Border top left cut image
Border middle left cut image
Border bottom left cut image
Border middle right cut image
Border bottom left cut image
Logotipo de momoko.es

Buscar en Momoko

NOTA: 6.5

Sobre hormigas y dinosaurios, reseña de una fábula ecológica del maestro de la cifi

La Insomne 0 Comentarios
Avatar del redactor La Insomne

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo. Do...


COMPARTE:
Imágen destacada - Sobre hormigas y dinosaurios, reseña de una fábula ecológica del maestro de la cifi

¿Qué habría pasado si en lugar de los humanos fueron los dinosaurios los que evolucionaron y se hicieron con el liderazgo de la evolución y el control de la tierra, ayudados por varios miles de hormigas curiosas? 

Con esa extraña premisa, Cixin Liu ha escrito una fascinante fábula cargada de metáforas y escrita en formato cuento, llamado Sobre hormigas y dinosaurios. La obra, publicada por Nova este marzo de 2022, sigue el estilo de su anterior libro La era de la supernova e introduce poco a poco, de una forma aparentemente inocente en la mente del lector, complejos conceptos como el equilibrio entre especies, la arrogancia de las clases dominantes y la necesidad de un cambio drástico a nivel global para salvar la Tierra de la catástrofe. 

Argumento de Sobre hormigas y dinosaurios

Todo empezó con un trozo de carne de lagarto atascado entre los dientes. O, al menos, eso es lo que se dice en los cuentos que se trasmiten a los niños hormiga de la Federación Fórmica.  

En plena época del cretácico, los dinosaurios vivían en busca continua de alimento, enfrentándose los unos a los otros por comida y tierra. Simultáneamente, las hormigas, absolutamente infradimensionadas en un escenario tan colosal, sufrían para poder encontrar carne con la que alimentar a sus crías. 

Un día un tiranosaurio rex descubrió con auténtico placer que las hormigas podían entrar en su boca y limpiar sus dientes de los trozos de carne que se le hubieran quedado atascados. Poco a poco fue pidiéndoles que le ayudaran con más asiduidad, hasta que su colaboración se hizo popular y dinosaurios de todas las partes de la tierra llegaron para recibir los cuidados dentales de las hormigas. 

Poco a poco la alianza saurio-fórmica irá haciendo que cada una de las dos grandes civilizaciones, evolucionen de la mano. Sin embargo, poco a poco sus diferencias acabarán por crear un cima irreconciliable entre ambos bandos y el enfrentamiento entre hormigas y dinosaurios será absolutamente inevitable. 

foto de un triceraptors para ilustrar sobre hormigas y dinosaurios

Un cuento para adultos duros de sesera 

Sobre hormigas y dinosaurios es la evolución natural de Cixin Liu tras la publicación de La era de la supernova (Nova, 2003). De esta forma, el libro, aunque va dirigido a un público adulto, se construye sobre una base narrativa exactamente igual que un cuento para niños.

El autor chino no se pierde en subterfugios ni dedica demasiado tiempo a la explicación de los dobles sentidos del intercambio entre hormigas y dinosaurios, ni se rebaja a aterrizar las diferentes metáforas y comparaciones de su obra con el lector. En lugar de eso, crea una historia en el que los protagonistas son las civilizaciones de los dinosaurios y las hormigas, sin que importe realmente quién gobierna en cada lado o cuáles son las reglas sociales imperantes en cada caso.  

Es por eso importante recalcar que no nos encontramos ante una obra de ciencia ficción. La base del relato de Sobre hormigas y dinosaurios es una pura ficción especulativa, cargada de elementos fantasiosos y con hirientes puntos de contacto con la sociedad actual. Así, el autor no crea ningún tipo de barrera ante las posibles invenciones de los dinosaurios y las hormigas y llega a introducir elementos propios de fábulas (como el edificio central en el que se celebran las cumbres saurio-fórmicas y que es tan inmenso que cuenta con su propio microclima en el interior) que no hacen más que arrancarle una sonrisa escéptica pero reconfortante al lector. 

Porque si algo tenemos que tener en claro es que la lectura de Sobre dinosaurios y hormigas es una lectura de confort, hecha por y para divertirte en el momento. En ese sentido, Nova acierta con su formato de tapa blanda y tipografía de gran tamaño que facilitan la lectura de una obra que en su mayor parte, es un cuento en prosa. Cabe especial mención a sus tapas con pequeñas hormigas sobreimpresas que generan la impresión, mientras lo estás leyendo, de tener una invasión de hormigas en el interior de sus páginas. 

Una relación de simbiosis con un preocupante parecido con nuestro mundo actual 

La obra se basa en la relación simbiótica entre dos especies completamente diferentes: los dinosaurios: seres poderosos y arrogantes, extremadamente individualistas y destructivos que cuentan con la valiosa habilidad de la creatividad; y las hormigas, las cuales se presentan como seres trabajadores y extremadamente hábiles pero incapaces de inventar cosas nuevas. A diferencia de la obra Herederos del tiempo (Adrian Tchaikovsky. Alamut, 2015) en la que la relación simbiótica entre arañas y hormigas se desarrollaba desde una perspectiva científica, el autor chino opta por un acercamiento mucho más fantasioso a la misma. 

hormigas sobre una hoja como en el libro de sobre hormigas y dinosaurios

A pesar de que la relación entre los dinosaurios y las hormigas teóricamente se basa en una igualdad de condiciones, pronto queda claro que para los dinosaurios, estos son los que tienen todo el poder. El primer gran conflicto que se da entre ambas civilizaciones, bautizada por Cixin Liu como la primera guerra saurio-fórmica, nos demuestra cómo los dinosaurios creen estar siempre en un estatus elevado similar a una deidad para las hormigas. Esto no es de extrañar, ya que al haber tantas similitudes entre el imperio de los dinosaurios y el de los humanos, el autor se ve obligado a recordarnos continuamente que está hablando de una diferencia de tamaño centenares de veces mayor a lo que estamos imaginando. Así, la obra no se cansa en realizar recordatorios de cómo perciben las hormigas a los dinosaurios (comparándolos a menudo con montañas o seres capaces de generar desastres naturales para las propias hormigas). 

Los conflictos entre los dinosaurios y las hormigas demuestran la equiparable capacidad por parte de ambas especies de destruirse y generar una excesiva violencia. El primer gran enfrentamiento, debido a un desacuerdo religioso, nos deja claro como lectores que las hormigas no están tan indefensas como podría parecer en un primer momento. Así, las únicas partes del libro con diálogos son aquellas que muestran algún punto de conflicto entre dinosaurios y hormigas, demostrándonos con un par de frases el punto de roce entre ambas especies. Es especialmente ilustrativo que, sobre todo al comienzo de la obra, las discusiones entre ambas especies sean totalmente intrascendentales (como la forma que tiene su dios para cada una de ellas) y cómo, a pesar de ello, generan tanta violencia y conflicto entre ambas. 

Poco a poco la obra irá evolucionando hasta presentarnos el conflicto principal descrito en el resumen de la contracubierta: el enfrentamiento abierto entre hormigas y dinosaurios por un inminente desastre ecológico. Es en este punto en el que Liu Cixin convierte el libro entero en una denuncia de los males que aquejan al mundo tal y como conocemos y de la facilidad con la que los dinosaurios (y por tanto, la raza humana) puede llegar a destruir todo cuanto conocemos. 

Una fábula ecologista y política 

Sobre hormigas y dinosaurios va narrando la evolución entre las dos especies y estableciendo una serie de reglas coherentes entre sus dos mundos antes de desplegar el verdadero conflicto de la obra. Así, llegará un momento en el que ambas sociedades se encuentran en un punto cercano a la época contemporánea (si no más avanzado, ya que parecen dominar la física espacial de una forma que no tengo constancia que podamos hacer actualmente).  

Todo el worldbuilding construido en ese punto es coherente dentro de las reglas y normas que ha establecido la fábula. Así, el enorme tamaño de los dinosaurios hace que cuando se dividan la tierra entre facciones, les baste con dos grandes continentes o países  irreconciliables entre ellos (Gondwana y Laurasia). Estos tratan a las hormigas como una especie de segunda y su fuerte individualismo y arrogancia les lleva a menudo a subestimar a lo que sin duda es uno de los pilares de su supervivencia: la federación fórmica. Liu Cixin no entra a explicar la presencia de otros insectos, la explotación ganadera o las diferencias interespecie de los saurios. 

hormiga guerrera del libro cixin liu sobre hormigas

La relación simbiótica entre hormigas y dinosaurios, sin embargo, poco a poco se hace menos clara. En una primera instancia, las hormigas son absolutamente incapaces de conseguir alimento ya que el mundo está sobredimensionado y por eso necesitan a los dinosaurios, pero tras los avances científicos, queda bastante claro que son los saurios los que más tienen que perder. Será en este punto en el que las hormigas se sienten a expresar su preocupación por el futuro del planeta: el enorme tamaño de los dinosaurios hace que consuman recursos a una velocidad insostenible y pone en peligro el futuro del planeta y de toda la existencia. 

De esta forma, uno de los momentos álgidos de la novela es precisamente la el enfrentamiento ecológico entre dinosaurios y hormigas. Este debate protagonizado por Kachika, portavoz de las hormigas; y por Dadaeus y Dodomi, es dolorosamente cercano a nuestro día a día, cuando las grandes asociaciones ecologistas previenen de una catástrofe a nivel mundial si no se detiene la sociedad de consumo capitalista y la reproducción irresponsable de las especies. Es en este momento en el que los dinosaurios, que bien podrían representar a potencias como China o los Estados Unidos, deciden mirar a otro lado, demasiado asustados por lo que puede hacer su enemigo en una representación de la Guerra fría donde la paz depende del miedo que una sociedad tiene a las armas nucleares de la otra, en lugar de buscar posibles soluciones.  

Es en ese instante en el que Liu Cixin plantea un amargo y lacerante mensaje: la única forma de detener la destrucción del planeta, es, simple y llanamente, destruyéndonos a nosotros mismos. 

Mi opinión de Sobre hormigas y dinosaurios

Muchos dicen que Sobre hormigas y dinosaurios es una fábula que compara a las hormigas a los asiáticos y a los dinosaurios con los occidentales. Otros comentan que el libro es la introducción perfecta a la bibliografía de Liu Cixin.  

Sin embargo, no estoy de acuerdo con ninguno de los dos. 

Sobre hormigas y dinosaurios es un relato ligero, divertido y muy imaginativo capaz de hacer reflotar las mismas sensaciones que tenías cuando eras pequeño y leías un cuento por primera vez. El talento del autor, sobradamente probado con otras obras como El problema de los tres cuerpos o en relatos como “Luz de luna” (Estrellas Rotas. Alianza, Runas. 2020) sale a relucir con un nuevo estilo de escritura que convence desde la primera página. 

Y eso que no hay grandes artificios detrás de Sobre hormigas y dinosaurios. No hay dobles sentidos, ni largas explicaciones científicas capaces de ponerte los pelos de punta (al menos hasta el final). La obra se desliza frente a tus ojos como un cuento entretenido, fabuloso y ameno con el que pasar una tarde soñando en qué hubiera ocurrido si fueran los dinosaurios los que hubieran dominado la tierra. Es una fábula, hecha simplemente para que desconectes el cerebro y decidas soñar con un mundo habitado por enormes reptiles con plumas y maquinaria pesada operada por los mismos insectos, que aplastas con tus botas cuando las ves escaquearse hacia tu salón. 

0 comentarios en este post

Deja un comentario

Kinishinaide! No publicaremos tu email ni te spamearemos sin tu permiso