Cargando...
Logotipo de momoko.es
NOTA: 60

Antes de que nuestros corazones se incendien, opinión del poemario de Valentina Romanetti

La Insomne 2 Comentarios
Avatar del redactor La Insomne

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo....


COMPARTE:
Imágen destacada - Antes de que nuestros corazones se incendien, opinión del poemario de Valentina Romanetti

Antes de que nuestros corazones se incendien es la primera obra de poemas escrito por Valentina Romanetti, pseudónimo de Alba Pariente Bueno. La joven de poco más de veinte años, fue ganando repercusión en Instagram, donde comenzó a publicar pequeños versos y poemas que componía en su tiempo libre. Ahora, con más de 55.000 seguidores en su cuenta de Instagram, ha decidido dar el salto con Plan B, el sello juvenil independiente de Penguin Random House, y publicar su primer poemario.  

Sobre Antes de que nuestros corazones se incendien y cómo está estructurada. 

Antes de que nuestros corazones se incendien es un poemario dividido en cinco partes dependiendo de la temática de los poemas. La primera de todas ellas, se centra en la autoexploración de la autora hacia ella y sus emociones, ofreciendo una visión en primera persona de sus sentimientos; la segunda de todas ellas trata de su relación sentimental desde el momento en que se conocen un 22 de abril; la tercera es una introspección sobre lo que significa ser mujer, con fuertes tintes feministas; la cuarta se la dedica a las personas tóxicas que le hicieron daño alguna vez y la quinta a aquellos que ya no están a su lado.  

Imágen destacada - Antes de que nuestros corazones se incendien, opinión del poemario de Valentina Romanetti

Todos los poemas están compuestos en forma de versos libres y de diferente longitud, de forma que nos encontraremos frecuentemente tanto con composiciones de dos o cuatro versos como con páginas completas.

La obra tiene además un fuerte carácter autobiográfico al tratarse de los pensamientos y emociones de la autora recogidas a lo largo del tiempo, de manera que la sensación general al leer la obra es de continuidad, especialmente en la segunda parte en la que narra los progresos de su relación, los viajes que hacen juntos y la férrea decisión de Valentina de luchar por su amor. Al mismo tiempo, todos ellos transmiten prisa y celeridad. No hay recursos literarios trabajados, quiebros o complejidad en las emociones transmitidas. Como si estos se hubieran recogido directamente de una libreta que la autora llevase a todas partes y se hubieran publicado tras su paso por Instagram. 

A diferencia de otras obras de poesía juvenil, esta no se apoya de elementos gráficos ni decorativos en su interior. A cambio, el poemario incluye una poesía de Lucía Pariente, hermana de la autora, y una introducción. 

El prólogo de la obra está escrito por Maria Murnau, más conocida como Feminista Ilustrada en Instagram, famosa autora que acompaña consignas feministas con ilustraciones en 2D. Esta introducción, escrita en forma de poema, encaja perfectamente con el tono del resto de la obra e incluso emplea varios recursos que serán frecuentes a lo largo de todos los poemas de Valentina, como el uso de símbolos y elementos relacionados con el fuego. 


Pero una combustión espontánea 

de su yo más profundo 

lo hizo arder todo. 

Ella se convirtió en su luz.


O el hecho de centrar la culpa del machismo y el problemas de las mujeres en una figura masculina hegemónica a la que denominan simplemente como “Ellos”. 


Ellos le pusieron una venda. 

Ellos la guiaron 

por una senda de prejuicios. 

Ellos susurraron 

todo en lo que querían que se convirtiera, 

para moldearla de por vida. 

Ellos apagaron las luces. 


Este mismo recurso lo emplea la autora más adelante en la tercera parte de su poemario, como en ‘Si no, mejor’. 

Al mismo tiempo, la autora del prólogo, María Murnau, habla de la “verdad” al final de su prólogo como algo opuesto al mundo de mentiras en el que viven las mujeres. Personalmente creo que la postura de Murnau, combativa y absoluta, choca con la idea de feminismo como corriente de pensamiento y no como dogma de fé, el cual puede caer en el riesgo de silenciar o dejar sin representación a colectivos como las transexuales (recomiendo el libro Liberad el feminismo para ver diferentes puntos de vista de feministas ignoradas por la ola hegemónica). 

Derecho a conocerse y a sentir: la historia de una chica odiada 

Valentina Romanetti está en continua lucha consigo misma. Pero ¿qué mujer no lo está? La industria del marketing de la belleza que nos recuerda continuamente nuestras imperfecciones, así como el heteropatriarcado hegemónico, son los principales culpables de que las mujeres crezcamos estando insatisfechas de nosotras mismas. Culpándonos por todo lo malo que ocurre en nuestra vida. ¿Y no es acaso la culpa parte de la herencia cristiana católica que pervive en España? Ya sabéis, la mujer fue la culpable de traer el pecado, a la que tentó la serpiente y la que generó el pecado original. La culpa es parte intrínseca de nosotras mismas. 

Y Valentina Romanetti no es la excepción de la regla. Cada una de las tres partes de su poemario está introducido por un pequeño texto en forma de prosa en el que la autora se denomina a sí misma pirómana. 

Chica pirómana, me despido de ti, dándote un beso al espejo. Y recuerda, si duele ya vendrán los versos a versarte las heridas. 

Pirómana no solo por quemar sentimientos y emociones, sino porque continuamente se culpa de todas las cosas incorrectas o fracasadas que ocurren en su vida, por sus sentimientos que parecen un vaivén de emociones y por sus silencios mal escogidos. Es fácil que cualquier chica, especialmente adolescente, pueda identificarse con sus palabras. Al fin y al cabo, la autora trata de temas universales, como el primer amor, la tristeza, las ganas de comerse la vida o el fracaso. 

En su primera parte hablará consigo misma en un discurso que orbita sobre el recurso del uso del fuego para transmitir pasión / destrucción y el del agua para designar tristeza y depresión. 


Esa bala está en la recámara

y está a punto de estallar toda la pólvora, 

pero esta no detonará porque pólvora mojada 

nunca explota 

y ya he inundado todo. 


Es cierto que con frecuencia nos encontraremos con repetición de palabras sin un propósito lírico o estilístico (como la frase de “se ha puesto de moda querer a medias”, repetida dos veces en poemas diferentes) o incluso con versos que sirven más a propósitos estéticos que de significado. 


Sin miedo, 

con un mechero en la mano, 

para que comiencen a arder

los poemas que aún no quemé. 


Al mismo tiempo, hay repartidas a lo largo de la obra referencias a otros autores, como el poeta Neruda o la obra Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez. Estos solo son trampolines para transmitir la continua lucha que mantiene ella consigo misma y que no le da cuartel, intentando comprender sus propios sentimientos.  

Se dará un cambio extremo en la segunda parte, cuando Valentina empieza una relación amorosa. Sus versos, lejos de hablar de la lucha, inspiran fuerza y confianza. Sus palabras dejan de emplear recursos húmedos para hablar del deseo, de la lucha encarnizada y del sentimiento de agradecimiento profundo que siente por su pareja por haberla encontrado. 


Me relamo como una narcisista

que se desea con el 

tacto de sus dedos 

y se muerde el labio hasta dejar marca. 

Y se adora como única diosa 

que pisa fuerte con sus tacones 

y aprieta porque reina sobre su deseo. 


Combativa, sangrante y poderosa: la historia de una feminista cabreada 

Son sus poemas feministas quizás donde más brilla Valentina como autora. Cuando su indignación y la violencia de sus palabras brotan en los versos, el resultado es mucho más poderoso y fuerte que antes. Algunos de sus poemas, como ‘Rojo dolor’, tratan temas sobre la dificultad de comprender el dolor menstrual o el padecimiento que tiene una mujer por el simple hecho de existir. 

Otros atacan a las culpas de las mujeres por no verse físicamente perfectas, instándolas a amarse con o sin maquillaje, con o sin defectos, y a no callarse ante situaciones que no les agraden. De esta forma, critica la imagen heteropatriarcal de la mujer bella y callada que se esfuerza por ser sumisa. 


Si calladita estoy más guapa, 

entonces, no me voy a callar. 

Y no te atrevas a catalogarme como rebelde, 

solo disfruta de la libertad que supone gritar 

y ver cómo se alarma la gente de mi alrededor. 


Es un tono similar al que empleará en la cuarta parte para hablar de las personas tóxicas a las que ha decidido apartar de su vida, aferrándose a creencias como el karma como instrumento de justicia.  

Los poemas del final son realmente conmovedores, especialmente aquellos que tratan de la lucha contra el cáncer o de su abuela, en los cuales emplea con frecuencia la imagen visual de la niña alisándole las arrugas de la mano para representar la impotencia ante el paso del tiempo y la inevitabilidad de la muerte.  

Mi opinión sobre Antes de que nuestros corazones se incendien 

Hay mucha gente que no entiende la poesía construida en versos libres, y aunque personalmente prefiero las rimas (soy una gran fan de la poesía musical), está claro que muchas de las construcciones de Valentina Romanetti funcionan. 

La autora ha decidido desnudar sus emociones y su alma hasta cierto punto, transmitiendo la tristeza, esperanza, fé o rebeldía que caracterizan a alguien de su edad. Sin embargo, es cierto que he echado en falta hasta cierto punto un carácter más intimista, más honesto y verdadero con ciertos temas en las primeras partes que sí que percibí en los poemas sobre la pérdida. 

Claramente Valentina tiene composiciones que me gustan y otras que me han conmovido, pero es cierto que a algunos de sus poemas les vendría bien quizás una revisión para evitar palabras repetidas en exceso o versos vacíos. No hay que tener miedo de revisar la poesía: Becquer lo hizo continuamente con sus rimas y ahora son imperecederas. 

La edición de Plan B es muy correcta y sin duda el libro le gustará a aquellos que siguen a Valentina Romanetti en Instagram y se identifican con sus poemas y composiciones. Es genial para aquellos que ya saben el tipo de poesía que realiza la autora pero si no la conoces recomiendo revisar su perfil antes de hacerte con el poemario para saber si es el tipo de poesía que encajaría contigo. 


Avatar del redactor La Insomne

La Insomne

Jefa de redacción y fundadora de Momoko.es

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo. Doy clase de diseño, subo vídeos a Youtube, trabajo de jefa de proyectos en @pululart y escribo artículos para @mundogamers y @gameit_es. Momoko es mi pequeño proyecto y lo quiero con todo mi corazón.


2 comentarios en este post

  1. Avatar usuario comentario

    Me ha encantado la reseña, una vez más, esta web te hace interesarte por un libro gracias a la manera que tiene de desnudarlo. Me llama la atención la perfección de lo imperfecto. Gracias

  2. Avatar usuario comentario
    Maria
    03 Jun 2020Responder

    Me he leído y releído :Antes de que nuestros corazones se incendien y cada vez me gusta más.Lo recomiendo a todo el mundo,porque es una pasada ,sus poesías te llegan a tocar la fibra ??


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *

LIBRO

6

Portada libro - Antes de que nuestros corazones se incendien
Valentina RomanettiPoesíaPlan B

Soy Alba Pariente Bueno, nací en Rueda (Valladolid), tengo veintidós años y muchos sueños por cumplir. Estudio Publicidad y Relaciones Públicas, y la vida me ha traído a Madrid.

Cuando era pequeña jugaba en el Parque Los Poetas. ¿Casualidad? No lo sé. Con nueve años escribí mis primeros poemas, y en plena adolescencia la vida me volvió a conducir a la poesía. Así nació Valentina Romanetti, mi voz silenciosa, ...

Amazon