Loading image for momoko.es
Romance
Imágen destacada - La pequeña librería de los corazones solitarios, crítica de una novela romántica para un rato entretenido

7.5

Título: La pequeña librería de los corazones solitarios
Año de publicación: 352
Año de edición: 2018

La pequeña librería de los corazones solitarios, crítica de una novela romántica para un rato entretenido

Análisis de Mel betaGénero RomanceEditorial Titania

La pequeña librería de los corazones solitarios es la primera obra de la serie escrita por Annie Darling. Novela romántica actual, ambientada en Londres, es una lectura fácil y divertida donde su protagonista, Posy Morland, se revela ante la imagen que muchos tienen sobre la novela romántica y defiende a capa y espada a aquellos que disfrutan leyendo un final de felices para siempre.

Sobre la autora

Annie Darling vive en un apartamento diminuto de Londres, el cual está lleno de pilas de libros. Sus dos grandes pasiones son las novelas románticas y Mr. Mackenzie, su gato británico de pelo corto. La pequeña librería de los corazones solitarios (publicada en inglés en 2016) es su primera obra traducida al español y es la primera de la serie que completan True love at the lonely hearts bookshop (2017), Crazy in love at the lonely hearts bookshop (2018) y A winter kiss on Rochester Mews (2018). 

Una novela romántica sobre las novelas de romance

Posy Morland es una enamorada de la novela romántica, especialmente de la novela de época de Regencia. Se ha criado en la librería Marcapáginas, donde su padre era empleado, entre infinidad de libros. Y al quedarse huérfana de padre y madre por un accidente, y a cargo de un hermano pequeño, encuentra entre las páginas de las novelas esas historias con final feliz que todo aquel que ame la novela romántica desea vivir: un lugar en el mundo en los ojos de otra persona, la ilusión de encontrar a alguien cuyos abrazos están hechos a medida y un felices para siempre. 

¿Dónde quedaba el romanticismo? ¿Dónde quedaba aquello de dos extraños cuyas miradas se cruzan en una estancia abarrotada, la emoción de reconocerse, de estar experimentando algo profundo y mágico, de dos corazones, que se encuentran y se reconocen?

A la muerte de Lavinia, dueña de Marcapáginas, Posy recibe en herencia la librería y la misión de reflotarla. Así que, con un propósito claro por primera vez en su vida y arropada por sus compañeros y amigos, emprende su proyecto más personal: Convertir Marcapáginas en una librería especializada en novela romántica. Pero como a toda heroína romántica que se precie, le ha salido un grano en el culo llamado Sebastian Thorndike. Sebastián es nieto de Lavinia y recibirá la librería en caso de que Posy fracase en su propósito de relanzar Marcapáginas.

Posy y Sebastian se conocen desde niños y su relación siempre ha sido difícil por su diferencia de caracteres. Su relación se basa en un toma y daca continuo donde las críticas y las puyas son el día a día. Así, las batallas dialécticas entre ambos nos mostrarán el carácter de estos dos protagonistas; en ocasiones, más de lo que ellos quieres mostrar o incluso más de lo que ellos ven el uno del otro.

Posy ha encontrado su lugar en el mundo en Marcapáginas. Trabaja allí, vive sobre la tienda y no hay lugar donde esté más agusto que entre las estanterías y los libros. Pero aunque ella se niegue a verlo, su vida se estancó en el momento en el que sus padres murieron. Posy se aferra a los recuerdos que ellos le dejaron y no puede ni quiere avanzar, buscando mil excusas para seguir viviendo así.

Ella, en cambio, tenía más bien madera de flotadora, feliz de andar en sus cosas y que la marea la llevara, y todo aquello era un poco demasiado, un poco pronto cuando todavía iba dando tumbos por culpa de la falta de Lavinia.

Cualquier amante de la novela romántica se sentirá identificada con Posy, con su amor hacia las historias con final feliz y las escenas divertidamente dramáticas que protagoniza. Una dosis de humor justa que hace que la novela te deje siempre un gusto agradable. Sin caer en dramatismos exagerados, la trama se desarrolla entre lo real y lo surrealista, como la vida misma la mayoría de las veces. Sirva como ejemplo el desarrollo de una pelea entre dos de los personajes masculinos. Donde en cualquier novela romántica el héroe asestaría una paliza memorable al villano, Anne Darling convierte la escena en algo tan absurdo como real, donde dos machitos intentan pegarse sin saber muy bien lo que hacer y donde una mujer harta de sus estupideces termina por zanjar el asunto a golpe de libro. Y no especifico más para no caer en odiosos spoilers. Pero por más que parezca que Posy tiene la cabeza llena de pájaros, tras esa imagen se esconde una chica muy realista. Tanto, que las novelas son su vía de escape de esa realidad que a veces la sobrepasa. Y con sus excentricidades y reacciones a veces infantiles (y que ella sabe que son infantiles), se hace querer. Porque, a una protagonista que dice algo así, hay que quererla:

“Y además, sea como sea, nunca se pueden tener demasiados libros”. 

Y porque Posy cita entre sus autoras preferidas a Mary Balogh, una de mis autoras de época favoritas, no podía caerme mal. Tengo que reconocerlo. Porque tal y como decía antes, las lectoras (y digo lectoras) de romántica se sentirán identificadas con las críticas que Posy ha escuchado por sus gustos literarios.

?La literatura de chicas no tiene nada malo ?anunció?. Lo único malo es que a esas novelas escritas eminentemente para mujeres, sobre mujeres y por mujeres se le atribuye con tono burlón y displicente el nombre de “literatura para chicas”, como dando a entender que carece totalmente de mérito literario.

Un galán que no lo es tanto 

Posy ha encontrado una parcelita cómoda para vivir. Pero por supuesto, Sebastián aparecerá constantemente para sacarla de allí. Sebastian siempre ha sido un niño mimado, a quien nunca le han dicho que no. Siempre ronda Marcapáginas, donde llega, chincha a Posy y se marcha dejándola a ésta irritada y en ocasiones confusa por su comportamiento y su propia reacción ante él. Darling construye muy bien a Sebastian desde la mirada de Posy, porque lo hace de una manera doble. por un lado, vemos a Sebastián tal y como lo percibe Posy, pero a través de lo que esa percepción deja traslucir, con sus pensamientos, reproches y juramentos, vemos como sus propios prejuicios nos dejan ver ocasiones a otro Sebastian, ese que ella no sabe, o no quiere ver. Así, aunque a veces él hace de mosca cojonera, en otras se va ganando nuestro corazoncito poco a poco. A pesar de que su opinión sobre el género romántico le hagan merecedor de una patada en el culo: 

“¡No puede permitir que hagas eso, Morland! El futuro de la tienda no puede depender de los gustos literarios de un puñado de solteronas patéticas que son incapaces de conseguir un hombre y por esos se ven obligadas a leer sobre el asunto en las páginas edulcoradas de una novela romántica”

Una lectura ligera muy recomendada 

Anne Darling traza una trama fácil, sin grandes giros inesperados o situaciones muy dramáticas o extremas. La pequeña librería de los corazones solitarios es una novela sin grandes pretensiones, que cuenta una historia sencilla de manera sencilla. Sin tramas muy complicadas pero quizás sea por esa simplicidad, por su tono amable, por su naturalidad, por lo que sea, que funciona. En definitiva, una lectura, amena y divertida que proporcionará un rato divertido a aquellas personas que aman el género romántico por encima de todos los demás y que han soñado infinidad de veces entre las páginas de Jane Austen, las Bronte, Georgette Heyer o Mary Balogh.


Análisis de

Avatar del redactor Mel beta

Mel beta

Redactora

Lectora de romántica empedernida y beta por casualidad. Pondré los pies en el suelo cuando llegue a FIN.


0 comentarios en este post


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *