Cargando...
Logotipo de momoko.es

Con la comida sí se juega, el libro de cocina ideal para los peques

Mel beta 0 Comentarios
Avatar del redactor Mel beta

Lectora de romántica empedernida y beta por casualidad. Pondré los...


COMPARTE:
Imágen destacada - Con la comida sí se juega, el libro de cocina ideal para los peques

Si tienes peques en casa, seguro que has oído más de una vez eso de “¿Te puedo ayudar?” cuando te dispones a cocinar algo. Especialmente, si lo que vas a cocinar es algo dulce o que les gusta mucho. En varias de esas ocasiones habrás pensado que lo harías antes sin su “ayuda” y te habrás acordado de la famosa frase “con la comida no se juega”. Pero Sandra Mangas le da la vuelta a esa frase y a esa idea para mostrarnos una recopilación de recetas para que los niños y niñas las lleven a cabo de manera independiente y dónde los adultos nos convertimos, si nos dejan, en sus pinches de cocina. Y al contrario de lo que podría parecer, ofrece una variedad de recetas diversas donde la verdura y la fruta (las bestias negras de la alimentación infantil) también están presentes. 

Sobre Sandra Mangas, bloguera reconocida

Sandra Mangas es madre, profesora y una bloggera reconocida en el mundo de la cocina y la repostería. Lanzó su blog La receta de la felicidad, que desembocó en la publicación del libro de recetas con el mismo nombre. Además, ha publicado también Happy Cupcakes, Polos y helados y Chocolate, además de Con la comida sí se juega.

Imágen destacada - Con la comida sí se juega, el libro de cocina ideal para los peques

Por su trabajo en este campo ha recibido los premios Gourmand Book Awards Best in the World 2014 (2nd Best Blog en la final internacional en Beijing), el Premio Bitácoras 2012 al mejor blog gastronómico y el Premio Blogueros Cocineros 2012 de Canal Cocina. 

Yo lo que quiero es cocinar

Nada más abrir el libro, Sandra Mangas nos lo deja claro: Si eres una persona grande… Lo siento, pero este libro no es para ti. La autora ha escrito un libro claramente dirigido al público infantil y pretende que ellos sean los protagonistas de sus propias elaboraciones. Dependiendo de la edad del niño o la niña, puede que necesiten nuestra ayuda, pero siempre como simples colaboradores. Ese es el espíritu de este libro. Que los peques tomen contacto con la cocina de una manera divertida e independiente, donde podrán medir sus propias capacidades. Así que, prohibido el paso a mayores de 12 años (que lo podéis mirar y eso si se lo vais a regalar, pero para cocinar… No-no. Adultos fuera).

En los textos introductorios, constantemente se dirige a ellos, remarcando que el libro no es para adultos y haciendo bromas al respecto. De manera sencilla y con dosis justas de humor, habla de manera directa y busca la complicidad de quien lo lee, dando a los peques la responsabilidad de ofrecer una dieta variada a los adultos.

Para completar el libro con buena información, incluye un glosario sobre técnicas de cocina (Palabrejas raras), herramientas imprescindibles, advertencias sobre dificultad o necesidad de supervisión de un adulto y las Reglas del buen cocinero, donde hace hincapié en la higiene y la limpieza.

19 recetas variadas

El libro incluye 19 recetas, tanto de platos principales como de postres. Sandra nos ofrece una variedad donde es importante lo que se come, pero también lo que se ve. Porque todos, peques y mayores, comemos también con los ojos. Así, elaboraciones sencillas pero con presentaciones atractivas, ayudarán a que el proceso de elaborarlo sea divertido y que alimentos como las frutas y las verduras se vayan incluyendo en la dieta de una manera más atractiva.

Las recetas están clasificadas según su dificultad y contienen la información necesaria para que se puedan llevar a cabo de manera semi-autónoma. Además, aporta trucos, sugerencias de presentación o variaciones sobre la receta. También son interesantes las viñetas de ¿Sabías que…, Idea o Trucos incluidas en algunas recetas, donde la autora da consejos y pistas sobre ingredientes o utensilios adecuados para cada elaboración. 

Interior divertido y colorido

La presentación, colorida y con grandes fotos e ilustraciones hacen que llame la atención y sea fácil de identificar y seguir. La información es clara y sencilla, está visualmente bien distribuida, con amplios espacios en blanco que aportan mucho aire al diseño. Además, en la parte final incluye plantillas que podrán utilizar para dar forma a las distintas creaciones que se plantean y que el resultado sea, además de rico, bonito y atrayente. Así, la información es visual en muchos casos, como la dificultad de una receta, que la marca una escala de cucharas del 1 al 3. 

La experiencia de nuestra pequeña cocinillas

En casa ya hemos realizado varias de las recetas que propone Sandra en este libro y aunque el resultado a veces haya sido regulero (claramente por las habilidades, o falta de ellas, de las cocineras, y sí, me incluyo aquí) nos ha proporcionado ratos divertido en familia y, en nuestro caso, ha aportado a la niña la satisfacción de poder empezar a trastear en la cocina y elaborar cosas que luego va a disfrutar comiendo. Además, hemos podido llevar sus creaciones a reuniones familiares, donde ha presentado sus postres con mucha satisfacción. Fieles a nuestro gusto por el dulce, realizamos los Huesitos caseros (receta muy fácil y que no tiene nada que envidiar a los comprados) y la macedonia en cuencos de chocolate (la diversión inflando, chocolateando y explotando globos, no tiene precio). Pronto buscaremos hueco para los perritos de maíz, las empanadillas de pescado y los ositos de goma. 

Hay que ampliar horizontes más allá del dulce y por eso mismo este libro está muy bien, ya que los libros de cocina dirigidos al público infantil, se centran muchas veces en recetas dulces, en lo que les gusta comer sin discusión. Y en Con la comida sí se juega, Mangas introduce de manera muy efectiva otras recetas que, a priori, no resultan tan atractivas a los peques. Una crema de guisantes no sería la primera opción para comer, pero si va acompañada de galletas de queso con forma de dinosaurios...

Su primer libro de cocina 

Si tienes peques en casa, o sobrinas, sobrinos, nietas, nietos, peques de amigos/as… Y quieres pasar un rato divertido mientras aprenden a cocinar, Con la comida sí se juega es un libro ideal para empezar, para que cojan el gustillo y adquieran confianza. Y si el resultado de una receta no queda todo lo bien que debiera, tendréis excusa para repetir y repetir, hasta lograr la excelencia (y llenar el estómago por el camino, claro está).


Avatar del redactor Mel beta

Mel beta

Redactora

Lectora de romántica empedernida y beta por casualidad. Pondré los pies en el suelo cuando llegue a FIN.


0 comentarios en este post


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *

LIBRO

7

Portada libro - Con la comida sí se juega
20 sencillas recetas con resultados muy vistosos que harán más especiales las fiestas y celebraciones infantiles. Ideales para que los niños aprendan a cocinar y se diviertan con sus padres mientras lo hacen, porque... ¡en la cocina Sí se juega!
Amazon