Border top left cut image
Border middle left cut image
Border bottom left cut image
Border middle right cut image
Border bottom left cut image
Logotipo de momoko.es

Buscar en Momoko

Te presentamos a:
Yuriko Miyamoto

Escritor

Libros de Yuriko Miyamoto

Otros libros

Portada libro - Una flor
Una flor
-Entonces, según tu teoría, el trabajo de nosotros los empleados de una empresa es, en una palabra, como hacer girar la rueda de un molino para que salga nuestro salario.

Ella se tomó en serio las palabras un tanto sarcásticas de él y de una manera muy sencillo contestó:

-Probablemente así es.

Un poco después retomó su expresión vivaz por naturaleza.

-Yo trabajo y me gano la vida, en realidad me sentía algo orgullosa de esto, pero empecé a sentirme insegura hace poco. Si algún día cercano publicara mi propia revista, me gustaría que tú la leyeras - dijo dirigiéndose a Oohira.

Hay gente que en el plano individual sufre una especie de desgaste al sentirse un tanto alienada en la sociedad y lo manifiesta ya sea con aspavientos o con amargura. Este desgaste se transmite de persona a persona y en la actualidad se ha generalizado hasta cierto punto. Sin duda también habrá gente a la que ese desgaste le afecte tanto que le parezca insoportable, y sienta la necesidad de descubrir algo nuevo y determinante en la vida.

En ese momento, Hiroko se sorprendió de la desolación en que se habían sumido los alrededores. El aire quemaba con el intenso calor del mediodía de agosto, los campos de cultivo y las montañas estaban envueltos en una atmósfera insoportablemente caliente. Pero en todo el pueblo no se oía un solo ruido. No había ni una sola voz que rompiera la quietud. Hiroko sintió la misma desolación en todo su cuerpo. El 15 de agosto, desde el mediodía hasta la una de la tarde, todo Japón se había quedado sin voz y en todo el país reinaba un profundo silencio.

La espantosa guerra había terminado. Toda la aldea parecía descorazonada. ¿Pero, después, cuál sería el primer pensamiento que vendría a la cabeza de los campesinos? Hiroko no pudo refrenar su interés.

- Pero tal vez tú lo sentías así en el fondo de tu corazón… Aunque en el mundo ha de haber esposas que con gusto hagan todo para sus esposos… Como es razonable que uno haga sus propias cosas, yo mismo haré las mías… Es lo que hacía en la cárcel.

Hiroko sin querer lo agarró de los hombros.

- ¡Qué cosas dices! ¿En la cárcel? ¡Es absurdo!

Una flor: opinion de un libro al que hay que aproximarse con humildad para entender su belleza