Loading image for momoko.es
Novela negra
Imágen destacada - El infierno de Dante

7

Título: El infierno de Dante
Autor: Javier Aparicio
Nº de páginas: 735
Año de publicación: 2017
Año de edición: 2017

El infierno de Dante

Análisis de La Insomne Género Novela negra Editorial Éride Ediciones

Análisis de El infierno de Dante, de Javier Aparicio

Hoy en Momoko os traemos la reseña del último libro de la saga de Javier Aparicio que tiene al abogado Dante Oliver como protagonista. También forman parte de esta colección de libros los títulos El silencio del asesino (2014) y El eco de un disparo (2015).

Esta novela, publicada el 30 de septiembre de 2017, nos adentra en una nueva aventura del carismático abogado. En esta ocasión, Oliver se da de bruces con la Iglesia, aceptando un caso de asesinato que involucra a un sacerdote. Aunque en apariencia la solución del caso está más que clara, nada es lo que parece en un principio.

Éride Ediciones es la editorial que ha publicado este libro que analizamos hoy. Asimismo, también han salido a la luz gracias a este sello editorial las dos novelas anteriores de la saga de libros del famoso abogado.

Sinopsis de El infierno de Dante

El letrado Dante Oliver está tocado emocionalmente después de la resolución de su último caso. El famoso abogado se refugia en la casa de recreo de una mujer a la que consiguió un divorcio ventajoso: Anne Linker. Aquí nuestro protagonista goza de la paz que tanto necesita, alejado de todo y de todos, con el teléfono desconectado y en compañía de su perro Caifás.

Un día, sin previo aviso, se presenta en la casa un religioso que quiere proponerle un nuevo caso al letrado. Aunque este se resiste en un primer momento, una vez lee el informe del suceso, no puede negarse. Un cura, el padre Lisardo, ha sido acusado de matar a un niño de tan solo diez años. Lo que resulta especialmente escabroso en el asunto es la forma en que le arrebataron la vida al pequeño: crucificándolo como si se tratara del mismo Jesucristo sobre una cruz, hasta morir desangrado.

Todas las pruebas parecen apuntar desde un principio al padre Lisardo Arrién, que permanece en prisión sin abrir la boca. Por si esto no fuera poco, la defensa de Dante se complica todavía más cuando los agentes encuentran la cámara de fotos del párroco. Las autoridades descubren gran cantidad de material gráfico que pone en entredicho la inocencia del padre, pero no todo es como puede parecer a simple vista. 


Sobre Javier Aparicio Moliné, autor de El infierno de Dante

Javier Aparicio, el autor de esta novela, comparte profesión con el protagonista de su saga de libros. Este abogado madrileño nació en el año 1967, y ya cuenta con unos cuantos títulos a su espalda de temáticas muy diversas. Además de la serie de libros sobre el abogado Dante Oliver, Aparicio ha publicado otras obras como Los amores desordenados y El premio, un libro formado por un conjunto de relatos breves entre los que se incluyen Muerto al llegar y El Naufragio.

El escritor se hizo con el Primer Premio en el Concurso Literario de Relatos Cortos Villa de Colmenarejo en el año 2003. El autor obtuvo el Premio con el relato Muerto al llegar, del que hemos hablado anteriormente. Además, Aparicio también logró el Segundo Premio en el XVII Concurso de Relatos Cortos Juan Martín Sauras de Andorra, en el año 2012 con su relato El Naufragio

Análisis de El infierno de Dante

Esta obra es la tercera de la saga de libros del abogado Dante Oliver, de Javier Aparicio. Sin embargo, esto no ha supuesto ningún problema a la hora de disfrutar de la obra. La información que nos proporciona el autor desde el principio es la justa y necesaria para seguir la trama sin problemas, sin necesidad de encadenar recuerdos. Los dos libros de los casos anteriores no son necesarios para seguir la trama de El infierno de Dante, aunque somos conscientes de que la lectura ordenada de los mismos conseguirá que desde un primer momento el lector se sitúe en la historia. 

El libro está escrito en primera persona, por lo que conocemos de primera mano los pensamientos y el razonamiento del protagonista, el abogado Dante Oliver. Este narrador nos sirve de guía también para encajar las piezas del pasado que toman parte en el nuevo caso del protagonista.

El punto fuerte del libro, a nuestro parecer, es el propio protagonista. La ironía de Dante, su escepticismo y cinismo con todo lo tocante a la Iglesia nos aporta detalles acerca de s personalidad. Las circunstancias que ha vivido el abogado, acaba de perder a su hija y a la mujer de su vida recientemente, nos ayuda a comprender mejor su actitud inicial en la historia. Dante se nos presenta como un hombre abatido, desencantado y que casi podríamos decir que se mueve por inercia, aunque sigue disfrutando de los pequeños placeres de la vida.

Confirmadas mis sospechas sobre la etérea eternidad del original “Elvis la Pelvis”, opté por despedirme del otro Elvis, mucho más corpóreo éste, el cual, dado el evidente sobrepeso del que hacía gala, necesitaría, a no mucho tardar, unas férreas prótesis de cadera para soportar tanto exceso de aforo calórico.

La personalidad de cada uno de los personajes de la trama está perfectamente construida y se diferencian sin problema del resto de actores de la escena. Además, hay muchas subtramas que apoyan la historia principal y que consiguen que el lector no pierda detalle de lo que sucede: la verdadera identidad de Damián, la relación de pareja de Keila, la historia de amor/odio entre Dante y Miranda, etc. Tenemos que decir que nuestro personaje favorito es el padre Damián, ese hombre jorobado y disperso que recuerda un poco a Quasimodo. Es el más pintoresco de todos los que toman parte en El infierno de Dante y el que más nos ha llamado la atención, sin duda.

La edición de la obra es especialmente buena, no hemos encontrado ningún tipo de errata en el texto. La redacción es otro de los puntos a destacar del libro, que permite una lectura fluida. Al principio del libro quizás nos encontramos con frases un poco extensas, que se recrean en comparaciones y metáforas, pero confesamos que la lectura es ligera y atrapa desde el inicio.

-La verdad, don Zacarías, yo siempre pensé que en la vida de cada uno, como en su muerte, debe haber momentos en los que se prefiere estar solo o, por lo menos, bien acompañado. Pero no todos lo entienden, y por eso hay demasiadas personas, sin nada que hacer, que acuden a los entierros ajenos sin haber sido invitados siquiera – filosofé.

La acción se encuadra en el pueblo en el que reside Dante Oliver, en el que se encuentra la casa de recreo de Anne Linker. A pesar de tratarse de una ciudad costera pequeña, esto añade un poco de claustrofobia incluso a la historia. El que todos los personajes se conozcan, que se trate de un ambiente reducido a los pocos habitantes de siempre, hace que pocos detalles se mantengan en secreto.

Nuestra opinión sobre El infierno de Dante

Uno de los detalles que más nos ha gustado es que, a pesar de que el caso que se trata en ña novela es bastante truculento, el autor en ningún momento busca la morbosidad, ni se recrea en los detalles. De hecho, muchas de las píldoras de información que se aportan sobre el caso son, en realidad, insinuaciones, sin deshacerse en descripciones escabrosas.

Podemos considerar a Javier Aparicio como un temerario, o como un valiente, a la hora de tocar el tema de la Iglesia en la trama principal de su novela, especialmente relacionándolo con el abuso infantil. Sin embargo, es el propio Aparicio, a través de su personaje protagonista, el que resuelve la historia sin caer en el tópico, sin dar por buena la opción que parece la única posible en un principio.

A pesar de todo, el propio Dante se cuestiona la inocencia de su cliente. Esto es comprensible, ya que Lisardo no suelta prenda y todo apunta a declararlo como culpable. Nos ha gustado en especial el hecho de que Dante no caiga en la opción más típica, que siempre busque la explicación real, como un buen investigador.

El ritmo del libro engancha desde la primera página, cuando queremos saber quién es Dante y qué le ha ocurrido para retirarse de su vida profesional. El susodicho tarda un poco en salir a escena, pero su cinismo hace que el lector sonría en más de una ocasión con sus ocurrencias y con sus comparaciones tan específicas. De hecho, son numerosas las metáforas y los símiles que emplea el protagonista para describir las situaciones y personas que lo rodean.

Hay un detalle que el escritor consigue a la perfección, y es la desesperación que sentimos cuando los testigos dan rodeos en sus declaraciones. Incluso a veces nos sorprendemos con la poca cantidad de información que es capaz de sonsacar Dante a algunos testigos, especialmente a Damián.

Este hermetismo del personaje hace que por momentos el lector se sienta un poco frustrado al comprobar que no avanza la investigación y que, por mucho que se le interrogue o se le pregunte acerca de lo sucedido.

El peso de la acción reside, sin ninguna duda, en los diálogos. Las conversaciones del abogado con los testigos y demás personas involucradas con el caso son las que hacen que la trama avance. Esto agiliza enormemente la lectura del libro, que, a pesar de su extensión, en ningún momento se vuelve pesado.

La edición de la novela nos ha parecido uno de los puntos fuertes de esta publicación. El infierno de Dante es una novela extensa (cuenta con más de 700 páginas), pero en ningún momento se hace difícil la lectura. Las tapas son bastante resistentes y gruesas a pesar de tratarse de una edición de tapa blanda, y el papel es consistente. 

Conclusión sobre El infierno de Dante

Como ya habéis podido comprobar por nuestra puntuación de la obra, así como por el análisis que hemos hecho de la misma, en líneas generales la novela nos ha enganchado. Uno de los puntos que más valoramos, como ya hemos comentado, es el hecho de que no es necesario haberse leído las dos entregas anteriores de la saga para seguir la trama. Sí es cierto que al principio podemos pensar que van a quedar cabos sueltos en la historia, al no conocer parte de la información del personaje, pero los recuerdos y los diálogos son un enorme apoyo para el lector que no conoce la backstory del protagonista.

Recomendamos este libro especialmente a aquellos lectores que disfrutan con las historias de intriga y novela negra. El ritmo de El infierno de Dante engancha desde un principio y no decae hasta el final. Las salidas de tono del protagonista, el trasfondo del caso principal, así como las tramas más ligeras del resto de personajes son la combinación perfecta para una lectura entretenida.

Como ya hemos dicho, estamos convencidos de que leer esta saga de forma ordenada seguro que consigue que disfrutemos más de la historia y podamos tener otra dimensión de la trama más completa.




Análisis de

La Insomne

Jefa de redacción y fundadora de Momoko.es

Escritora consumada, concept artist en ciernes y adicta al trabajo. Doy clase de diseño, subo vídeos a Youtube, trabajo de jefa de proyectos en @pululart y escribo artículos para @mundogamers y @gameit_es. Momoko es mi pequeño proyecto y lo quiero con todo mi corazón.


0 comentarios en este post


¿Te gustaría compartir lo que piensas?

No te preocupes, no publicaremos tu correo electrónico *