Border top left cut image
Border middle left cut image
Border bottom left cut image
Border middle right cut image
Border bottom left cut image
Logotipo de momoko.es

Buscar en Momoko

Book cover

La isla de Caravaggio

9

Principios del siglo XVII.

 El pintor Michelangelo Merisi de Caravaggio huye de Roma tras matar al rufián Tomassoni, en el transcurso de una turbia reyerta. El maestre de Malta delibera con su Consejo si proteger a Caravaggio y atraerlo a la isla, y el caballero frey Augusto de Rohan es enviado a la Ciudad Eterna para investigar el asunto. Otro intrigante caballero venido de Praga compite en el interés por el pintor. Y tres sicarios querrán vengar a su capo muerto buscando a Merisi para acabar con él.

Finalmente, el pintor llega a la isla y se gana la estima del maestre con un retrato espectacular. Los corsarios De Cos, padre e hijo, son asignados por el maestre para proteger al célebre refugiado. Pero los caballeros de San Juan asisten con creciente desagrado al ascenso del plebeyo pintor y su molesto prestigio.

La isla de Caravaggio, finalista del x Certamen de Novela Histórica Ciudad de Úbeda, toma como eje las aventuras del genio fugitivo sin que el protagonismo recaiga sobre un único personaje. Alrededor de Michelangelo Merisi se teje una maraña de envidias, de violencia, de amenazas, de política, de dinero, de sexo y de peligrosas mentiras. Mas también de amistades sólidas, de amores rotos y de la fascinación por la belleza extraña de sus oscuros y luminosos lienzos.

Lo más leído del libro

La isla de Caravaggio de Dativo Donate es mi nueva obsesión histórica
La isla de Caravaggio de Dativo Donate es mi nueva obsesión histórica

—¿No son admirables? 

—Hábilmente ejecutados, si acaso. Insisto: ese pintor es un bravucón con un pincel. Desafía al espectador. Le muestra un cuadro irreprochable en el que exhibe algún extremo de su técnica, más algún detalle impropio que ha de tragarse velis nolis. 


Muchas desventuras comienzan en una mesa con varios hombres poderosos alrededor de ella. Cuanto mejor sea la mesa y más poderosos quienes la rodean, peores serán las desgracias que preparen. Con frecuencia, para quienes menos se lo esperan. 


—¿Os parece refinado Caravaggio? 

—¿No lo es? 

—A mí me parece un bruto con un pincel —dijo el barón—. No niego su habilidad, pero esos claroscuros violentos, esa manera de emplear los escorzos hasta conseguir que la imagen escape del cuadro y avasalle al espectador… Mirad esos alardes, esos cabellos que casi se tocan, esos pliegues descuidados de los vestidos y sus hilachas. 


Dativo Donate