Cargando...
Logotipo de momoko.es
NOTA: 70

Teoría de la extrañeza, opinión de una obra intimista y rara

La Insomne 1 Comentario
Avatar del redactor La Insomne

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo....


COMPARTE:
Imágen destacada - Teoría de la extrañeza, opinión de una obra intimista y rara

Teoría de la extrañeza es una obra costumbrista e insólita que nos traslada al día a día de Ada, una mujer de treinta y cinco años que vive en Praga y que pasa sus días elaborando complejas teorías sociológicas en base a la casualidad o anotando sus extravagantes sueños por si tuvieran algún tipo de aplicación comercial. 

La obra nos llega con una encuadernación en tapa blanda y sobrecubierta que simboliza la atribulada mente de la protagonista, pero lo verdaderamente excepcional de la edición física es el impecable acabado del interior. El libro de la editorial Reino de Cordelia guarda unos rigurosos y generosos márgenes en cada una de las páginas, lo cual facilita la lectura de una obra tan monocorde. Además, las anotaciones de la traductora, Patricia Gonzalo de Jesús, son cuanto poco acertadísimas, ya que se anticipa a la confusión de un lector no familiarizado con la cultura checa y la historia de Praga aportando una gran cantidad de aclaraciones a pie de página. De esta manera, las continuas referencias, cultismos y juegos de palabras de la autora, Pavla Horáková, no pasan desapercibidas. 

Así, el libro nos abre las puertas a una Praga que, aunque se define como hermosa, la autora la llena de indigentes, drogadictos, suciedad, edificios grises y mugre que reflejan de alguna forma el mundo interior de la propia protagonista y su disociación a su propia vida. 

Imágen destacada - Teoría de la extrañeza, opinión de una obra intimista y rara

Argumento de Teoría de la extrañeza: una novela sobre pensamientos

Ada tiene treinta y cinco años y un futuro grisáceo por delante. Su antiguo amante, Robert, ha resultado ser un criminal perseguido por la ley que la abandonó de la noche a la mañana llevándose varios objetos de valor. Ahora, sin nada por lo que vivir, ocupa sus días entre su investigación en la Universidad de Estudios del Hombre sobre la simpatía o antipatía que te produce una persona nada más conocerla y en visitar a gente que gira en torno a su vida.

La obra acompaña a Ada en su vívido mundo interior, coloreando e imprimiendo con imágenes lo que le ocurre a lo largo de los días y cómo la vida de sus compañeros, amigos, ex-amantes o familiares influyen en sus pensamientos. 

Ada o cómo tu paisaje interior influye en el exterior 

Es difícil concebir Praga como una ciudad tan sucia y repugnante como la describe la protagonista de esta obra. A lo largo de sus quehaceres y de su día a día, Ada irá realizando un ejercicio de descripción perpetua de la cantidad de indigentes que se encuentra continuamente por las calles, el olor a heces humanas que se impregna en su nariz cada vez que sale de la residencia de ancianos en la que está su abuela y la general sensación de deterioro y pobredumbre que le evoca la ciudad. 

De esta forma, la autora genera una perpetua sensación de sinestesia al estar continuamente impactándonos con imágenes muy plásticas y grotescas y la descripción detallada a olores que son capaces de atravesar las páginas y llegar hasta el lector. No hay trampa ni cartón en Teoría de la extrañeza, sino que todo te llega con el más descarado naturalismo posible de manera que las imágenes de los condones usados, las bandejas de comida precocinada y la decadencia general de la ciudad y de los seres humanos quedan muy claras desde la primera página.

Estas descripciones de completa decadencia nos llegan de una forma compleja y por lo general presentadas con sus opuestos pasados. Así, en las diferentes escenas Ada recuerda el pasado glorioso de las calles, edificios, plazas y otros emplazamientos de Praga para después, inmediatamente, compararlo con su estado lamentable actual: 

En la plaza Carlos, en lugar de necesitados que recogían recortes de las carnicerías, había drogadictos ulcerosos y desdentados de ojos turbios y caras de anciano. En la plaza I.P. Pavlov, donde siglos atrás miraban las musarañas los mendigos junto a la puerta ciega, Slepá brána, ahora se sentaba una joven drogata con un sombrero que tocaba la armónica. 

Lo que exige un análisis más detenido es precisamente el hecho de que este paisaje, oscuro y decadente, es en realidad una manifestación del estado anímico de la protagonista, en continua depresión y disociación. Y es que precisamente al permitirnos contemplar la vida de Ada gracias a un narrador en primera persona, vemos cuán sesgada puede ser la realidad de la joven. 

Ada, con su continuo mundo interior y sus sueños extraídos del dadaísmo más puro, es una representación humana de la depresión. Hija de un padre incapaz de sentir nada por su propia familia y de una madre desapegada, el entorno tóxico en el que se ha criado ha sido capaz de influenciar y destrozar cualquier intento de la mujer por ser feliz. Conforme vas avanzando en la lectura de la novela descubres que las extravagancias de Ada y sus ideas locas responden a influencias en el pasado muy claras. Así, al ver la lista interminable de amantes de su padre, su forma de evaluarlas por sus atributos físicos y el excruciante y terrible matrimonio bajo el que ella ha crecido, comprendes que Ada no es capaz de mantener una relación estable en el que ella sea feliz. Como contrapartida, busca continuamente a hombres como Robert: rudos, egoístas, sucios y malvados que representan la idea del tipo de amor que ella cree subjetivamente merecer.

Todo parece fortuito. Me da la impresión de que no tiene sentido planear nada. Solo vivir el día a día - dije. 
Valerie, al fin, me miró. 
-Cariño mío, ya tendrías que estar acostumbrada al hecho de que la única certeza en la vida es el cambio permanente, 

Sus problemas de confianza y autoestima (se compara todo el rato con sus hermanos, invierte en todo tipo de cremas de forma compulsiva y acude a ver a su familia a pesar de que está claro por sus descripciones que no es bienvenida o apreciada allá adonde va) acaban generando una compleja sintomatología que convierte a Ada en esclava de sus propias supersticiones y creencias.

Así, cualquier pequeño altercado que rompa la rutina de su vida puede generarle toda una sintomatología física que va desde las pesadillas hasta una descripción pormenorizada de cómo han afectado estos eventos a su capacidad de evacuación mañanera. No obstante, el sufrimiento por el que tuvo que pasar la protagonista en su infancia le otorga una maravillosa empatía que al final se traduce en frases y expresiones cargadas de sabiduría y de belleza que salpican con frecuencia la obra y que acaban calándote en el corazón. 

Hace tiempo que comprendí que las personas que tienen todo el rato una expresión afable no son necesariamente amables ni están siempre de buen humor. Simplemente, en un momento clave de su infancia, alguien (por lo general la madre) les dijo que si no sonreían y eran agradables, nadie los iba a querer.

De la ley de Murphy, las coincidencias y el horóscopo desenfrenado 

La autora de Teoría de la extrañeza aprovecha el narrador en primera persona para realizar reflexiones sobre la naturaleza humana, la sociedad y la percepción del tiempo y la realidad desde diferentes ópticas. De esta forma, a través de Adeline, la cual posee un intelecto ampliamente desarrollado, teoriza sobre la felicidad de los seres humanos, la forma con la que se comunican y se relacionan y sobre todo plantea diferentes dudas existenciales que todos nos hemos preguntado, a las que les da las mismas respuestas vagas en las cuales en algún momento cualquier persona puede haber llegado a encontrar consuelo. 

En ocasiones pienso si se podría comprobar si las personas que afirman no tener sueños no sueñan relalmente, o si sus sueños son tan inconcebiblemente horribles, tan inconfesablemente atroces que la válvula censora del inconsciente no los deja salir. 

Y es que parte de la magia de Teoría de la extrañeza es lo fácil que supone poder llegar a reconocerte en la protagonista: una mujer con relaciones fallidas, una familia completamente disfuncional y un trabajo agobiante en el que no se siente en absoluto realizada, que busca ocupar sus días con amigos de alguna forma más molestos que libertadores y que se ahoga en su propio determinismo. Ada es una personificación perfecta del miedo que le tiene la generación millenial a hacerse mayor, a dedicar tu vida a algo que no importa y a encontrarte teorizando sobre una sociedad que claramente no funciona correctamente. 

No obstante, por aquel entonces las escuelas aún servían para educar. Hoy en día su finalidad es internar a los niños para que los padres puedan ganarse la vida. El objetivo es tener a los niños ocupados, supervisados para que no se maten entre ellos, situados a la disciplina. Los desmotivados y mediocres lo único que se llevan es la sensación de ser unos inútiles. Los entusiastas y talentosos no aprenden gran cosa, pero deben demostrar su esfuerzo para que les permitan pasar a las siguientes fases del proceso educativo, podrán estudiar al fin lo que verdaderamente les interesa.

De esta forma, Adeline realiza una crítica sistemática al capitalismo, la religión, el determinismo más extremo e incluso llega a plantear diferentes teorías filosóficas sobre la posibilidad de que la vida sea simplemente una simulación entre los diferentes eventos de su día a día, haciendo cómplice en todo momento al lector de sus diferentes impresiones. 

Sobre los personajes de Teoría de la extrañeza

Todo en Teoría de la extrañeza está potentemente influenciado por la visión en primera persona de la protagonista, Ada, y esto finalmente acaba afectando a la forma con la que se presentan los personajes. Ada, como cualquier persona deprimida, centra su atención en ella y en sus propias necesidades y sentimientos, de tal forma que el resto de personas que hablan con ella o con las que interactúa en su día a día, a menudo son solo espectros o sombras que pasan de largo y que no tienen demasiado impacto en la trama. 

La autora se esfuerza en generar todo un ecosistema de locura, en el que el Instituto de Estudios Interdisciplinares sobre el Ser Humano se convierte en una suerte de organismo que devora la lucidez de las personas que trabajan en su interior, generando una amalgama de locos que le dan cierta sustancia al día a día de la protagonista. 

Será realmente Ada la única que presente una evolución como tal, la cual llega en forma de una madurez emocional que se va tejiendo a lo largo de los capítulos y que acaba desenrollándose frente a la perpleja mirada del lector y que no puede dejar de percibirse como una conclusión natural de los hechos. 

Mi experiencia leyendo Teoría de la extrañeza

Teoría de la extrañeza es un libro, cuanto poco, diferente. Tiene una sustancia y un tipo de narración especial a la que hay que aclimatarse a lo largo de las páginas. Obsesionada por leer cincuenta páginas diarias para hacerle justicia al calendario de lectura impuesto y con una lista de música clásica rusa de fondo, la vida de Adeline me fue entrando poco a poco en el pecho como si fuera la presencia reconfortante de esa amiga que te lo cuenta todo y que sabes que nunca se marchará.

Su vida, sus inquietudes, la rareza de sus sueños, su obsesión por las simulaciones y, por qué no, sus escatológicas descripciones del paisaje de Praga han ido conviviendo conmigo a lo largo de las semanas hasta que se ha convertido, de alguna forma, en un elemento más de vida. 

Es un libro extraño, con pasajes que a veces se pasan de introspectivos y un tono que a veces se hace monótono, pero a pesar de ello creo que es un libro especial. De alguna forma, entrar en la cabeza de Adeline ha sido una experiencia nueva para mí. Nueva, extraña y diferente, pero no por ello menos interesante. 


Avatar del redactor La Insomne

La Insomne

Jefa de redacción y fundadora de Momoko.es

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo. Doy clase de diseño, subo vídeos a Youtube, trabajo de jefa de proyectos en @pululart y escribo artículos para @mundogamers y @gameit_es. Momoko es mi pequeño proyecto y lo quiero con todo mi corazón.


1 comentarios en este post

  1. Avatar usuario comentario

    ya que escuches música rusa mientras lees--- me encanta... todo lo de extraño -- del mundo interno las contradicciones todo eso me parece como para ir a buscarlo inmediatamente-- sólo hazme saber si está traducido del checo al inglés para pedirlo en Europa... Podríamos colmentar otras autotas si quieres... qaue me son necesarias... en el sentido que usaba Brech 2 aquellos que son los necesarios" me parece fascinante


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *

LIBRO

7

Portada libro - Teoría de la extrañeza
Pavla Horáková, Patricia Gonzalo de JesúsFicciónReino De Cordelia

Ada, una treintañera que atraviesa una crisis de identidad, no se siente muy feliz trabajando en el excéntrico Instituto de Estudios Humanos Interdisciplinarios. La desilución la lleva a distraerse observando detalles menores de comportamiento, que presentan patrones de regularidad e interdependencia, fenómeno que bautiza como Teoría de la extrañeza. La búsqueda del hijo perdido de un compañero de ...

Amazon