Loading image for momoko.es
Ensayo
Imágen destacada - Filósofos de la nada: crítica de un viaje a través de Nishida Kitaro, Tanabe Hajime y Nishitani Keiji.

10

Título: Filósofos de la nada: un ensayo sobre la escuela de Kioto
Autor: James W. Heisig
Nº de páginas: 464
Año de publicación: 2015

Filósofos de la nada: crítica de un viaje a través de Nishida Kitaro, Tanabe Hajime y Nishitani Keiji.

Análisis de Nuevebits Género Ensayo Editorial Herder Editorial

‘Filósofos de la Nada: un ensayo sobre la escuela de Kioto’ es un viaje a través de las ideas de tres de sus principales miembros: Nishida Kitaro, Tanabe Hajime y Nishitani Keiji. Este volumen de 462 páginas editado por Herder no es una mera exposición de las mismas pues James W. Heisig, el autor, los pone en contexto, explica sus principios y nos ayuda a comprender la obra de los tres, cuál era su misión y su importancia dentro del campo de la filosofía.

Resumen de ‘Filósofos de la Nada: un ensayo sobre la escuela de Kioto’

Japón no se abrió al mundo occidental hasta bien entrado el siglo XIX. Antes de ello, el país había abordado cuestiones trascendentales del pensamiento ayudándose del zen y de principios budistas, pero tras poder empaparse de las doctrinas de Hegel, de los neokantianos, de Husserl, de Heidegger, de Kierkegaard y de otras mentes preclaras, surge la necesidad de crear una filosofía de corte oriental que funcione también como una universal.

El camino que siguieron fue a través del concepto de la nada. Un estado a veces, en otras un punto de vista para abordar otras cuestiones, al que se llega trasciendo del yo, convirtiéndonos en la duda misma, en la contradicción, en la pregunta y a la vez en la solución. Por supuesto, este es un resumen demasiado simplista, tanto como lo puede ser un koan, pues lo verdaderamente interesante de este magnífico texto de Heisig es cómo Nishida, Tanabe y Nishitani interpretan y usan lo occidental como pilar de lo oriental en el tiempo que les toca vivir y cómo, al leerlo, comprendemos su significado profundo.

La nihilidad es entendida aquí como la anulación del yo por la anulación del fundamento en el que está el yo. No es que el yo sea aniquilado de la existencia, sino que toda certeza queda completamente abarcada por la duda, y que esta duda se hace más real que el yo o que el mundo al que pertenece.

Reseña del contenido de ‘Filósofos de la Nada: un ensayo sobre la escuela de Kioto’

El tiempo en el que viven estos tres filósofos es desde 1870 hasta 1990, siendo unos maestros de los otros. Estos años están sacudidos por la guerra de Manchuria, por la segunda guerra mundial y por años de dura represión. Heisig no solo se esfuerza en resumir las ideas principales de los tres. Como digo, también las pone en contexto tanto para que apreciemos los errores humanos de estos filósofos al tratar temas políticos como sus aciertos en torno al concepto de la vacuidad.

Heisig sabe añadir narración a este ensayo que es este ‘Filósofos de la Nada: un ensayo sobre la escuela de Kioto’. Antes de sumergirse en los conceptos fundamentales de la filosofía de cada uno de los tres se nos habla de la vida de ellos de manera independiente, de sus inquietudes e incluso de las riñas que tenían entre ellos. Nishida, con el que se abre el libro, es conocido por ser el iniciador y gran maestro de la escuela de Kioto, seguido por Tanabe.

El segundo traza su línea de investigación realizando una mordaz relectura del trabajo de su maestro, indicando pistas en su trabajo que dan pie a nuevos puntos de partida. Esto provoca tensiones enormes entre ellos que los enemista. También se nos habla del empleo de sus escritos como animadores de los japoneses a unirse a la guerra y del tremendo arrepentimiento que sienten a posteriori.

Toda la obra está salpicada por estos detalles, haciendo que comprendamos que lo humano, el amor a la nación (la sombra de Heidegger y los nazis es alargada) y a la filosofía guíen las investigaciones de cada uno de ellos. En lograr una lectura interesante, potente y divertida sin perder nunca el rigor que se le exige a un libro de estas características es el gran logro de James W. Heisig.

Tanabe argumenta que la nación japonesa no puede basar su moral en principios importados del mito judeocristiano de Occidente, sino que debe recurrir a sus propias raíces budistas. En lugar del ideal moral encarnado en la persona de Jesús, recomienda una ética oriental que vea la nación como personificación, o nirmanakaya, del Buda en la historia.

El autor sabe llevarnos de la mano por este convulso periodo de más de 100 años, logrando que comprendamos lo acertado de las apreciaciones de la escuela de Kioto cuando se dirigen a lo abstracto y de sus fallos al entrometerse en la esfera política. Especialmente interesantes son las revelaciones finales de Tanabe que, sabiéndose señalado como fascista por una mala comprensión de su trabajo, acaba alcanzando una especie de sensación de triunfo al reconocerse como tonto ignorante, indicando que los sabios listos que son otros filósofos solo alcanzarán la verdad cuando se reconozcan como tales. También le ocurre algo similar a Nishitani que, tras manifestar con desafortunadas palabras su pasión por el amor a la nación y a la guerra, acaba haciendo lo que mejor se le da a estos filósofos de la nada: investigar acerca del yo y de la nada que hay más allá de él sin perderlo nunca de vista. Abrazar la contradicción es importante para entender este libro.

De nuevo, insistimos, el trabajo de Heisig al tratar a estos autores, el tiempo en el que viven, su condición humana y los hallazgos a los que llegan es soberbio, bien escrito y muy ameno. Eso sí, se exige un conocimiento previo y profundo de filosofía occidental, en especial de Hegel, Heidegger y Kant.

El modelo para la crítica absoluta es la crítica de Hegel a Kant y la crítica de Kierkegaard a Hegel, dos críticas sobre las que el propio Tanabe hace sus propios ajustes.

Análisis de la edición de ‘Filósofos de la Nada: un ensayo sobre la escuela de Kioto’

‘Filósofos de la Nada: un ensayo sobre la escuela de Kioto’ es un tomo que puede abrumar a los recién llegados a la filosofía japonesa. Sus casi 500 páginas no hacen concesiones. Aquí no hay imágenes o páginas en blanco para dar espacio a la mente del lector para que se calme y ordene sus pensamientos. A cambio, se consigue un ritmo frenético de lectura que se devora.

Los capítulos se suceden dejando entre ellos solo un par de líneas en la misma página, y Heisig consigue hacerlo sin que ello nos aturulle la cabeza. Esta manera de tratar la edición es acertada gracias a él, a cómo nos somete primero a párrafos de comprensión compleja (sobre todo en lo que respecta a la obra de Nishitani) para luego llevarnos a una lectura más relajada, hablándonos de la guerra o de los años universitarios de unos u otros.

De tapa blanda, ‘Filósofos de la Nada: un ensayo sobre la escuela de Kioto’ sabe introducirnos correctamente en su lectura desde la portada, en agradables tonos rosáceos y con un par de brochazos de tinta. Si estás interesado en el zen, en el budismo y en su relación con la filosofía occidental o simplemente en la historia japonesa, ‘Filósofos de la Nada: un ensayo sobre la escuela de Kiotoes un ensayo imprescindible que tiene que figurar en tu biblioteca.


Análisis de

Nuevebits

Redactor en momoko.es

Youtube: https://goo.gl/lI8PGz Escribo n @mundogamers, @momoko_blog SEO en @pululart Autor de LaNiñaQueComePesadillas https://goo.gl/92q20L PhD #videojuegos


0 comentarios en este post


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *