Border top left cut image
Border middle left cut image
Border bottom left cut image
Border middle right cut image
Border bottom left cut image
Logotipo de momoko.es

Buscar en Momoko

Book cover

Corazones que se rompen

Estelle siempre ha estado enamorada de Oliver: por ser el mejor amigo de su hermano, por estar siempre alrededor… y por la evidente química que siempre ha habido entre los dos. Pero el destino se interpone para que sus caminos se separen: Oliver se marcha para estudiar medicina… y Estelle se queda con el corazón roto. Tiempo después, Estelle es propietaria de una galería de arte. Se encuentra superando la pérdida de su prometido, fallecido un año atrás. A pesar de tener el corazón roto de nuevo, Estelle sabe que puede seguir adelante, pero no cuenta con la vuelta de Oliver, convertido ya en médico residente, ni con la oferta que este le hace para que pueda dar clases de arte a los niños de su hospital. Ahora ambos deberán enfrentarse a la atracción que sigue existiendo entre los dos y luchar contra el pasado para saber si merece la pena tener una segunda oportunidad, para saber si los corazones que se rompen pueden volver a su estado original…, para saber si su pasión desmedida también es amor entre los dos…

Lo más leído del libro

Opinión de Corazones que se rompen: una preciosa novela de romance
Momoko sortea un ejemplar de Corazones que se rompen
Opinión de Corazones que se rompen: una preciosa novela de romance
Clavo los ojos en Oliver, que está relajado mirando el partido. Lo sigo observando hasta que nuestras pupilas se encuentran. Capto cierta incomodidad en sus ojos cuando desliza la vista a Jenson. Gruñe, suelta aire y mira hacia otro lado. No sé lo que espero que haga, pero que no tenga ninguna reacción evidente consigue que quiera gritar.

Le tiro del pelo, rogándole sin palabras que se acerque más.

Nuestras lenguas bailan un tango apasionado. Gime de forma ahogada contra mi boca, y siento que el sonido recorre todo mi cuerpo hasta llegar a mi pelvis, donde me hace hervir a fuego lento. No recuerdo la última vez que me besaron así. Es como si flotara y me ahogara a la vez, como si cogiera aliento un segundo y me sumergiera al siguiente.

— ¿Sabes qué es lo que me molesta a mí de él? Que creo que me ama de verdad. Lo veo en sus ojos. Lo siento cuando me toca. Durante mucho tiempo, me he preguntado qué era esto para él, y el hecho de que todavía no pueda conseguir que se quede conmigo es realmente revelador, ¿no crees?

Me reclino en la silla y niego con la cabeza al tiempo que suelto una risita.

—Es muy gracioso; todos pensáis que estoy enamorada de un fantasma y que realmente amo a Wyatt, pero estoy enamorada de Oliver desde que tengo memoria. Y lo único que tengo de él son recuerdos. Recuerdos buenos o malos…, y me duelen más porque Oliver también es un fantasma, pero puedo tocarlo, sentirlo… Uno que me llama y me atrapa bajo su hechizo cada vez que está cerca. —Suspiro—. La vida es muy perra…

Momoko sortea un ejemplar de Corazones que se rompen
Opinión de Corazones que se rompen: una preciosa novela de romance

Claire Contreras