Loading image for momoko.es
Fantasía , Juvenil
Imágen destacada - La venganza del piromante: crítica de una novela nada mundana

7

Título: La venganza del piromante
Autor: Carolina Casado
Nº de páginas: 466
Año de publicación: 2018
Año de edición: 2018

La venganza del piromante: crítica de una novela nada mundana

Análisis de La Insomne Género Fantasía , Juvenil Editorial Ediciones Atlantis

Argumento de La venganza del piromante

Lyra es una joven rebelde que detesta la posición social en la que se encuentra. En un mundo dividido entre mundanos, guerreros y alquimistas, a esta le toca formar parte de los creadores de pociones, viéndose completamente apartada de las peleas, las justas o incluso la libertad para hablar o pensar como quiera.

Sin embargo, su vida cambiará de la noche a la mañana cuando conoce a Navid, un mundano huérfano que estudia todo lo posible para tener un sitio mejor en el mundo. Junto a su amiga Shuritz, los tres se verán envueltos en la investigación de un terrible asesinato que amenaza con acabar de una vez por todas con el reino de Xeredhia.

La construcción de escenarios no es nada… mundano

La venganza del piromante es una novela de fantasía juvenil con todos los papeles para enganchar a un/a joven que se introduce en el mundo de la lectura compulsiva. Lo tiene todo: una joven protagonista que esconde mucho más de lo que podría parecer en un primer momento, un coprotagonista atractivo y sobre todo, un mundo bien construido y razonable.

Al igual que otros grandes maestros de la literatura fantástica como Jemisin, Carolina Casado opta por introducirnos al lore y al universo que rodea La venganza del Piromante con pequeños fragmentos de los libros de historia de su propio mundo. No solo eso, sino que también, al estilo de Tolkien o incluso La saga del brujo, La venganza del piromante tiene entrelazados algunos relatos como el de Biff y la aparición de la alquimia en el mundo que le dan sentido a todo el conjunto y que aportan credibilidad a la trama.

A ver por dónde empiezo… Hace miles de años, cuando Xeredhia ni siquiera era considerada una única región, la pobreza consumía sus calles y sus gentes, provocando una oleada de enfermedad y muerte de la que nadie podía escapar.

La descripción de los escenarios y de una sociedad dividida radicalmente en tres estamentos (mundanos, alquimistas y guerreros) está realmente bien construida. Como en un anime o el Capitolio de Los juegos del hambre, los alquimistas se diferencian por la excentricidad de sus ropas y sus colores de pelo. El hecho de que en un simple golpe de vista seas capaz de ubicar en uno de los tres estamentos a cualquier persona le da coherencia y realismo a un mundo profundamente dependiente de este sistema.

Al mismo tiempo, Carolina Casado, añade pequeños detalles dentro de las descripciones de los escenarios y de los paisajes que suponen un complemento perfecto a la credibilidad de ese mundo: el nombre de las bebidas alcohólicas que te hacen soñar con sabores nuevos y mágicos o incluso el detalle de explicarnos qué es una Desafortunada con el casual encuentro de la camarera es simplemente genial. En ese aspecto está claro que el mundo de los alquimistas está más pensado que el de los guerreros, ya que en cierto punto se comenta el problema económico y social derivado de tener una sociedad pacífica con tantos guerreros desempleados, pero estas tensiones no se acaban de ver en las calles o incluso en los relatos de Navid.

Una historia de magia juvenil nada prototípica.

Carolina Casado es una autora novel, eso es cierto. Pero dentro de La venganza del piromante ha sabido encontrar un mundo bien construido y absolutamente coherente en el que los protagonistas son siempre personajes adolescentes con el que el público objetivo pueda empatizar con facilidad.

Lyra es una joven que se siente absolutamente apartada e incomprendida por parte de su familia y que se salta las normas como mecanismo de supervivencia. Su amiga, Shurith, está completamente sola en el mundo y reacciona ante la hostilidad del resto con una marcada y evidente bordería. Navid es un incomprendido dentro de su grupo de amigos y hasta Gyindo se engaña intentando demostrar que es alguien digno de amor y cariño.

Todos los personajes se encuentran solos y carecen de lazos familiares o amistades que no sean de alguna forma tóxicos y eso se puede ver en la descripción de los comportamientos de las jóvenes, que lejos de actuar como niñas caprichosas, nos confiesan sus problemas con el insomnio y la ansiedad o la dependencia a los somníferos para poder conciliar el sueño.

Hoy ha sido igual que ayer. El día ha pasado con la misma lentitud, la misma desgana, el mismo vacío. s como si tuviera un agujero negro en el corazón que no me permite sentir algo más allá de esta tristeza que me envuelve.

Aunque sea complicado de entender, este tipo de personajes resultan más creíbles y comprensibles que aquellos adolescentes que lo tienen todo sin esforzarse, facilitando que los lectores sean capaces de empatizar con los sentimientos y el sufrimiento de los personajes.

El sentido de la moda de Carolina Casado

Si algo no se puede negar a lo largo de la lectura de La venganza del piromante, es que su autora se está imaginando continuamente las diferentes escenas que se desarrollan en el libro. Esto queda patente no solo en la descripción de los escenarios, de los que ya hemos hablado, sino también en la larga lista de la ropa que lleva cada uno de los personajes con los que nos encontraremos .

Así descubriremos que, por mucho que Lyra no quiera parecerse a los alquimistas, su ropa es incómoda y larga y al igual que su amiga Shur, siempre lleva tacones. También sabremos cómo visten los mundanos, sus padres, los miembros del consejo y hasta el color de guantes que se ha puesto para cada ocasión la joven alquimista. Todos con una marcada tendencia punk y gothic, claro está, donde el cuero, las camisetas de rejilla y los vestidos que arrastran por el suelo están a la orden del día en Xeredhia.

Un mundo de alquimia es un mundo sin magia

A diferencia de otras novelas de fantasía, la magia no es un elemento que construya el universo de La venganza del piromante. En vez de eso, los miembros de esta elitista sociedad se apoyan en la alquimia.

La alquimia es una ciencia exacta y muy exclusiva que se basa en la combinación de ingredientes para preparar pócimas y bebedizos con diferentes propiedades. Carolina Casado aprovecha esta característica para crear una contraposición al uso las pócimas (algo realmente necesario cuando hablamos de fantasía) que es, ni más ni menos que la aparición de cicatrices en el cuerpo de aquellos que están bajo los influjos de una poción.

Leer los diferentes pasos que realiza Lyra o Shur a la hora de preparar una pócima es como transportarte a una clase de Harry Potter teniendo solamente doce años: es pura emoción. Para ello, mezcla ingredientes nuevos y fantasiosos que no existen en nuestro mundo con otros más reconocibles, de manera que la sensación de credibilidad general está completamente preservada.

La pócima es de color violáceo y de aspecto grumoso. La cicatriz correspondiente suele aparecer en las extremidades inferiores y está formada por dos blancas líneas cruzadas en forma de óvalo. Los ingredientes necesarios son: Hyston en formato líquido, alas de gorrión contenidas previamente en formol, tres pétalos de Palia, Suvez en formato líquido, una gota de Kasha y tres litros de agua pura.

Es especialmente admirable en ese sentido que Carolina Casado no haya caído los temas recurrentes y típicos a la hora de hablar de la alquimia: la transmutación, el cambio de roca a oro, la resurrección de los muertos, pócimas para enamorar o incluso la fatídica piedra filosofal. De hecho, a lo largo de varios puntos de la novela veremos la escasez de las pócimas y lo limitado de sus efectos, comprendiendo que son un bien escaso y extremadamente volátil y dándole un valor añadido.

De estamentos y sanadores mentales

En cierto momento de la obra, Lyra le explica a Navid la existencia de sanadores mentales: médicos que solo pueden permitirse las clases pudientes y que se ocupan de enfermedades que afectan solamente a la mente. Cuando Navid le contesta al respecto diciendo que creía que eran unos estafadores, Lyra le replica que un sanador mental tiene una tarea más ardua que uno normal porque ellos no saben qué parte del cerebro está enfermo.

De esta forma, Carolina Casado y La venganza del nigromante hacen referencia a la depresión y a la tristeza y a la necesidad de normalizar la figura de estos “sanadores mentales” o psicólogos y psiquiatras en la vida real que tanta falta hacen y que tan menospreciados son por la visión colectiva.

El cerebro también enferma, Navid. Y es lo más difícil de sanar, porque no sabes dónde está la herida.

Mi opinión sobre La venganza del piromante (incluye spoilers)

Después de haber leído muchas novelas, creo que La venganza del piromante es de las mejores obras que he tenido el placer de leer de Ediciones Atlantis. No solo se nota que está mucho más cuidada la edición, limitando el comienzo de los capítulos a las páginas impares y poniendo la primera letra en un tamaño y peso superior, sino que también la portada es atractiva en este caso.

Es cierto que Carolina Casado es una autora novel y que me he encontrado con algunas pequeñas faltas de ortografía en la novela, pero en ningún momento te da la sensación de estar leyendo el texto de una primeriza. La venganza del piromante es una novela de fantasía juvenil muy bien formada, que anticipa los sucesos que luego cerrarán los diferentes argumentos y que le da sentido a cada uno de los personajes de forma independiente.

Shurith es sin duda uno de los mejores personajes creados. Desde el principio de la novela nos muestran cómo esta chica se desvive por conseguir salvar a uno de los chicos de sus premoniciones. Cuando se sacrifica porque viva Navid, el círculo de la trama argumental de este personaje se cierra y además la autora tiene la suficiente delicadeza como para no recordarnos que Shurith por fin consiguió romper el ciclo de sus pesadillas, dejándolo a la suerte de que sus propios lectores lo hilvanaran.  

También me gustó especialmente el hecho de que no tenga reparos en asesinar a un personaje tan querido y cómo describe sus últimos estertores ahogándose en su propia sangre y no mancillando de nuevo el realismo de la situación con las típicas frases hechas acerca de la paz de la muerte.

El libro en general funciona a las mil maravillas, pero he de confesar que hay dos cosas que me han llamado la atención. La primera fue la actitud de Hazel al final de la novela y el descubrimiento del arma de fuego, que realmente no aporta nada a la trama y que me saca un poco del género de fantasía cuando una ballesta o un arco podrían haber hecho el mismo efecto. La pistola de fuego, sumado a la bengala tienen sentido en una civilización dominada por el fuego, pero juntas y en tan escaso margen de tiempo me resultaron elementos demasiado reales e importantes como para que los guardase en secreto Hazel en vez de armar con ellos a sus guerreros (sus motivos tendría, pero a mí me rechinó especialmente esa parte).

Algo similar sucede con el título. Las primeras 200 páginas son una introducción a la vida de Lyra y Navid, sus líos y a la investigación del cuerpo del joven mundano que aparece asesinado. En un primer momento la trama gira en torno a la idea de que ha tenido que asesinarle un alquimista debido a la naturaleza del veneno que había ingerido, y el lector también debería haber supuesto esto, pero la falta de otros alquimistas con nombres y apellidos en escena o simplemente el título de “La venganza del piromante” hace que se pierda ligeramente la intriga sobre quién podría estar detrás de esos ataques.

También perderemos de vista a dos personajes que en un primer momento de la novela parecían trascendentales: Nam e Irmyn. Del último se dice que murió en el primer ataque de la Región Sin Nombre pero de la primera no volveremos a saber nada a lo largo de los diferentes eventos de la guerra.

Esto no quiere decir ni mucho menos que no haya disfrutado de La venganza del piromante. Está claro que es una novela redonda, con muchos matices, que cierra muy bien todas sus tramas y que consigue engancharte desde las primeras páginas. El mundo que Carolina Casado ha creado es absolutamente redondo. Así que nosotros también tenemos un mensaje para su yo del pasado: “tenías razón. Puedes dedicarte a esto”.


Análisis de

La Insomne

Jefa de redacción y fundadora de Momoko.es

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo. Doy clase de diseño, subo vídeos a Youtube, trabajo de jefa de proyectos en @pululart y escribo artículos para @mundogamers y @gameit_es. Momoko es mi pequeño proyecto y lo quiero con todo mi corazón.


0 comentarios en este post


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *