Gorda, análisis del cómic de Moyoco Anno
Gorda, análisis del cómic de Moyoco Anno

Gorda, análisis del cómic de Moyoco Anno

Año de publicación: 2017
Número de páginas: 264
Editorial: Ponent Mon
5

Noko es una joven que come para olvidar sus penas: para olvidar que su novio no la quiere, sus compañeras la odian y que está tremendamente gorda. Pero las cosas cambian cuando un día decide empezar una estricta dieta para recuperar a su pareja que acaba por destrozarla y arrastrarla al mundo de la bulimia.

Argumento del cómic “Gorda”

¿Alguna vez habéis comido por ansiedad? Noko sí. Noko es una joven oficinista que ve cómo cada día sus compañeras le hacen bullying. Llega al punto que hasta una de las chicas de la oficina aprovecha su baja autoestima para encasquetarle sus errores y jugar a llevarla hasta el límite del suicidio. Pero a Noko no le importa, porque tiene a su perfecto novio Saito al lado. Saito, un hombre atractivo y exquitoso que secretamente se avergüenza de su novia. Se avergüenza de ella porque es patética, porque es tremendamente dependiente y porque haga lo que le haga, nunca le dejará. Porque en el fondo, si él se fuera… ¿quién querría a una gorda como Noko?

Análisis del cómic “Gorda”

Gorda es un cómic potente y fuerte de Moyoco Anno que trata temas tan delicados como es la dependencia emocional, la anorexia, la bulimia y otros problemas psicológicos derivados con la alimentación. En este contexto Noko se nos presenta como una protagonista sin autoestima, que come sin control simplemente como fuente para solucionar sus problemas. En vez de enfrentarlos de cara, completamente convencida de que lo único bueno que tiene es su pareja, Noko se degrada a la figura de una sirvienta o una esclava que haría cualquier cosa por su señor al que es capaz de perdonarle hasta las peores ignonimias.

En el cómic se ve lo fácil que es caer en un desorden alimenticio cuando uno se obsesiona por la alimentación. Comer genera endorfinas, que son las hormonas responsables de la felicidad. Precisamente por eso Noko se siente bien comiendo, tapando sus problemas y el conocimiento de que su pareja no le quiere y que puede abandonarla. Para ella, el miedo es tal, que incluso la incapacita para realizar su trabajo, uno que realiza de forma relativamente mediocre.

En ese sentido es fascinante ver el sistema de trabajo de las empresas de Japón donde es prácticamente imposible que te despidan. En Japón no es normal que los empleados cambien de compañía, y mucho menos que los despidan de su puesto laboral. El hecho de que tu empresa decida prescindir de tus servicios supone una deshonra tal que es uno de los principales motivos de suicidio en el país junto con el estrés laboral. En las empresas japonesas, ante la inefectividad del trabajo son más propensos a castigar a sus empleados, humillándolos con puestos más bajos o degradándolos hasta límites insospechados. Esta situación se puede ver cuando Noko pierde por culpa de sus compañeras su puesto laboral y cómo su jefe le grita, casi suplicándole, que sea ella la que dimita ya que el hecho de despedir a un empleado haría quedar a la empresa como si hubieran fracasado en su tarea de convertir a ese empleado en alguien eficiente.

Cuando Noko descubre que su novio le está siendo infiel empieza una dieta radical basada en la completa ignorancia que suele rodear el mundillo del adelgazamiento. A menudo la industria del marketing no ha hecho creer que “cuento más caro, mejor” y con esa premisa Noko se gasta todos sus ahorros en una clínica que simplemente se dedica a darle algún consejo, seguir su pérdida de peso semana tras semana y realizar masajes de liposucción. Algo que, por supuesto, sin una dieta y fuerza de voluntad, no aporta ningún beneficio. Este error suelen cometerlo muchas personas que buscan perder peso y que acaban comprando pastillas “mágicas”, suplementos alimenticios, cremas liposuctoras y otra serie de ítems y artefactos varios que generan efectos a corto plazo con terribles consecuencias para el organismo o que, simple y llanamente, no provocan ningún tipo de cambio.

Bajo la presión de las especialistas de la clínica, que tratan a Noko como si fuera basura, poniendo al relieve la gordofobia que trata en general toda la novela, Noko se obsesiona por perder peso rápido sin importarle las consecuencias. Es así cómo cae en la bulimia, un tema que trata por encima pero que redondea toda la obra. 

La edición está increíblemente cuidada. Es de tapa dura, con papel de alta calidad y muy cómodo para leer. Lo que más llama la atención es el diseño de la portada, colorida e impactante con una tipografía magníficamente bien escogida que se sobrepone a la imagen de la propia Noko devorando un bocadillo.

Opinión sobre el cómic “Gorda”

Gorda podría habernos contado muchas cosas acerca de la gordofobia y de lo sutil que es la discriminación por parte de la sociedad cuando tienes unos 20 kilos de más. Gorda podría hablarnos de todos los problemas que implica convertirte en una persona bulímica, carente de fuerzas, que se desmaya a la mínima de cambio, que se le ponen los dientes amarillos y las marcas de los incisivos se quedan clavadas en los dedos o en el cepillo de dientes. Podría hablarnos de cómo estas personas buscan apoyo online como en foros de bulimia y anorexia, en tableros de Pinterest cargados de mensajes suicidas y retadores, en canciones como “skinny love”.

Gorda incluso podría haber profundizado un poco en ese pequeño atisbo que nos da del cambio de tuerca, cuando la misma Noko pasa de ser una víctima a una verdugo y avergüenza a gente con sobrepeso porque, ahora que ha adelgazado, por fin se encuentra en lo alto de la cadena alimenticia. Pero no. Gorda no presenta un buen ejemplo de la gordofobia ni de la bulimia. Gorda simplemente es un viaje a través de las histéricas dietas a las que se somete una persona dependiente emocionalmente de un hombre tóxico, el cual tiene sus propios problemas que no quiere afrontar.

La presentación de una víctima (Noko) y una villana arbitraria (su compañera de trabajo) es demasiado lineal para que sea del todo creíble. Su compañera no tiene razones de ningún tipo para centrarse en arruinarle la vida a Noko solamente por el hecho de estar gorda, llegando incluso a poner al resto de trabajadores en contra o restregarle en la cara a Noko que se está acostando con su novio. Los personajes necesitan una motivación para realizar tanto mal, y esa motivación debe ser absolutamente creíble y no salir de un motivo tan ligero como que simplemente “odia a las gordas”.

En ese sentido también nos sobra por completo la figura de la amiga “rara obsesionada con los aliens”. Presenta a otro grupo discriminado por el hecho de ser diferente, sí, pero su propia actuación en el cómic no aporta nada en absoluto y resulta más esperpéntico que creíble, dándole unos toques de fantasía a una obra que en absoluto las necesita. 

Saito, sin embargo, sí que es un personaje interesante. El miedo al compromiso del propio novio de Noko es lo que le lleva a caer una y otra vez con la misma mujer simplemente porque es “fácil”, porque no exige nada de él. Y este pensamiento y lo tóxico de su comportamiento sí que están debidamente argumentados y bien construidos, aportándole un toque de profundidad al cómic.

Sí que trata de una forma realista el problema de las dietas, lo mucho que engancha perder peso y la necesidad de perder más y más rápido. Pero deja en el tintero asuntos de extrema importancia en estos casos como son los antojos, el cargo de conciencia cuando acabas “pecando”, el miedo y la ira cuando una mañana ves que irrazonablemente has subido de peso, la obsesión por pesarse a cada minuto. En el caso de las bulímicas, por mucho que parezca sencillo tratado desde un punto de vista superficial, no es fácil vomitar toda la comida que se ingiere y requiere de más tiempo del que uno se cree conseguir vaciar todo el estómago. Estos son los temas que debería haber tratado Gorda y no el hecho de que una de las compañeras busca una conspiración para acabar con el imperio de las guapas y las delgadas o el simple hecho de que Noko sufra un bullying al cual parece completamente impermeable.

El dibujo se basa en la estética manga y cuenta con unas portadas muy trabajadas entre capítulo y capítulo en fondo negro con la viñeta encima en blanco y negro. Sin embargo, el dibujo no está del todo trabajado. Los escenarios y los fondos a menudo pecan de simplistas, además de las expresiones de la propia Noko. Al perder tanto peso, la obra se prestaba a planos de las clavículas, las vértebras o simplemente los huesos salientes que la autora, Moyoco no aprovechó en ningún momento. Hay una completa falta de tramas y texturas en los fondos, cambios de expresiones o simplemente detalle en un dibujo demasiado lineal y que se nota descuidado para el precio de la obra.

Conclusión de Gorda

Gorda es una obra entretenida y punto, que no aporta nada nuevo al mundo del manga y del cómic. Trata temas como la gordofobia o la bulimia desde una perspectiva muy ligera y carente de detalles. Y aunque la edición en tapa dura está muy cuidada, la obra en sí no cuenta con un dibujo cuidado ni detallado más que en un par de portadas.

Like Love Haha Wow Sad Angry
Like
2
Comprar libro > Amazon

Stealing Snow es la nueva novela de Danielle Paige

6 septiembre, 2017

Presentación de Las obsesiones de Doña Paula 🌹 💓, de Anselmo Vega

6 septiembre, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *