Un irlandés en Nueva York, análisis de la autobiografía de Malachy McCourt
Un irlandés en Nueva York, análisis de la autobiografía de Malachy McCourt

Un irlandés en Nueva York, análisis de la autobiografía de Malachy McCourt

Año de publicación: 1998
Número de páginas: 304
Editorial: Debolsillo
8

Un irlandés en Nueva York es la primera novela de Malachy McCourt. Una autobiografía en la que Malachy narra su vida desde que partió a Nueva York buscando un futuro mejor.

El autor de Un irlandés en Nueva York -Malachy McCourt, irlandés, actor, escritor y político

Malachy McCourt nació en 1931 en Brooklyn (Nueva York) hijo de emigrantes irlandeses. Se crió en Limerick (Irlanda) junto a sus 6 hermanos, 2 de los cuales murieron de niños. Con 20 años, se fue a Nueva York, donde vivía su hermano Frank. Frank emigró a Nueva York 3 años antes, dónde se dedicó a la educación. Con parte de sus ahorros, ayudó a su hermano a salir de Limerick y buscar fortuna en Nueva York. Años después, Frank se hizo famoso por su novela autobiográfica ‘Las cenizas de Ángela’, dedicada a su madre, Ángela. A esta novela le siguieron otras 3; Malachy aparece en 2 de las 4 novelas.

Malachy se ha dedicado principalmente a la actuación. Ha tenido una larga carrera en teatro, cine y televisión, además de presentar un talk show en 1970. Ha escrito 2 novelas, ambas autobiográficas. Actualmente se dedica a la política, postulando en 2006 a gobernador de Nueva York por el Green Party.

Ha estado casado en 2 ocasiones y tiene 5 hijos, 2 fruto de su primer matrimonio (Siobhan y Malachy III), 2 fruto del segundo (Conor y Cormac) y una hija adoptada (Nina).

 

Resumen de Un irlandés en Nueva York

Malachy McCourt siempre se ha sentido cien por cien irlandés. Pero cuando su hermano Frank le invita a ir con él a Nueva York, no se lo piensa. Huyendo de la pobreza, la miseria y un clima sombrío, Malachy encuentra en EEUU un país ideal. Pleno de libertades y oportunidades, le ofrece un futuro mejor y hacer posible la promesa que se hizo al zarpar de nunca más volver a ser pobre.

Malachy es vivaz, dicharachero, mujeriego y bebedor, lo que le induce a vivir cada día como si fuera el último. Esta intensidad vital le abre muchas puertas, aunque también le mete en más de un embrollo. 

Con una gracia innata y un gusto por la exageración y el entretenimiento, hace gala de un talento especial para narrar. Es precisamente esa vena de narrador, de inventor de historias, lo que, al igual que a su hermano Frank, le saca de la miseria. Malachy se convierte en actor, abre un bar en compañía de amigos, trafica con oro y en el camino casi se destruye a sí mismo. 

 

Nuestra opinión sobre Un irlandés en Nueva York: golpes de suerte, humor y alcohol para aliviar las penas

El título en inglés, A monk swimming (una monja nadando) da una clara idea del tipo de humor del autor. Esta frase hace referencia a cómo entendía de pequeño una de las frases del Hail Mary (Ave María): ‘amonst women’ (entre todas las mujeres).

El autor se perfila como un anti héroe. Es bueno tener esto en cuenta y no esperar una moraleja. Un irlandés en Nueva York es una historia de aciertos y errores, muchos errores. Y pocas muestras de arrepentimiento.

Malachy tuvo una infancia dura, marcada por el abandono de su padre, la pobreza y la miseria de la Irlanda de entre guerras. Abandonó los estudios pronto y no albergaba esperanzas de llegar lejos. Emigrar a Nueva York supuso un gran cambio para su vida, una nueva oportunidad.

Tras unos años trabajando como estibador en el puerto, un golpe de suerte le llevó a su primera audición. Y de pronto se convirtió actor de teatro. Sin embargo, su compulsiva forma de beber y su inmadurez provocaron que su ascenso a la fama tardara en llegar.

Malachy muestra una visión divertida de su periplo vital. La novela está plagada de anécdotas, todas con un toque cómico. Aunque más de una deja un sabor amargo por la crudeza de lo narrado. Su primer matrimonio resulta desastroso por su mala actuación como marido y como padre.

Personalmente, mis anécdotas favoritas son la del verano que Malachy McCourt pasa vendiendo biblias y su etapa viajando como contrabandista de oro. No quiero contar mucho de ellas porque no puedo hacer justicia a la narración del autor. Sólo diré que ambas comienzan de forma serendípica y provocan más de una carcajada en el lector.

Like Love Haha Wow Sad Angry
Like
Comprar libro > Amazon

50 libros en un año: ¡challenge literario!

17 noviembre, 2016

Bikkuri Island, análisis y reseña

17 noviembre, 2016

3 Pensamientos en Prométeme que serás libre, reseña

  1. Éste libro creo que en cuánto lo lea me decepcionará un poco. Tengo demasiadas expectativas.

    Un besito y encantada

    Noa

    Contestar
    • ¡Hola Noa! Pues a mí personalmente me pareció muy entretenido. La historia es cierto que es bastante convencional y sigue el paradigma de “pobre niño al que le pasan desgracias que se abre camino a lo largo de su vida solo gracias a su valor y su esfuerzo”. Sin embargo, si lo lees, no dudes en contarnos qué te parece 🙂

      Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *