Border top left cut image
Border middle left cut image
Border bottom left cut image
Border middle right cut image
Border bottom left cut image
/
Logotipo de momoko.es

Poema del Mio Cid: características, temas y estructura

El Poema del Mio Cid es una de las mayores representaciones de la literatura épica, y como tal, se ha convertido en uno de los textos más estudiados en colegios y universidades de toda España. 

En este artículo repasaremos las características y los temas del poema del Mio Cid de forma clara y sencilla para que comprendas mejor el texto y puedas disfrutar completamente de su lectura. Para ello es necesario comprender qué es la literatura épica y dónde se encuadra el poema del Mio Cid en la misma. 

Definición de literatura épica sobre el Poema de Mio Cid 

La literatura épica, o épica para abreviar, es un género dentro de la poesía que se diferencia no solo por su temática sino también por su forma. En todas las obras consideradas como parte del género de poesía épica, los hombres buscan obtener o recuperar su honor a través de una situación de peligro. 

La estructura de la poesía épica siempre es la misma: un héroe se encuentra en una situación de deshonor y tiene que llevar a cabo ciertas acciones para reconquistar el honor perdido. Los antagonistas y enemigos pueden variar tanto en número como en forma. 

El héroe, sobre el cual se narran sus diferentes aventuras y batallas en estrofas abiertas o tiradas, no busca nuevos valores ni demostrar nuevas ideas sino que se enclava en los principios éticos y morales existentes en el momento y pregona su honor suscribiéndose a ellos y pregonándolos. Es por eso por lo que la poesía épica es tan valiosa desde un punto de vista histórico, ya que nos permiten conocer los valores sociales del momento. 

Estructura de El Poema de Mio Cid 

El Poema de Mio Cid cuenta con dos divisiones: la división interna y la externa. 

Internamente se divide en dos apartados muy claros: el exilio del héroe, el cual nos plantea la relación que se da entre El Cid y su señor; y el matrimonio de sus hijas con los infantes de Carrión. Estas divisiones se corresponden a la pérdida de la honra de El Cid y a su recuperación a través del matrimonio de sus propias hijas. 

La división externa separa el poema en tres secciones o cantares, los cuales corresponderían a cada una de las sesiones de recitado del juglar (alrededor de 1.200 versos).  Estos son: el cantar del destierro, el cantar de las bodas y el cantar de la afrenta de Corpes. 

En el Cantar del Destierro se narran las incursiones por el interior de la Península mientras El Cid y sus hombres buscan sustento con el que mantenerse. El Cantar de las bodas cuenta la conquista de Valencia y la boda de sus hijas con los infantes de Carrión; mientras que el Cantar de la afrenta de Corpes detalla la afrenta preparada desde el comienzo del episodio del león y su reparación. 

Temas en El Poema de Mio Cid 

La honra es el tema central y principal del poema. Sin embargo, no hay que confundir la honra solo con el honor, ya que en aquel momento estaba intrínsecamente ligado al buen nombre y la reputación, sí, pero también a las tierras, bienes y dinero. Por tanto, El Cid no solo intenta recuperar su reputación enviándole al rey regalos, sino que también se hace con las tierras y los bienes de sus enemigos para obtener poder político.  

En ese sentido, la obra es especialmente ilustrativa ya que de alguna forma nos muestra la incipiente movilidad social del momento. Al fin y al cabo y al cabo la sociedad de la época estaba conformada por un rey, la alta nobleza (como los infantes de Carrión), los castellanos (como el conde García Ordóñez) y por debajo los infanzones, a los que pertenecía el Cid. La invasión almorávide y la construcción de Al-Andalus proporcionó un cambio de poder rn el cual los infanzones como El Cid, a través de conquistas y batallas, puede llegar a superar el poder social de la alta nobleza, como ocurre con los ricos omnes de León y de Castilla. 

Subtemas de El Poema de Mio Cid 

Existen por supuesto otros subtemas en El poema de Mio Cid. Uno de ellos es el tema jurídico: al fin y al cabo, El Cid representa la movilidad de los infanzones y sus ideales de igualdad jurídica tan presentes en las fronteras de Al-Ándalus. Asimismo, la obra explora el hecho de adquirir riquezas y botines de batalla como un instrumento para escalar socialmente. Lo más importante de todo esto es que este derecho de ascenso y enriquecimiento está completamente amparado por el rey y presente en el derecho jurídico. 

Otro de los temas es el social, ya que El Cid y su familia ascienden rápidamente en la jerarquía de la nobleza a través del matrimonio de sus dos hijas. Asimismo, desde el comienzo la obra deja claro las relaciones entre señor-vasallo no solo con la presencia del rey, sino también de los acompañantes del propio Cid. 

Asimismo, hay algunos autores que consideran que la glorificación de El Cid es otro de los subtemas, ya que no solo eleva al propio personaje, sino que, al personificar este a toda Castilla, el poema contribuye a la glorificación del reino. 

Características del Poema de Mio Cid 

Sobre la rima de El Poema de Mio Cid 

El Poema de Mio Cid es un poema compuesto por juglares para ser recitado en voz alta. Sus versos, a diferencia de los presentes en la poesía de clerecía del S.XIII del momento, cuenta con un verso irregular en cuanto a número de sílabas, dividido por una pausa o cesura en dos hemistiquios. Asimismo, cuenta con una rima asonante. 

Los versos más frecuentes en el poema son los de 14, 15 y 16 sílabas, pero puede llegar hasta los 20. 

El verso rima en asonante y se agrupa en estrofas abiertas llamadas tiradas. Las tiradas de el Poema de Mio Cid son muy variables en cuanto número de versos: la más pequeñas es de 3 versos y la más larga de 190. 

Otras características de Poema de Mio Cid

Existen tres características claras en el Poema de Mio Cid: su tradición oral y la presencia explícita del narrador, la teatralidad y el humor. 

El poema presenta un evidente narrador omnisciente. Esto quiere decir que el narrador no solo conoce todo lo que ha sucedido en la historia, sino que tiene perfecto control sobre el relato y su escenificación. Muy a menudo el texto, apoyándose en el hecho de que se transmitía oralmente, hace que el narrador se apoye de tensiones dramáticas, o que incluso comente su propia narración. 

Así, realiza varias llamadas de atención al público empleando dla segunda persona del plural, o incluso el vocativo. 

"

Mala cueta es, señor, aver mingua de pan. 

También se dirige a sí mismo a lo largo del texto. 

"

mas yo vos diré… 

O incluso con exclamaciones como si él mismo hubiera sido testigo de las situaciones. 

Muy a menudo, asimismo, el narrador emplea una narración alternativa y una doble cuando nos cuenta historias que tienen lugar de forma simultánea en sitios diferentes. 

La teatralización se da precisamente a través de las citas explícitas de lo que dicen los personajes, a menudo con la voz del juglar yuxtapuesta para darle coherencia y sentido a lo que se cuenta.

"

De las bocas todos dizían una razón: 

«Dios, qué buen vassallo, si oviesse buen señor». 

 Mientras que el uso del humor e ironía, herencia de la epopeya latina, se da a menudo en las conversaciones que mantiene el propio Cid o incluso como parte de los diálogos de sus enemigos. Por ejemplo, el Rey de Marruecos llega a quejarse de que el Cid se mete mucho en sus territorios y se lo agradece nada más y nada menos que a Jesucristo.  

-------------------

Espero que este post os haya ayudado mucho. Si os interesa El Cid os recomiendo la lectura de Sidi. Un relato de frontera (Arturo Pérez Reverte, 2019. Editorial Alfaguara), una obra que acompaña al Cid en el primer Cantar. Asimismo, muchos de los datos extraídos de este post se han recogido de la maravillosa edición Cantar de Mio Cid de Castalia Didáctica.  

¡Espero que lo disfrutéis! 

0 comentarios en este post

Deja un comentario

Kinishinaide! No publicaremos tu email ni te spamearemos sin tu permiso