Kyland, análisis de la obra de Mia Sheridan
Kyland, análisis de la obra de Mia Sheridan

Kyland, análisis de la obra de Mia Sheridan

Año de publicación: 2017
Número de páginas: 297
6

Kyland es una historia que nos enseña a valorar la suerte de poseer una vida digna y las cosas que damos por sentadas. Nos introduce en una gran trama de amor y drama entre Tenleigh y Kyland que nos mantendrá en vilo hasta la última página.

Sobre Mia Sheridan, autora de Kyland:

Mia Sheridan es la maravillosa autora de esta novela. Actualmente vive en Cincinnati (Ohio) con su marido e hijos desde dónde continúa escribiendo sus nuevas obras. Mia Sheridan ha conseguido labrarse un puesto como autora de bestsellers desde hace unos años. Algunos de sus libros incluso han llegado a lo más alto de las listas de ventas de The New York Times, USA Today e incluso el Wall Street Journal.

Mia Sheridan confiesa que tras estos exitosos libros se encuentra la pasión por crear historias de amor sobre amantes que están destinados a acabar juntos.

En nuestro blog también encontrareis la reseña de otra de sus maravillosas novelas, La promesa de Grayson.

Argumento de Kyland:

Dennville (Kentucky) es un pequeño pueblo minero en los montes Apalaches donde sus habitantes deben luchar cada día para sobrevivir. La situación es absolutamente extrema: la gente se muere de hambre por las calles, trafican con los cupones del gobierno y acaban adictos a cualquier cosa que les ayude a olvidar. Para los jóvenes estudiantes la cosa no pinta mucho mejor y su única opción de futuro se divide entre entrar a trabajar en una claustrofóbica mina o acabar en un bar de carretera de mala muerte. Pero hay una excepción, una promesa de esperanza con el nombre de la beca Tyton Coal que promete a su ganador el pago completo de sus estudios universitarios.

Tenleigh Falyn y Kyland Barret son dos adolescentes que poseen el mismo objetivo: conseguir la famosa beca y marcharse del pueblo sin mirar atrás. Sin embargo, sólo uno de los dos la podrá conseguir. Tenleigh es una joven introvertida que vive en una caravana con su madre enferma y su hermana mayor. Su único entretenimiento son los libros que devora sin parar, mientras espera a que llegue por fin el día en que consiga su beca. Kyland es el joven más guapo del pueblo, pero carga sobre él un terrible secreto.

Ambos acabarán viendo cómo sus caminos se cruzan y a a pesar de prometerse que no tendrán ninguna relación, poco a poco acaban dependiendo del otro para paliar su soledad. Pero ¿qué sucederá cuando uno gane la beca? ¿Podrá dejar a la persona que ama atrás condenado a vivir en la mediocridad?

Nuestro análisis sobre Kyland:

No es de extrañar, siendo la autora que es, que Kyland destaque por una forma de escritura pulcra y profesional. Tal y como nos ha habituado en otras obras, Mia Sheridan es capaz de crear un ambiente y un contexto realmente desgarrador e innovador para el género, donde las situaciones que viven los protagonistas destacan por su crudeza y realismo. Mia no teme dar un retrato de cómo es convivir con una persona con una enfermedad mental, que sufre recaídas cada vez que deja de tomarse las pastillas y que interrumpe por completo la vida de sus hijas sin pretenderlo. No teme hablarnos de la desesperación y el orgullo de un joven que está completamente solo y que sale adelante, aportándonos mil detalles que convierten este universo en un entorno creíble: desde las sopas en lata que constituyen su única comida a la desesperación de los protagonistas al acudir a eventos públicos solo para mantener el calor y picar de la comida que pongan.

Sus personajes protagonistas están marcados por diversas desgracias en sus vidas y a pesar de ello siempre cuentan con la fuerza suficiente para conseguir sobreponerse a ellos. Y es que Kyland nos hará vivir situaciones realmente fuertes y dramáticas que pondrían los pelos de punta a cualquiera: desde la aparición de la madre de Tenleigh en camisón en pleno brote de locura hasta la confesión del pasado de Kyland en unas frías navidades, enterrados debajo de recuerdos y varias capas de mantas.

Tenleigh… No lo entiendes. Gane la beca o no la gane, me voy a largar de aquí – Kyland.

Mia Sheridan comprende el orgullo y la vanidad que solo tienen aquellos que están sumidos en la más completa pobreza: cómo, por pura obstinación en aferrarse a un retazo de su dignidad, se esfuerzan por tener el jardín y la casa limpia y ordenada, aunque no tengan dinero suficiente como para poder mantenerse calientes.

La madre de Tenleigh enloqueció definitivamente cuando el hombre con el que mantenía una aventura, el cual se supone que debía salvarlas a las tres de esa vida de miserias, la tachó de loca y la abandonó definitivamente. Como consecuencia, Tenleigh y su hermana se fuerzan en ser mujeres independientes, que no dependan de jamás de un hombre. Este nuevo feminismo es una las características que inundan las novelas de Mia Sheridan en las que las mujeres tienen el control de sus vidas y no supeditan su futuro a las voluntades de su pareja. 

El personaje masculino no es el típico estándar al que estamos acostumbradas en este tipo de novelas. Kyland es un chico dulce, que se preocupa por Tenleigh hasta el punto de anteponerla a sus propias necesidades. No la considera una su posesión o tiene arrebatos de celos explosivos si la ve hablando con otros hombres. La respeta por lo que es y por lo que llegará a ser.

La novela tiene una curva de crecimiento exponencial realmente potente. Al principio se nos presenta como un libro de romance juvenil con varias situaciones que descolocarán a más de una lectora adulta (como una partida del monopoly quizás un poco larga que nos hace plantearnos hacia dónde va la novela) pero rápidamente llega un momento dramático que hace crecer a los personajes y la trama en un momento realmente potente que cumple a la perfección la experiencia Sheridan.

Nuestra opinión sobre Kyland (puede contener spoilers):

El principio de Kyland puede que no capte la atención de todo el mundo puesto que tiene una trama que tira hacía el sector juvenil. De hecho, tal y como comentamos anteriormente, en ciertos momentos de la lectura nos recordó a la historia de Crepúsculo, pues su personaje principal masculino a pesar de estar enamorado de la chica no paraba de repetir que no podían estar juntos, como si una fuerza externa se lo impidiera. En este caso, no se trata del hecho de que brille a la luz del sol, sino de que solo uno de los dos podrá abandonar el pueblo al ganar la beca.

El hecho de que los personajes estuvieran todavía en el instituto, sumado a ciertas situaciones como la partida de Monopoly, hizo que en un primer momento nos costase empatizar con ellos ya que los veíamos muy lejos de nuestra realidad. Sin embargo, según avanza la novela se van dando momentos y sucesos dramáticos que hace que poco a poco vayas preocupándote y deseando saber cómo se resolverán dichos conflictos. Por supuesto también sabemos apreciar un buen romance, y eso es lo que nos proporciona esta novela: drama, romance y erotismo en casi todas sus páginas.

Dentro del género erótico, Kyland es una novela bastante light con escenas que no dañan la sensibilidad de los más aprensivos. No ahonda en exceso en los detalles ni describe situaciones demasiado explícitas, dice lo justo y necesario para que la imaginación ultime los detalles. Sí que cuenta, sin embargo, con una gran sensibilidad a la hora de narrar el sexo entre Kyland y Tenleigh, regodeándose en los olores y en la sensación de calor que generan sus cuerpos en oposición al frío invierno que les rodea.

Arqueé una ceja lentamente, tratando de ignorar el calor que atravesaba mi cuerpo. La deseaba. Quería desnudarla. Quería hundirme en ella con dureza, con fuerza, y ver su cara mientras lo hacía. – Kyland

En la última parte de la historia, la autora nos sorprende con un giro dramático de los acontecimientos. Haciendo que por un buen tiempo focalicemos todo nuestro odio en el traidor de Kyland. Pero nada más lejos de lo contrario, a pesar de tener un desarrollo algo predecible, Mia Sheridan consigue que nos emocionemos e incluso suspiremos por los bonitos gestos que ha llevado a cabo el joven para conseguir que su amor siga sus sueños. Y hemos de confesar, que cada vez que leemos esta frase, suspiramos de placer:

Bajo al infierno todos los días – susurró con la voz ronca – cada día. Por ti. –Kyland

¡Verdaderamente romántico!

Conclusión sobre Kyland:

Definitivamente es un libro que recomendamos, sobre todo si quieres iniciarte en el género del romance erótico. Cuenta con una forma de escritura ágil y refrescante que enamora por momentos y un final relativamente cerrado. Es una buena historia de romance juvenil con un poco más en la trama que hará que no pares de leer ni siquiera para comer. Tardamos a penas unos pocos días en devorar sus páginas y no nos arrepentimos de haberlo escogido como lectura.

Esperamos que os guste tanto como a nosotros. ¡Y sobre todo esperamos vuestras opiniones!

 

Like Love Haha Wow Sad Angry
Like
121
Comprar libro > Amazon

Liga de la Justicia de América, ECCediciones nos lo trae el 31 de octubre

2 noviembre, 2017

Análisis de Islamundo Libro I: Midalia, un cómic de Dapz y Jotadé

2 noviembre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *