7 diferencias entre Blade Runner y ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? es el increíble título con el que Philip K. Dick nos propone una inmensa pregunta a lo largo del universo en el que se desgrana su novela de ciencia ficción: ¿es posible que todo el mundo, tal y como lo conozcamos, y nuestras vidas, no sean más que un espejismo o recuerdos implantados y nosotros no seamos otra cosa más que máquinas que creemos tener alma?

Sueñan los androides con ovejas eléctricas es la novela que inspiró la popular película de 1987 Blade Runner. Dirigida por Ridley Scott, la película cuenta con radicales diferencias con el libro. Diferencias que hace que cualquiera que haya visto y leído ambas partes se extrañe. Diferencias que hemos expuesto en el anterior video y de las que ahora hablaremos brevemente.

Os invitamos también a visitar nuestro análisis de ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, en el que hablamos del autor, su inspiración, su vida y varios detalles del libro. Para los que queráis simplemente entender nuestra opinión acerca de lo mal guiada que estuvo la película, podéis quedaros en este post.

Vayamos ahora con las principales diferencias entre Blade Runner y ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?: 

  1. La novela está completamente basada en la religión del Mercerismo: su ascenso y su posterior destrucción. La religión del mercerismo es lo que mueve las inquietudes de Rick Deckard, el protagonista, y la que consigue que la sociedad de los humanos puedan separar completamente a las personas de los androides, destruyéndolos sin que por ello les pese a su conciencia.
  2. El protagonista, Rick Deckard, es un hombre apasionado que busca aumentar el estatus de su familia adquiriendo un animal de mejor calidad que la horrible oveja eléctrica con la que vive. Sin embargo, en la película, Harrison Ford interpreta el papel de un hombre desganado, desmotivado y disfuncional. Actúa más como un cabeza-hueca que como el gran cazarecompensas del libro.
  3. La atmósfera que hizo tan famoso el diseño de producción de Blade Runner, no se parece en absoluto a la creada en el libro, llena de un polvo químico rojizo y contaminado.
  4. Los personajes secundarios de la película (la deliciosa Rachael y Roy Batty), son radicalmente diferentes en la novela.
  5. Los propios replicantes de por sí no poseen la capacidad de sentir ni mucho menos se plantean elaboradas cuestiones filosóficas que los eleven.

Más información en el vídeo. Esperamos vuestros comentarios 🙂

 

Like Love Haha Wow Sad Angry
Like

15 fan arts de "El Nombre del Viento"

5 junio, 2016

15 ideas de bibliotecas de ensueño

5 junio, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *