Loading image for momoko.es
Libros de cine
Imágen destacada - Si yo tuviera una escoba: reseña del libro de los Todopoderosos

2

Título: Si yo tuviera una escoba
Autor: Arturo González-Campos, Juan Gómez-Jurado
Nº de páginas: 208
Año de publicación: 2017
Año de edición: 2017

Si yo tuviera una escoba: reseña del libro de los Todopoderosos

Análisis de La Insomne Género Libros de cine Editorial Timunmas

Argumento de Si yo tuviera una escoba

Si yo tuviera una escoba es una obra de referencia de curiosidades para los fans de Harry Potter. En sus páginas, Arturo González-Campos y Juan Gómez-Jurado hacen un repaso por los siete libros de Harry Potter, aportando después de cada capítulo varias referencias y datos interesantes que los fans de la saga quizás no conocían.

Sobre los autores de Si yo tuviera una escoba.

Muchos conocen a Arturo González-Campos y a Juan Gómez-Jurado por ser los protagonistas del famoso podcast Los todopoderosos, donde ambos autores tratan varios temas de cultura general desde la tónica de su humor. Sin embargo, ambos son también autores de gran renombre en España.

Arturo González-Campos es monologuista y escritor. Ha trabajado como coordinador de guión de El Club de la Comedia, Splunge, La Noche de Fuentes y muchos más. Actualmente es locutor y fundador del podcast los Todopoderosos y ha escrito varios libros desde la tónica del humor como La fuerza para cuñaos, Batman mola más que tú, Yo también fui a la EGB… y tampoco fue para tanto, Tonto el que lo lea, etc.

Juan Gómez-Jurado, su compañero en este libro, es un consagrado escritor que ha publicado obras de varios géneros desde el infantil a la comedia, pasando por la novela contemporánea. Ha colaborado con Arturo en varios libros como La fuerza para cuñaos o Batman mola más que tú, pero también ha publicado libros infantiles como la serie de Alex Colt o novelas como Contrato con Dios o El emblema del traidor.

Firma el prólogo Javier Cansado, humorista y colaborador también de los Todopoderosos.

Análisis de Si yo tuviera una escoba

Como ya hemos comentado anteriormente, Si yo tuviera una escoba es una recopilación de datos e información sobre los libros de Harry Potter contados con el humor particular que tanto éxito le ha repercutido al podcast de Los Todopoderosos.

Ambos autores se han declarado en múltiples programas fervientes fans de Harry Potter. Si yo tuviera una escoba es su homenaje en particular al mundo de J.K. Rowling.

El libro se divide en dos partes diferenciadas: la primera mitad trata varias curiosidades sobre cómo se escribieron los libros, las zonas y localizaciones que inspiraron a J.K., e incluso una pequeña biografía de los actores y actrices que consideran. En la segunda mitad, Si yo tuviera una escoba va separando por capítulos los diferentes libros de Harry Potter, proporcionándonos un resumen de la obra con su tono de humor y añadiendo, además, perlas con curiosidades sobre el libro o las películas al final de cada apartado.

Además, entre los capítulos, a veces interrumpen la lectura con un apartado en el que dan información sobre lo que significa ser un muggle, las reglas del Quiddich o incluso un anexo con los hechizos que aparecen en los libros y sus diferentes aplicaciones y orígenes. Si algún día viajamos al pasado y nos encontramos en plena época del imperio romano, sabremos que expelliarmus significa literalmente “expulsar arma “. La utilidad de este conocimiento… todavía no la sabemos.

La adolescencia es muy mala. una técnica digital de eliminación de puntos se aplicó la postproducción para deshacerse de algunas de las marcas de acné de los actores principales, ya que con el maquillaje no bastaba para los primeros planos.

Incluye un montón de anécdotas interesantes acerca de las películas como por ejemplo que los tatuajes del cuerpo y las manos de Sirius Black se realizaron basándose en los de las prisiones de Rusia. Son marcas que identifican si una persona es respetada o si pertenece a alguna banda. Sin embargo nosotros no podemos dejar de pensar que es muy extraño ya que en Azkaban los prisioneros no podían interactuar entre sí.

Durante la filmación de las escenas bajo el agua, Daniel radcliffe, algunos miembros del reparto y todo el equipo técnico de buzos posaron para una fotografía y luego la enviaron como felicitación navideña, añadiendo narices rojas a todos los rostros. Esta curiosidad es una mierda, pero a la gente le gusta saber estas cosas.

El libro también cuenta con diferentes anotaciones en medio de los capítulos con información interesantes para los fans de la saga y de las películas. Te hace un recorrido por los diferentes escenarios emblemáticos que tienes que visitar en Londres y que formaron parte del rodaje de las películas, y no solo mencionando el famoso falso andén 9 y ¾.

El mercado de Leadenhall es uno de nuestros lugares favoritos. Es un mercado cubierto de la época victoriana en donde se rodaron escenas del callejón Diagón en la primera película. De hecho, si vais a puerta azul de la óptica que hay en Bulls head passage, os darán ganas de atravesarla para llegar al caldero chorreante.

Toda esta información se condensa en un librito de un tamaño similar a un A5 con tapa blanda y papel de buen grosor en su interior. Si doblas la tapa con la lectura del libro acabarán saliéndole marcas y arrugas, por lo que es recomendable tratarlas con cuidado. En el interior, la edición de Minotauro incluye diferentes estampados mágicos en las secciones y alguna que otra ilustración que complementan el conjunto de la obra.

Nuestra opinión de Si yo tuviera una escoba

Para una obra de colección dentro del mundo de Harry Potter, está claro que Si yo tuviera una escoba se queda muy muy corto. Dejando de lado el hecho de que los chistes puedan o no encajar con nosotros en particular, un gran porcentaje del libro se conforma simplemente de un resumen de lo que va sucediendo en cada uno de los títulos, rellenando páginas de forma absolutamente innecesaria contando el argumento que cualquiera que haya visto las películas, sea fan o no, conoce con anterioridad.

Dicen que es una obra llena de curiosidades de Harry Potter, y sin embargo prácticamente solo se centra en las películas, olvidando el rico mundo con el que cuentan los libros de la saga. Para ser una obra que compren los fans deseando saber más, tendría que haber incluido al menos referencias a las criaturas mágicas con una pequeña ilustración, las canciones y las partituras que se escuchan en las cintas y en las tabernas, una lista de fantasmas y su muerte (como la de Myrtle la llorona o Nick Casidecapitado) e incluso, por qué no, un pequeño mapa del castillo o de las salas comunes de las diferentes casas. No entramos en detalles que realmente habría estado bien ver como bocetos y efectos de las plantas mágicas o incluso recetas de pociones porque quizás sea ponernos un poco exigentes, pero sin duda es lo que esperas recibir cuando compras un libro bajo esa promesa.

Descabellado nos pareció el prólogo de Javier Cansado que, a pesar que deja muy claro y de una forma maravillosa la necesidad de valorar la saga de libros de Harry Potter, hace chistes sobre su incapacidad para leerse los libros, ver las películas o incluso terminar los tráilers. Incluso nos llamó la atención el hecho (esperamos que intencionado) de que repitiese continuamente “prologo” y “moco de pavo” en las primeras líneas:

Escribir un prólogo no es moco de pavo, antes creía que sí, que era moco de pavo. cuando me pidieron que prologar este libro acepte sin contemplaciones, dices sí y requete sí. porque, insisto, creía que era moco de pavo.

Si yo tuviera una escoba pretende ser, sin conseguirlo, una obra de referencias y datos interesantes sobre la saga de libros de Harry Potter. La obra de ediciones Minotauro viene en un diseño de tapa blanda satinada que ya te deja ver con un solo golpe de vista que se trata de un libro realmente corto y con poco margen para incluir información realmente interesante de la saga. El libro, que pretende darle un toque de humor a todo el asunto Potteriano, deja claros sus índices de calidad con una sobrecubierta en naranja donde aparece en grande:

Se dice Pocha... Harry Pocha.

De una forma lastimosamente cruel con el universo, Arturo González y Juan Gómez se las han arreglado para llenar toda la obra de chistes humorísticos de un nivel que roza lo verdaderamente increíble al citar a Chiquito de la Calzada o los ejemplos de cuñadismo más fiera y arduamente acuñados. Pero vayamos por partes, porque la obra, a pesar de sus 206 páginas, no tiene desperdicio. El libro comienza con varias anécdotas y curiosidades de cómo nació realmente la saga de J.K. Rowling (sin lugar a dudas lo mejor de Si yo tuviera una escoba). En estas páginas nos cuentan por ejemplo la famosa anécdota de que ella escribía en una servilleta cuando su hija por fin se dormía después de pasearla por la calle de madrugada para ver si conseguía adormecerla un poco o el hecho de que numerosas editoriales rechazasen la obra. Pequeñas perlas que no todos los fans de Harry Potter tienen por qué conocer.

Inmediatamente después las cosas empiezan a rechinarnos cuando entran en un apartado con un breve párrafo sobre los actores y actrices más representativos de la saga de las películas, en las que cómo no hablan de Rupert Grint pero también de Toby Jones (Dobby) y de Warwick Davis (Griphook) dejando completamente de lado a otros personajes más importantes como el propio Draco Malfoy, Remus Lupin, Neville Longbottom o Luna Lovewood.

Tras este apartado empieza realmente el libro en sí mismo. Este se compone de diferentes capítulos en los que se limitan a resumir los libros de la saga de J.K. Rowling. No como una inteligente o humorística comparación con el libro, como sí que hacen al principio al hablar del significado de la palabra muggle y de la gente conformista que odia la magia, sino simplemente como si tu profesor de primaria te examinase para saber si te has leído la obra obligatoria. Por si fuera poco el hecho de que más del 70% del libro esté formado únicamente por resúmenes de otros libros, los autores se toman el atrevimiento de contártelo de una forma carente de gusto que pretende ir por el humor pero que se queda a medias.

En cuanto llegan a Hogwarts en el tren conocen a Draco Malfoy, un niño malote con el pelo del color de un minion y que será uno de los principales enemigos de Harry, aunque no tanto como el profesor de Pociones, Severus Snape, un señor que se peina como el príncipe de Beukelaer sin champú antigrasa y que hace todo lo posible por fastidiar al pobre gafotas.

Los títulos de los propios apartados, además de letras de los setenta, suelen ser chistes carentes de gracia como "No estaba muerto, estaba de parranda" o "Quién es ese hombre que me mira y me desnuda"? Después de este tan innecesario resumen que cualquier fan de Harry Potter recuerda sin problema, los autores añaden una maravillosa lista de curiosidades que parece directamente traducida del apartado de Trivia de IMDB de cada una de las películas. Grandes detalles como actores y actrices considerados para los papeles toman repentina relevancia frente a datos y curiosidades que pueblan la obra como el significado de "no pertenecer a ningún sitio" centrado en Nick Casi Decapitado o incluso la controversia con la confirmada homosexualidad de Albus Dumbledore. Todo eso que un verdadero fan de la saga de Harry Potter quiere leer, no está aquí. Eso está más que claro.

Entre capítulos podemos encontrarnos con pequeñas interrupciones o breves apartados en los que se incluyen datos "interesantes". Un par de ellos es cierto que personalmente me sorprendieron, como el análisis de la estructura repetitiva de las obras de Rowling, pero lo cierto es que la mayor parte dejan mucho que desear. Hay un apartado de hechizos en las páginas centrales del libro que se limita a darnos una lista de los hechizos que existen en la saga, saltándose cualquier aplicación importante en la trama. Eso sí, espacio de sobra tenían para incluir verdaderas barbaridades como:

Flagrantia es «ardor» en latín. Hace que quien lo conjura pueda dibujar líneas de fuego con su varita. Hay una versión en los chinos que se llama bengala.

O, sin lugar a dudas mi favorita:

Piernas de gelatina: hace que las piernas de la víctima se sacudan sin control. Si lo mejoras y consigues que la persona encantada diga «jarl, no puedor» y «pecador», ya lo bordas.

La edición de Si yo tuviera una escoba es infinitamente mejor por dentro que por fuera. Debajo de la caricatura de la portada de Harry bien montado en su escoba y trabajado sobre el título, se encuentran una Hermione, Hagrid y Ron con un diseño realmente precario y, seamos honestos, de una calidad muy inferior a la que merecen las obras de Minotauro que anteriormente han llegado a publicar libros de tal calidad como el Vol.1 de Skyrim. El interior impreso en escala de grises sí que tiene la intención de decorar las páginas con ribetes, diseños de portadas y otra serie de elementos "mágicos" que, sin lugar a dudas, superan a la calidad del texto. De hecho, es la impecable edición interior de Minotauro lo único que aporta valor positivo a esta obra junto con esas 6 o 7 páginas de curiosidades del principio que realmente dicen algo nuevo.


Análisis de

La Insomne

Jefa de redacción y fundadora de Momoko.es

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo. Doy clase de diseño, subo vídeos a Youtube, trabajo de jefa de proyectos en @pululart y escribo artículos para @mundogamers y @gameit_es. Momoko es mi pequeño proyecto y lo quiero con todo mi corazón.


2 comentarios en este post

  1. Avatar usuario comentario
    Elena
    13 Mar 2018 Responder

    Es triste que dos cabezas pensante no puedan sacarle provecho a una saga de libros que de por sí tiene mucho potencial; mucho más potencial que las mismas peliculas (en mi humilde opinion). Bueno, es lamentable, pero nada se le puede hacer a un libro así. Gracias por compartir un analisis neutral de este libro, grupo de Momoko?

    • Avatar usuario comentario
      La Insomne
      13 Mar 2018 Responder

      Hola Elena :) Son más que dos cabezas pensantes: son potentes influencers de nuestro país. Mucha gente me ha criticado por esta reseña diciendo que atento contra el podcast cuando, en realidad, solo estoy hablando del libro de Si yo tuviera una escoba. ¡Gracias por tu apoyo y tu imparcialidad! :DDD


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *