un ejemplo lo vemos en la siguiente cita del capítulo “Abre tu corazón”

Pero ¿qué sucede si la mujer solo se vive desde los pechos? 
En muchas ocasiones, le falta «tierra», tiene problemas con la materia, le faltan raíces. Pero si te conectas con tu vulva, con tu útero-matriz, con la genialidad en lo referente a esa zona, irás al mundo como un árbol «sólido», e irás completa. Las polaridades cielo y tierra, espíritu y materia, femenina y masculina están unificadas. Si estás en ti, te será fácil darte cuenta de cuándo necesitas reequilibrarte.

Este tipo de aproximaciones más emocionales en la obra, salteadas con las cartas que las clientas le escriben a Isabella, hicieron que en ocasiones desconectara de la lectura y echase en falta más soluciones concretas y más consejos. Esto me ocurrió también cuando Isabella Magdala recomienda usar aceites esenciales para masajear los pechos o la vulva y realizar algunas de sus actividades, pero en vez de recomendar algunos, simplemente apunta que ella misma tiene una empresa llamada Amor infinito que vende estos aceites y que “algunos de ellos son maravillosos”, pero no especifica qué tipo de producto emplear para las menos versadas en el tema. 

Personalmente, como con todos los libros que proponen actividades y ejercicios que analizo en Momoko, me he tomado la libertad de hacerme con mi “espejo” e ir realizando los ejercicios y actividades que la propia Isabella propone y está claro que el nivel de autoconfianza, aceptación y respeto que consigues hacia ti misma aproximándote a tu vulva desde una visión del amor es enorme. Las preguntas de autoexploración psicológica del principio me hicieron sentirme incómoda, dolida y sin duda rascaron muchas de mis heridas casi cicatrizadas, pero creo que he salido más fuerte de la experiencia de cómo entré. 

No estoy segura de si mi vagina por fin está hablándome, pero, sea como sea, después de leer el libro de Isabella Magdala y Urano, yo ya estoy lista para escucharla. 


Avatar del redactor La Insomne

La Insomne

Jefa de redacción y fundadora de Momoko.es

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo. Doy clase de diseño, subo vídeos a Youtube, trabajo de jefa de proyectos en @pululart y escribo artículos para @mundogamers y @gameit_es. Momoko es mi pequeño proyecto y lo quiero con todo mi corazón.


0 comentarios en este post


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *

LIBRO

6.5

Portada libro - Tu vagina habla
? Una obra inspiradora que defiende la materialización de un nuevo femenino, mucho más consciente, equilibrado y sano. ? La autora nos anima a reconectar con nuestra sexualidad de un modo consciente y único a través de reflexiones, historias personales y ejercicios prácticos. ? Una invitación a despertar a nivel personal y a compartir con nuestro entorno la sabiduría que emerge cuando estamos conectadas ...
Amazon