Cargando...
Logotipo de momoko.es

Mi novio es un oso es un cómic súper tierno sobre el amor interespecies

La Insomne 0 Comentarios
Avatar del redactor La Insomne

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo....


COMPARTE:
Imágen destacada - Mi novio es un oso es un cómic súper tierno sobre el amor interespecies

Mi novio es un oso es una preciosa, cuca y dulce novela gráfica en la que Nora, una joven con una historia de fracasos amorosos, decide empezar una relación sentimental con un oso negro americano (literalmente).  

Esta reseña es 100% libre de spoilers (y lo que me ha costado). Leedla sin miedo ;) 

Imágen destacada - Mi novio es un oso es un cómic súper tierno sobre el amor interespecies

Argumento de Mi novio es un oso 

Nora tiene mala suerte con los novios. Dentro de su gran lista de fracasos amorosos se ha encontrado algunos tan dramáticos como uno que siempre usaba tirantes y otro que le escupió en la vagina. 

Un día de camping después de que el pretencioso y egocéntrico de su novio Ben la insultara por pillarla leyendo una revista de moda, Nora decide tomar la poco ecológica decisión de irse al bosque y enterrar las revistas y, ya de paso, su relación con él. La sorpresa será enorme cuando al cabo de un par de días descubre que un oso la ha seguido desde el bosque y está dispuesto a darle todo su amor. Siempre y cuando ella sea capaz de pasar por encima de los prejuicios sociales, claro. 

Sobre el mensaje subyacente y el guion de Pamela Ribon


La primera vez que lees Mi novio es un oso te preguntas si el cómic de Pamela Ribon y Cat Farris pretendía esconder una maravillosa metáfora sobre el amor interracial en la América más profunda e intolerante o si simplemente es una cucada sin más. Porque lo cierto es que el cómic, desde la página uno, es un conjunto de adorabilidad que se va solapando viñeta tras viñeta. 

Pero el guion está escrito por Pamela Ribon, la increíble autora detrás de la serie Slam! y guionista de Vaiana. Una autora que suele rodearse de temas contemporáneos, jóvenes y frescos pero que siempre trata conceptos como la libertad personal, el feminismo o el respeto y la tolerancia: tres ideas que en Mi novio es un oso están perfectamente reflejados. 

Sea o no la historia escondida de un amor interracial, lo que está claro es que todo el cómic gira alrededor del conflicto que existe entre el amor que Nora siente por su oso y lo ideal que es él para ella, frente a la opinión del resto de la sociedad. Esto queda perfectamente patente a través de la construcción de las amigas y los padres de Nora, los cuales no aprueban en absoluto una relación poco convencional y que no se plantean en ningún momento si Oso es capaz de hacerla feliz. 

De hecho, ninguna de sus dos amigas del alma representa en ningún momento un ejemplo de generosidad o compañerismo. Debra, la egocéntrica rubia que solo se preocupa por sus propias desgracias amorosas, acusa continuamente a Nora de no mantener una relación apropiada con su oso, escudándose de frases manidas, rancias e intolerantes en las que no tiene en cuenta los sentimientos de su propia amiga. Por otra parte, Carly con su visión poliamorosa de la vida, se limita a vivir desde un plano superficial planteándose simplemente que la idea de tener un “oso” como novio es algo súper cool y fácilmente instagrammeable. 

En oposición al oso, siempre complaciente y dulce que provoca pequeños desastres en la casa como una metáfora sobre los pros y los contras de cualquier relación, está Ben, el ex-novio de Nora. Un hombrecillo diseñado de forma deliberadamente patética, con comentarios machistas de manual que menosprecia continuamente a la propia Nora a la que quiere reconquistar. 

El oso, por otro lado, está increíblemente humanizado. Su carácter humano choca continuamente con su torpeza de oso, de forma que es incapaz de no destrozar el mobiliario que le rodea pero sí puede usar camisetas y trajes con corbatas. Esperaos encontrároslo en una fiesta perfectamente cómodo bebiendo cerveza pero reaccionando como un animal al sonido de una bolsa de patatas fritas al abrirse. Y es que parte del encanto del cómic, además del dibujo, es en el hecho de que nada tiene sentidol. Una relación entre un oso y una chica, no tiene sentido. Pero eso no deja de hacerlo precioso. 


Sobre la virtud de encontrarse a una misma en soledad. 

El cómic comienza con una presentación de la propia Nora y de su relación con el oso, pero rápidamente da paso al momento en el que Nora corta con Ben y debe salir adelante sin pareja. Tanto ella como su amiga Debra están obsesionadas con cumplir con el requisito social y vital que supone tener novio y hacerlo todo con él, pero poco a poco Nora irá aprendiendo a centrar sus esfuerzos en cuidarse a sí misma.

Recogidas en un puñado de viñetas, Farris y Ribon nos muestran lo necesario para no caer en una depresión y para recuperarse a sí misma en momentos de inestabilidad emocional y soledad: rodearse de amigos, minimizar el estrés en el trabajo, volver a hacer ejercicio, etc. 


El dibujo de Cat Farris y su colorimetría maravillosa 

Si algo llama la atención sobre Mi novio es un oso, es que puedes escoger prácticamente cualquier página y convertirla en un póster para tu pared. Farris realiza un magnífico trabajo al diseñar cada escena, realizando cambios de perspectiva, continuas modificaciones sobre las posturas de los personajes y escenas cómicas que continúan manteniendo el tono adorable de la acción. Nora y Oso están magníficamente diseñados y se complementan en cada viñeta. Mientras Oso se comporta como un animal de su propia especie, sacudiéndose la espuma de la ducha o hundiendo la zarpa entera en su boca, Nora se mueve como una joven ligera y a ratos hiperactiva con grandes gestos que contribuyen a darle ese toque humorístico tan particular de la obra. 

Al mismo tiempo, Farris realiza un gran esfuerzo a la hora de reconstruir la casa de Nora y dotarla de credibilidad (puedes encontrarte sujetadores tirados por el suelo y marcas de zarpas y garras por todas partes, además de bañeras llenas de pelos de oso) y cubrirlo todo ello con un color plano y ligeramente mate que recuerda al de Giant Days y que le sienta genuinamente bien. 

Incluso en ciertas páginas llena a deformar por completo el dibujo para demostrar que la protagonista está borracha, cambiando el estilo de dibujo cartoon con claras influencias del manga japonés a uno cubista. 

La colorimetría del cómic rebasa cada página con la apariencia de un mostrador de preciosos cupcakes que, a pesar de usar una paleta de colores primarios, los desatura ligeramente de forma que la escena nunca parece estridente y le rebaja un punto el tono cómico a la obra. Y a pesar de ello, la experiencia de Farris recreando situaciones de la vida diaria y emociones se hace patente a la hora de teñir las viñetas de azul en momentos de depresión o darle a las escenas preciosas con el oso una capa de rosas. 

Mi opinión sobre Mi novio es un oso 

Mi novio es un oso es uno de esos cómics extraños y bizarros que coges con tus manos sin saber muy bien qué esperar. Su argumento se balancea sobre una cuerda floja y hay mil razones por las que la obra podría no funcionar: si la relación fuera abiertamente sexual, si Oso estuviera demasiado humanizado, si el dibujo fuera ligeramente más realista o más cartoon, si la edición no pareciese un trabajo cuidado e impecable. 

Sin embargo, como en una complicada receta de un pastel, el cómic ha salido de maravilla. La relación entre Nora y Oso, aunque extrapolable a la vida personal de cada uno, se deja disfrutar por encima. Cada viñeta tiene un pequeño secreto escondido esperando a que encuentres el resultado de la convivencia entre Nora y su oso, el cual se nos muestra como una maravillosa alternativa amorosa a los despreciables humanos que rodean a la protagonista. 

Y es que a pesar de ser un cómic sobre “chica conoce oso”, muchas de las escenas que ella vive son fácilmente reconocibles en nuestro día a día: el curro de mierda, engordar sin poder evitarlo, las amigas tóxicas y el ex-novio imbécil que se cree el mayor fucker de la vida. 

Y de pronto te encuentras a ti misma cuando has terminado de leer el cómic, con los ojos llenos de lágrimas y el corazón saltándote en el pecho de alegría. Y es en ese instante cuando miras a tu pareja y descubres que tú ya has encontrado a tu oso, y todo vuelve a tener sentido por un momentito. 


Avatar del redactor La Insomne

La Insomne

Jefa de redacción y fundadora de Momoko.es

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo. Doy clase de diseño, subo vídeos a Youtube, trabajo de jefa de proyectos en @pululart y escribo artículos para @mundogamers y @gameit_es. Momoko es mi pequeño proyecto y lo quiero con todo mi corazón.


0 comentarios en este post


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *

LIBRO

7

Portada libro - Mi novio es un oso
Nora tiene mala suerte con los hombres. Cuando conoce a un oso (uno de verdad) durante un paseo por las colinas de los +Angeles, resulta ser el mejor compañero que ha tenido nunca! Es considerado, es dulce y cuida de ella. Pero es un oso, así que ganar se a sus amigos y familia no es fácil... Y eso sin mencionar que tiene que hibernar durante el invierno. ¿Podrá el amor verdadero con todo?
Amazon