Border top left cut image
Border middle left cut image
Border bottom left cut image
Border middle right cut image
Border bottom left cut image
Logotipo de momoko.es

Buscar en Momoko

Book cover

La frontera del lobo

Autor: Sarah Hall
7

¿En qué nos parecemos a los lobos? Rachel Caine lleva diez años estudiando y protegiendo las manadas de lobos en una reserva india de Idaho, una labor absorbente que limita su vida personal a escasas amistades y a relaciones esporádicas. Todo va a cambiar cuando recibe una interesante oferta de uno de los hombres más ricos del Reino Unido, el duque de Annerdale; un excéntrico aristócrata de Cumbria, tierra natal de Rachel, que pretende reintroducir el lobo gris en los campos británicos. Es el proyecto más ambicioso y atractivo al que se ha enfrentado, aunque el regreso a Cumbria supondrá para Rachel el reencuentro con una madre problemática y excéntrica, que ha condicionado la historia de su particular familia, así como implicarse, más allá de lo previsible, en el cuidado de la vida salvaje en la reserva y de la vida inesperada que se va abriendo paso en su interior. La vuelta de los lobos despierta en la región temores atávicos, viejos mitos y arcaicas supersticiones que se traducen en protestas y presiones, sobre el trasfondo de un marco político convulso por el proceso de independencia de la vecina Escocia.

Lo más leído del libro

La frontera del lobo, análisis de una novela sobre la introspección
La frontera del lobo, análisis de una novela sobre la introspección
Tantos momentos compartidos cuando eran jóvenes, y ella no sentía nada, tenía una carencia emocional. Incluso llegó a pensar cuando aprendió suficiente biología, que estaba programada para no sentir nada por su hermano: tenían genes distintos.

Hace una pequeña pausa teatral, con los ojos muy abiertos, como una muñeca: sabe seducir, lo suficiente como para captar la mirada de Rachel una fracción de segundo más de la cuenta, en un inofensivo alarde de coqueteo. No tiene indicios de alteración hormonal en la cara y el cuello y no parece dada a la juerga. Visto de cerca, su pelo es rubio cobrizo, brillante. Una capa translúcida y discreta de maquillaje en polvo centellea en sus pómulos [...]

Hay más ganaderos al este y al norte de la región; los que escriben son en su mayoría pequeños propietarios paranoicos de la Región de los Lagos que auguran fugas y matanzas como en los tiempos góticos. Madres preocupadas. Le envían fotos que han hecho los pastores franceses de rebaños con el cuello ensangrentado. “No queremos que pase en nuestro país”.

Y después, cuando parece que nunca dejará de llover, se produce una explosión de sol, hay un calor sorprendente en el aire fresco de la primavera. En cuestión de unos días, un estallido de verdor invade Annerdale. Asoman los dientes de león, las primeras flores en las praderas; las turberas madrugan, se cubran de esfagno, de erioforos blancos y algodonosos con sus filamentos acunados por la brisa.

También ha empezado a ver a Binny en sueños inquietos, aunque el papel que interpreta en ellos no es del todo desagradable o poco servicial. Ha soñado con Binny nadando en el río, desnuda y espléndida, con el pecho extirpado reconstruido. Con Binny enseñándole a apretar y a palpar para que salga la leche. ¡Haciendo mermelada! La locura de la gestación, la extraña química hormonal, el otro lado del espejo cerebral.

Sarah Hall