Border top left cut image
Border middle left cut image
Border bottom left cut image
Border middle right cut image
Border bottom left cut image
Logotipo de momoko.es

Buscar en Momoko

Book cover

Stalker: Pícnic Extraterrestre

Editorial: Gigamesh
7.5

La Visitación ha dejado diversas áreas del planeta salpicadas de basura tecnológica extraterrestre y con las leyes de la física en entredicho. Redrick trabaja de ayudante en el instituto internacional que estudia una de ellas, pero de noche es un stalker que se juega la vida infiltrándose en la Zona en busca de material alienígena de contrabando.

Stalker. Pícnic extraterrestre nos pone en la posición de hormigas que se asoman a los restos de un pícnic e intentan aprovechar lo que pueden. Es una novela ágil y cruda que indaga en la imaginería del abandono y que devino icónica tras su adaptación al cine por Tarkovski y su posterior entrada en el imaginario de los videojuegos; una propuesta narrativa que ha fructificado en subgénero.

Lo más leído del libro

Stalker, pícnic extraterreste: análisis de una obra que cambió el curso de la ciencia ficción
Explicación del final de Stalker: Picnic extraterrestre
¿Es la ciencia ficción clásica machista? Spoiler alert: sí
Stalker, pícnic extraterreste: análisis de una obra que cambió el curso de la ciencia ficción
Ahora soy yo quien decide. Yo, Redrick Schuhardt, en plena posesión de mis facultades mentales, voy a decidirlo todo y por todos. Y todos vosotros, buitres, perros, visitantes, huesudos, quarterbloods, parásitos, billetes, roncos, señoritos, encorbatados, uniformados, todos esos tipos con maletines, con discursos, con buenas obras, con empleos que ofrecer, con pilas eternas, con móviles perpetuos, con claros de mosquitos, con promesas de felicidad, basta ya de hacerme bailar a vuestro son [...]

Con toda tranquilidad me bajo la cremallera del mono, saco la petaca, echo un buen trago, enrosco el tapón y vuelvo a guardármela. No puedo entrar sin eso. Mira que he ido veces a la Zona, y sin eso no puedo.

Los llamados xenólogos serios intentan ofrecer variantes más sólidas y más complacientes con el amor propio de la humanidad. Por ejemplo, que no existió la Visitación, que todavía está por llegar. Una inteligencia superior lanzó a la Tierra contenedores de objetos a la espera de los estudiemos, demos un salto tecnológico y encontremos la manera de enviarles una señal de respuesta, lo cual significa que estamos realmente preparados para el contacto. [...] O esta: la Visitación tuvo lugar, en efecto, pero todavía no ha terminado.

—De acuerdo, se lo diré. Pero debo advertirle que su pregunta cae en el campo de la pseudociencia llamada xenología. La xenología es un híbrido artificial entre la ciencia ficción y la lógica formal. Su metodología se basa en la aceptación de una falacia: la asunción de que la psicología humana puede aplicarse a una ciencia extraterrestre.

En fin, que he estado ajetreado. A veces me pregunto: ¿por qué demonios trabajamos tanto? ¿Para ganar dinero? Pero ¿para qué queremos el dinero, si todo lo que hacemos es trabajar?

¿Es la ciencia ficción clásica machista? Spoiler alert: sí
Explicación del final de Stalker: Picnic extraterrestre
Stalker, pícnic extraterreste: análisis de una obra que cambió el curso de la ciencia ficción

Arkadi Strugatski

Boris Strugatski