Cargando...
Logotipo de momoko.es
Misceláneo

Sobre la dependencia emocional en Mi novio es un oso

Artículo de La Insomne 0 Comentarios
Imágen destacada - Sobre la dependencia emocional en Mi novio es un oso

Aviso: este artículo contiene spoilers importantes de todo el cómic. 

Mi novio es un oso, el genial cómic publicado por Fandogamia fruto de la colaboración entre Pamela Ribon y Cat Farris, no solo cuenta el noviazgo cuco y adorable entre una joven y su oso, sino que también nos permite vislumbrar un mal realmente común en muchas personas: la necesidad de tener una pareja para creerse completas. 

Nora, la protagonista femenina de Mi novio es un oso, ha saltado de relación en relación. Con sus escasos 28 años, su histórico de novios asciende a dieciséis antes de cortar con el machista y egocéntrico de Ben y empezar su relación con un oso. No sabemos mucho de la infancia de Nora ni de su relación con sus padres, pero lo que nos queda absolutamente claro es que la joven tiene un patrón absurdo de aceptar cualquier tipo de hombre como compañía solamente por no estar sola. Es, por tanto, una mujer con una terrible dependencia emocional. 

Seguro que algunos de vosotros os veis reflejados en esta descripción. O incluso reconocéis a algún amigo o familiar que se entierra a sí mismo bajo los gustos y el ego de su pareja porque, simplemente, no puede vivir sin ella. Solo que en realidad sí que pueden, aunque estos no lo crean en algún momento. 

Las personas como Nora que tienden a buscar continuamente a una pareja suelen hacerlo por diferentes motivos. El primero de todos ellos es que tienden a tener una bajísima autoestima y un pánico terrible por “estar solos”. Este tipo de individuos sufren bajo las ideas de “la media naranja” y los mitos románticos que nos venden que la felicidad solo se puede obtener al lado de tu novio/a. Para ellos, ir al cine o a un restaurante sin acompañante romántico se convierte en una auténtica cruz porque, dentro de su inseguridad, les hace creer que el resto son conscientes de su incapacidad de encontrar pareja y les juzgan por ello. 

Bye, bye, Ben. Que te dén, depresión 

Sin embargo, este cómic no va de eso. No, nada de eso. Nora, buscando por fin romper con su patrón de agarrar al primer tío que esté cerca y solo dejarle cuando encuentra a uno mejor o la ofensa del primero es suficientemente importante para abandonarlo, decide por una vez ser fiel a sí misma. Quererse. Cuidarse. 

Cuando conoce por primera vez a Oso y cree que va a morir, Nora toma la durísima decisión de dejar de dedicarle todos sus esfuerzos y su trabajo a complacer a su pareja y los pone en ella: visita a su familia, vuelve a hacer deporte, empieza a maquillarse y a salir de fiesta con sus amigas y se embarca en varios proyectos personales. Por fin, Nora recupera la identidad que continuamente perdía bajo la presión de una relación. Y confiesa, citando literalmente «me volví a sentir yo». 

Vuelve el oso, vuelve la dependencia 

El problema de Nora y su dependencia emocional vuelven en el momento en el que ella empieza a salir con Oso. No es que este sea perjudicial para la misma o que su relación sea tóxica, que no es así; pero lo que está claro es que desde el mismo momento en el que Oso pone las patas en su casa, la vida de Nora gira a su alrededor. 

La comida, el desatascador de la bañera, sus costumbres, cómo y cuándo abrir una bolsa de patatas fritas o incluso emplear su tiempo libre en coserle ropa a Oso para que éste fuera aceptado en sociedad. Por mucho que Oso contribuyese en el interior de la casa, Nora considera que debe trabajar duro para merecer el amor que Oso le da y su dependencia emocional vuelve a dispararse enormemente. 

Esto queda muy patente en el momento en el que descubre que tendrá que pasar el invierno sin él. No solo sufre por anticipado y, como en una fase de duelo, primero niega el hecho de que él deba marcharse (está haciendo un invierno caluroso, quizá ni siquiera necesite hibernar), para luego enfadarse por alguna tontería que solo oculta su frustración por su marcha (el momento en el que Oso rompe una lamparita), seguido por la negociación y depresión que esta misma pasa cuando Oso ya se ha ido y la aceptación de que es algo que tiene que formar parte de sus vidas. 

Me enfada lo enfadada que estoy. Me molesta no poder ponerlo todo en perspectiva. No poder imaginar que es un viaje de trabajo, una separación corta. Esto le pasa a las parejas a todas horas. En vez de los agridulces dolores de la añoranza, me siento fatal por haberme quedado sin tiempo. 

En ese tiempo, Nora se ve forzada a tener que lidiar con ella misma y trabajar en su autoestima en vez de saltar a los brazos de otra pareja. Ella ama a Oso, pero para poder estar con él y mantener una relación sana, tiene que aprender a amarse también a ella misma. Como no se siente impulsada por las emociones del despecho que generó cortar con Ben, le costará mucho más repetir el patrón que la sacó en un primer momento de su incipiente depresión. Y la única solución que encuentra para la dura y larga espera hasta la primavera es entregarse de nuevo a sí misma y ayudar a los demás, acudiendo a la casa de una clienta mayor en apuros para echarle una mano. 

Al final, Oso acaba volviendo al cómic demostrándonos que el amor de verdad merece que nos sentemos a esperar un poco. Pero el mensaje emocional oculto detrás de toda la trama es el mismo: al igual que Debra confiesa que odia sus propios sentimientos y que odia estar sola, y se posiciona como el personaje más inaguantable de toda la obra desde el principio hasta el final, Nora nos demuestra que tenemos que aprender a vivir en paz con nosotros mismos antes de entregarnos a nuestras parejas. Porque si no, si las cosas acaban por no ir bien, tendremos el peligro de perdernos con ellos. 

LIBRO

7

Portada libro - Mi novio es un oso
Nora tiene mala suerte con los hombres. Cuando conoce a un oso (uno de verdad) durante un paseo por las colinas de los +Angeles, resulta ser el mejor compañero que ha tenido nunca! Es considerado, es dulce y cuida de ella. Pero es un oso, así que ganar se a sus amigos y familia no es fácil... Y eso sin mencionar que tiene que hibernar durante el invierno. ¿Podrá el amor verdadero con todo?
Amazon

Análisis de

Avatar del redactor La Insomne

La Insomne

Jefa de redacción y fundadora de Momoko.es

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo. Doy clase de diseño, subo vídeos a Youtube, trabajo de jefa de proyectos en @pululart y escribo artículos para @mundogamers y @gameit_es. Momoko es mi pequeño proyecto y lo quiero con todo mi corazón.


0 comentarios en este post


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *