Cargando...
Misceláneo

El significado de La vida de Pi

Artículo de Alex Pareja 0 Comentarios
Imágen destacada - El significado de La vida de Pi

Es una historia que ha conseguido encandilar a millones de personas, a través de las páginas de la novela de Yann Martel y con la posterior adaptación cinematográfica dirigida por Ang Lee. La aventura del joven Pi, que naufraga durante más de doscientos días a bordo de un pequeño bote junto a un tigre de bengala. ¿Podemos extraer algún tipo de conocimiento o significado a toda la historia y también a su final? Por supuesto que sí, y aunque las interpretaciones de una novela de estas características siempre es libre, nosotros queremos profundizar en la nuestra, en el significado que hemos extraído de La vida de Pi. 

No olvidemos que la historia de Pi está basada en hechos reales, aunque no son exactamente iguales a los descritos en la novela (de hecho hay quien puede decir con razón que no tienen nada que ver), pero eso ya os lo comentamos al exponer la historia de Steve Callahan, el hombre que naufragó de verdad y cuyo testimonio inspiró la escritura de la novela. Evidentemente podemos hablar de superación, teniendo en cuenta que el protagonista consigue sobrevivir ante la mayor adversidad posible, y si podemos destacarlo de nuevo, con un tigre de bengala a bordo del bote (quién no se pondría al menos nervioso). Y vamos a centrar nuestra atención, primeramente, en este tigre: por supuesto que su presencia es una enseñanza clara. 

Los prejuicios con los que contamos pueden hacernos pensar que un tigre de bengala, en el mismo barco que nosotros, es muy peligroso. Bueno, lo cierto es que sí, probablemente lo mejor para nuestra salud no es encontrarnos junto a semejante animal en un espacio tan reducido, pero vamos a ir más allá de lo puramente superficial. En el fondo, Yann Martel incorpora al tigre a la historia (que no forma parte de la vivencia real de Callahan en la que se basa, y más adelante veremos que quizás tampoco en la historia de Pi) para poner sobre la mesa esos problemas con los prejuicios, y también para dejar en evidencia el respeto y amor que pueden llegar a proporcionar los animales. Da igual que sea un perro, un gato, un tigre de bengala o un dragón, aquí lo que importan son los hechos: no juzgues de primeras, pues quien puede hacerte dudar en un primer momento (sea con razón o no, pues los colmillos de ciertos animales pueden servir de advertencia) puede llegar a convertirse en tu mejor amigo. En este caso, ese tigre de bengala, exuberante, precioso pero peligroso, consigue entablar una gran amistad con Pi, que había cogido miedo al animal por culpa de su padre en el pasado. Se trata de la supervivencia de ambos, y los dos consiguen dejar a un lado sus diferencias para conseguir salir adelante. A veces la decisión más inteligente no es la que conlleva comerse a tu único compañero de viaje (esta enseñanza puede aplicarse metafóricamente o a los tigres que lean este artículo).

Pero al final de la historia ocurre algo. Todo comienza a ser muy extraño y las preguntas se suceden: como nosotros mismos en el párrafo anterior, dudamos de la veracidad de la historia. Un tigre, por muy respetuoso y educado que pueda llegar a ser, no pasará más de doscientos días en un espacio tan reducido, sin comida, sin cazar a su presa más sencilla. Eso no lo hace peor animal, lo hace real: pura supervivencia. Llegados a este punto de la historia, con esta disyuntiva y otras, el propio Pi asume que su historia no es real. Es una fábula algo imaginaria que se envuelve en la magia para exponer un conocimiento sagrado. En realidad, todos los animales que dan forma a esa historia fantástica pertenecen a otros personajes o a rasgos propios de la personalidad de Pi. Entendemos, por lo tanto, al tigre de bengala como al instinto animal reprimido por el protagonista, esa fiereza y furia que incluso le llevan a cometer un asesinato para garantizar su supervivencia. El tigre no existe, pero la esencia de ese magnífico animal está presente en la historia real en los propios actos del protagonista. 

La fe en Dios también es un potente bálsamo que forma parte de la historia de principio a fin. Si no sois creyentes podríamos incluso entenderlo como la fe, en general, o la esperanza. Creer en algo más es lo que ayuda a la humanidad a fraternizar, a dejar de lado los prejuicios, la xenofobia, la intolerancia de todos los tipos… La Vida de Pi es la búsqueda personal de humanidad. Es una historia real, que se trastoca con elementos fantasiosos para que impacte en el lector, oyente o espectador, tratando de encontrar aquello que todos llevamos dentro y que, por muy distintos que seamos entre nosotros, nos hace iguales. Todos tenemos un tigre, lo veamos dentro o fuera del bote que va surcando nuestra vida. 


Análisis de

Avatar del redactor Alex Pareja

Alex Pareja

Redactor de Momoko

Un señor pixelado y con bigote me dijo que me metiera en una tubería. Acabé en Shadow Moses, pero me mudé a Outer Heaven por las humedades. En ocasiones escribo palabras y en otras les doy voz.


0 comentarios en este post


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *