Prométeme que serás libre, reseña
Prométeme que serás libre, reseña

Prométeme que serás libre, reseña

Año de publicación: 2011
Número de páginas: 768
Editorial: Temas de hoy
8

Joan Serra es un joven que vive fascinado por la figura de su padre en un pequeño puerto pesquero. Pero su vida cambiará para siempre cuando un grupo de piratas llegan a su pueblo, asesinan a su familia y se llevan a su madre y a su hermana cautivas como esclavas. Ahora Joan tendrá que conseguir abrirse paso sin dinero, solo y desamparado en la ciudad medieval de Barcelona.

Como número 1 de nuestro reto de 50 libros en un año hemos escogido la obra de Jorge Molist: Prométeme que serás libre.  Este libro, profundamente documentado, sólido y con un aroma a histórico, nos ha recordado a la época dorada de la novela histórica en España.

A pesar de sus 768 páginas y su edición enorme de tapa dura, la narrativa de Molist va al grano. Excepto en momentos muy puntuales (como el amor y el romance de Orlando y Angelica / Joan y Anna), no se para en ningún momento a desgranarnos los sentimientos y las emociones de los personajes, sus dudas o sus inquietudes. Su atención se centra en la acción, en narrar los sucesos y los momentos que acompañan a Joan Serra desde que es un niño desvalido hasta un hombre que toma el destino con sus propias manos.

Pero no nos adelantemos a los acontecimientos, hablemos primero del argumento.

El argumento de prométeme que serás libre

Una mañana cualquiera de 1484 en un pueblecito de Cataluña, Llafranc, Joan ve espantado cómo un grupo de piratas sarracenos asaltan la costa y asesinan a su padre. Desesperado, lloroso y sin poder defenderse, se esconde con su hermano Gabriel mientras asiste a la injusticia que acaba de derramarse sobre su vida: su madre y su hermana son cautivas de los piratas, al igual que otras mujeres de la zona, a las que se llevan como esclavas. Joan todavía es muy pequeño y sólo tiene doce años. No hay nada que pueda hacer. Pero la promesa que le hizo a su padre antes de que este muriese se ha gravado a fuego en su alma.

“Prométeme que serás libre”. 

Pero las cosas no son tan fáciles para los dos niños. Rechazados por el protector del pueblo y por la iglesia, huérfanos y sin ningún sitio al que ir, acaban sirviendo en un monasterio de frailes en Barcelona. Allí Joan sentirá la rabia inundarle por dentro y forjar su carácter mientras trabaja como aprendiz en la casa de unos famosos libreros. Y poco podía él llegar a imaginarse acerca de todo lo que tenía por aprender y son muchas las amenazas y los peligros que se ciernen sobre él y su hermano: la inquisición, el hambre, los matones, los aprovechados o incluso los pederastas.

Desesperado, buscará una forma de volverse rico y fuerte, encontrar a los piratas que raptaron a su madre y a su hermana y salvarlas. Aunque ello le cueste la vida.

 

Prométeme que serás libre: opinión

Prométeme que serás libre es una novela histórica al uso: el camino del héroe  se ve claramente plasmado en las desventuras y los problemas que sufre continuamente Joan Serra. Sin embargo, tiene algo novedoso: por un lado la gran documentación que lleva la obra detrás y que se nota en sus pormenorizadas descripciones de las naves de combate, de los personajes históricos o incluso de la filosofía de la época. Cuando leemos la fascinación del niño por ciertas obras y títulos o simplemente su dificultad para comunicarse con gente de Castilla ya que él no conoce otra lengua que la catalana, nos damos cuenta de la magnitud de estudio de la época ante la que nos encontramos. Pero hay otra parte que realmente me impactó al leer la obra: la poderosa, valiente y descarnada crueldad de un libro lleno de matices. 

Joan Serra no es un héroe al tipo. De hecho, la mitad de las veces podríamos decir que se comporta como un irreflexivo niñato. No ha tenido una figura paterna en su adolescencia y eso se nota en sus ataques de vanidad, en su arrogancia o en su ineptitud para participar de una forma exitosa en sus juegos de política. La crueldad y la tiranía se ven reflejadas en cada pequeña historia (como la de Carles o la de Abdalá) y Joan no siempre reacciona de la manera que todos consideraríamos “políticamente correcta” para nuestra época. A temporadas es racista, malvado, cruel, estúpido y muchas veces perezoso y malvado. Y otra es bueno, generoso y realmente tierno.

Episodios como los que ocurren con Félix, el matón en la fuente (no doy más detalles para no caer en el peligro de los spoilers 😉 realmente son muy osados a la hora de escribir una novela contemporánea como esta.

El libro cuenta con diversos personajes magistralmente perfilados y cada uno es completamente diferente de los otros. Vilamarí es cruel, reservado y militarmente muy inteligente; los Corró son duros pero justos; Abdalá es dulce y poético y cuando habla, nos recuerda el olor de las flores de naranjo y de la canela y Anna es una mujer reservada, miedosa y en ocasiones extremadamente frígida. Y cada uno tiene una forma de comportarse en el inestable contexto político que viven. Cada uno reacciona, habla y aconseja a Joan de la manera que ellos consideran más apropiada. Y en una novela de casi 800 páginas que tiene tal cantidad de personajes, el hecho de ser capaz de crear una personalidad para cada uno de los personajes, especialmente aquellos con un trasfondo histórico, es realmente algo a valorar.

Los comerciantes inventaron los números para contar el ganado. Las letras las crearon los sacerdotes para hablar de Dios. Por eso la escritura es sagrada. La revelación divina se convirtió en signos para transmitirla generación tras generación y plasmarla en libros sagrados. Así nació la escritura, que es el arte de los sacerdotes. Y cuando me esfuerzo en dibujar letras perfectas estoy rezando, trato de someter mis vicios, hablo con el Señor y Él me habla a mí. (Abdalá – Pag. 191)

La obra también hace un profundo análisis y recorrido de las reglas políticas y militares del momento: desde el ascenso de los Borgia a la inestable situación social en Roma. Habla del proceso de la fabricación de los libros, del trabajo de la creación de cada manuscrito y de la importancia de cada gremio. Además, toca el tema de la Inquisición de una forma ligera pero contundente, al igual que otros asuntos políticos de la época que Joan no debería conocer debido a su edad pero que el autor estudia por encima para sentarnos en un contexto o un setting maravilloso.

Uno de los detalles específicos que más nos impresionaron es cuando describe el porcentaje de derechos sobre el botín que tienen las diferentes galeras de Vilamarí dependiendo de la participación en combate. O el hecho de que los galeotes prácticamente sean invisibles a ojos de los hombres libres.

Algunos detalles interesantes de la obra incluyen el título: Prométeme está escrito con una tipografía caligráfica que recuerda a la letra escrita a mano; “que serás libre” va directamente con una fuente sólida y firme de imprenta. De esta forma el autor quería mostrar el paso del tiempo y del trabajo de Joan a lo largo de la novela: de escribano caligráfico a la imprenta.

La estructura de los capítulos es también milimétrica y perfectamente ejecutada. Son 127 capítulos divididos en 4 partes. Cada episodio tiene 6 páginas milimétricamente trazadas de duración.

No hay personajes buenos ni malos, lo cual le aporta un realismo magnífico a la obra. Crecemos con Joan, el cual como un niño católico cualquiera, divide a los que le hicieron daño a su familia como los “malos y a los que le ayudan como los “buenos”. Pero la vida está llena de matices, e iremos creciendo con las reflexiones de Joan, el cual debe aprender que a veces el poder te obliga a ser injustamente cruel y que otras, son las propias circunstancias de la vida las que te sitúan en un momento poco adecuado.

Una obra entretenida, con una narrativa muy bien desarrollada a la que sin embargo le cuesta enganchar al principio. Y quizás el final nos pareció demasiado complaciente, aunque no daremos pistas sobre lo que ocurre 🙂

Like Love Haha Wow Sad Angry
Like
Comprar libro > Amazon

Infierno florido

21 febrero, 2017

La senda de los druidas. Análisis

21 febrero, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *