The Dresden Files, análisis de la saga de Harry Dresden, de Jim Butcher
The Dresden Files, análisis de la saga de Harry Dresden, de Jim Butcher

The Dresden Files, análisis de la saga de Harry Dresden, de Jim Butcher

Año de publicación: 2006-actualidad
Número de páginas:
8

The Dresden Files, de Jim Butcher, continúa su publicación con Renegado. Damos un repaso a la saga de Dresden, un Harry Potter adulto y detective en Chicago

Tras estar a punto de desaparecer con el cierre de la línea por parte de La Factoría de Ideas, The Dresden Files, la Saga de Harry Dresden, vuelve a gozar de buena salud gracias al compromiso de la editorial Nosolorol, que en primavera de este año 2017 recuperaba la mítica figura del mago de Chicago con su undécimo episodio: Renegado. Ningún momento como el ahora para darle un repaso a la colección y su particular universo mágico.

Jim Butcher, el autor tras The Dresden Files

Jim Butcher es uno de esos autores que creen en su propio trabajo, un aficionado al género que se reconvierte en autor pero no reniega de su vocación lectora y su gusto por las obras que inspiran de forma perenne sus propias novelas y que él mismo reconoce en nombres como J.R.R. Tolkien, Lloyd Alexander o C. S. Lewis.

Nacido en Independence, Missouri, en 1971, Butcher tuvo desde muy pequeño contacto con la fantasía y la ciencia ficción gracias a su hermana, que le puso en contacto con El Señor de los Anillos y con Las Aventuras de Han Solo, de Brian Daley. Todo esto crearía un excelente caldo de cultivo del que el propio Tolkien nos hablaba y que llevarían a Butcher a crear e intentar publicar sus primeras obras.

Tras dos años enviando manuscritos a diversas editoriales, Butcher termina por entrar en los circuitos de convenciones, siempre cargado con sus muestras de trabajo, hasta que finalmente consigue dar con su primera agente literario, Ricia Mainhardt, con quien comienza a trabajar a un ritmo cercano al del inigualable Stephen King, creando varias novelas, relatos e incluso una novela de Spider-Man.

En la actualidad, se le conoce por escribir sagas literarias como Códex Alera, publicada actualmente en España por RBA; Cinder Spires, una serie de corte steampunk que aún no ha visto la luz en nuestro país, y The Dresden Files, publicadas por La Factoría de Ideas y actualmente por Nosolorol Ediciones. Como dato curioso, The Dresden Files cuenta también con una colección de cómics, un juego de rol de papel y dados, y una serie de televisión de una única temporada producida por Nicolas Cage que adapta las novelas de Butcher de forma muy diferente a lo que podemos leer en sus libros.

 

The Dresden Files, un argumento televisivo

Harry Dresden es el único mago que aparece en el listín telefónico de Chicago. Un mago real que trabaja de detective y ayuda a la gente a encontrar cosas perdidas y defenderse de lo desconocido en su tiempo libre. El resto del tiempo, Dresden trabaja como consejero de la policía de Chicago, investigando aquellos crímenes que escapan a la razón y a lo naturalmente posible. Hadas, vampiros, fantasmas, hombres lobo, necrófagos y por supuesto magos, de todos los colores y sabores, conforman el submundo en el que Harry Dresden se mueve, esa ‘otra cara’ de la ciudad.

 

Análisis de The Dresden Files

The Dresden Files, la saga de Harry Dresden es una de las series de literatura fantástica-actual más interesantes de la actualidad. Con una narrativa directa en primera persona de la boca del propio Harry Dresden, Jim Butcher juega con la delgada frontera entre la novela y el serial televisivo y nos ofrece una serie de novelas a caballo entre la literatura de suspense, el género policíaco y las series de detectives. Todo ello con un alto componente de fantasía ficción que toma un poco de todos los acerbos mitológicos para dar como resultado un rico bestiario que podría rivalizar con el de la serie ‘Supernatural’, de Eric Kripke.

El Chicago en el que Harry Dresden pugna por sobrevivir está plagado de hadas, vampiros, hombres lobo, fantasmas, trolls, ogros, demonios, caballeros templarios, dragones, hechiceros, magos, brujos y un sinfín de criaturas místicas, pero lejos de ser simples objetos que justifiquen la acción, estos seres siguen sus propias normas y reglas estableciéndose en complejas sociedades que dan profundidad al rico universo en el que se mueve  Dresden y del que somos testigos de primera mano gracias a la pluma fresca y directa del bueno de Jim Butcher.

Desde el primer libro, Tormenta, hasta lo últimos, Un Pequeño Favor y Renegado, Butcher nos presenta a una serie de criaturas perfectamente establecidas en complejas sociedades, cada uno con sus propias luchas internas y duelos de poder. Desde las tres cortes de vampiros, que a muchos nos harán pensar en el juego de rol ‘Vampiros, La Mascarada’ de White Wolf, hasta el confuso mundo feérico de las hadas, con sus reinas, reyes y caballeros, todo en The Dresden Files está cuidado al milímetro para dar como resultado un mundo que huele a realidad gracias a su escenario común, el Chicago actual, y lo bien establecida que está esa otra parte, ese submundo esotérico del que poco a poco vamos conociendo su naturaleza gracias a las palabras y comentarios de Harry Dresden.

Pero no sólo las criaturas están establecidas en sociedades y estamentos: el propio Harry Dresden se debe al Concilio de Magos, un consejo que dicta las leyes de la magia y que forma parte de los acuerdos unseelie, que atan a todas las criaturas mágicas. Es por culpa de este consejo que nos encontramos al principio con un Harry atado de pies y manos por culpa de su oscuro pasado, un pasado que le obligó a usar la magia para matar, un pecado a ojos del Concilio y que generalmente se castiga con la muerte. Según avanzamos por las diversas novelas de The Dresden Files vamos conociendo más de la oscura historia y los motivos de Harry, su dura infancia, su adolescencia y los motivos que le llevaron a  ser la persona que es.

Y es que, si algo brilla especialmente en The Dresden Files, más allá de todo ese asunto de brujas y vampiros, es la coherencia de una gran historia que se divide en novelas que pueden leerse perfectamente de forma independiente. Siguiendo la tradición de Sir Arthur Conan Doyle y de las series de televisión policíacas actuales, cada novela es un caso cerrado al que se le unen pequeñas pistas y subhistorias que van configurando el perfil de Harry Dresden, de su infancia y del mundo que le rodea. Un mundo en constante evolución y que cambia según van sucediendo diversos acontecimientos que hacen avanzar la historia de forma gratificante para el lector.

Finalmente tenemos a los personajes, amigos, enemigos, rivales y alguna que otra sorpresa, unos personajes perfectamente trazados y que siempre tienen esa motivación necesaria para actuar cómo lo hacen según va avanzando la historia.  Alianzas con antiguos enemigos, nuevos pactos, traiciones… The Dresden Files usa el efecto Darth Vader en más de una ocasión, pero lejos de esa pereza de otros autores de justificar el bien o el mal de sus personajes, a George Martin me remito, Butcher justifica en todo momento la presencia de sus personajes y su forma de actuar, poniendo en ocasiones a Harry en un papel comprometido al enfrentarse a la razón de un enemigo malvado y comprender sus motivaciones. Por si esto fuera poco, Butcher se las arregla para presentarnos a un personaje caballeroso, chapado a la antigua, con una debilidad obsesiva por proteger a la mujer. Un marco al que podríamos llamar machista pero que, sin embargo, se rompe con la presencia de potentes personajes femeninos más fuertes que el propio Dresden. Personajes femeninos que dirigen facciones, investigan a su lado, se juegan la vida por conseguir una noticia o juegan con los principios anticuados del protagonista para lograr sus fines.

 

Nuestra opinión de The Dresden Files

Pocos, muy pocos son los autores que a día de hoy consiguen arrancarme una sonrisa o una lágrima y tenerme atado a la cama, con los ojos enrojecidos, dejando pasar el necesario tiempo de descanso a cambio de saber qué pasará en la próxima página. Jim Butcher lo consigue de sobra con The Dresden Files, una colección de novelas que rompen todo lo que suelen ser las bases del género y que ocultan tras ese toque desenfadado y tontorrón de su protagonista, Harry Dresden, un profundo trabajo de documentación e investigación que lejos de hacer la novela un ente pesado la convierten en una grata experiencia en la que los toques de ficción vienen perfectamente pintados de realidad y de mágica coherencia.

La prosa de Butcher es sencilla y directa, con grandes momentos en boca de su personaje y con ese sabor a peli en blanco y negro protagonizada por Humphrey Bogart y Rita Hayworth, que consiguen ganarse el cariño y la amistad del lector gracias a sus constantes chistes que ocultan un carácter fuerte y una infancia desgraciada. La dureza del submundo de Chicago es transmitida al lector por los ojos endurecidos y a su vez sensibles de Dresden, pero no faltan en sus novelas los momentos de relax, las bromas, los personajes secundarios perfectamente trazados y los giros de guión que dan una variedad y una frescura a la saga que hace que, a pesar de tener ya 11 libros publicados en nuestro país, siga siendo algo original y diferente en cada nueva entrega.

Por último, el papel de la mujer está muy bien integrado en las novelas, mujeres modernas, fuertes, poderosas, todo un contrapunto a la mentalidad medieval de Dresden, y que sirve de base para muchas de las situaciones que se suceden en sus novelas y que van dando como resultado la aparición de nuevos personajes y de nuevas relaciones entre los personajes ya existentes. El resultado final es una saga sólida, potente, que sabe tratar elementos como la acción, el amor, el sexo, la amistad y la traición sin ensañarse con ellos y mostrándolos con una elegancia y una forma de narrar que muy pocos autores logran a día de hoy ante la ausencia de Terry Pratchett y entre los que apenas me atrevería a mencionar a Christopher Moore en sus primeros tiempos, Andrzej Sapkowski, Dmitry Glukhovsky, o al gran John Scalzi.

Resumiendo, The Dresden Files es una saga sorprendente, bien escrita, con un toque televisivo que quizá le reste profundidad intelectual para el más gafapasta pero que no deja de incluir grandes aciertos, una prosa amable y un mundo cambiante y maravilloso que no deja de sorprender a cada página que pasas. Si lo que buscas es una lectura amena y diferente a los clásicos del género, sin duda deberías darle una oportunidad a los primeros libros. Es posible que te pase como a mí y que The Dresden Files te enganche para no soltarte jamás.

 

¡Nos leemos!

Like Love Haha Wow Sad Angry
Like
72

Análisis de Ganga bruta el imperio del crimen, de Alfredo de Braganza

12 septiembre, 2017

Con tu música o con la mía es una novela fresca y divertida de Jen Klein

12 septiembre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *