Análisis de Hello Fucktopia, un cuento de hadas de verdad de Souillon
Análisis de Hello Fucktopia, un cuento de hadas de verdad de Souillon

Análisis de Hello Fucktopia, un cuento de hadas de verdad de Souillon

Año de publicación: 2014
Número de páginas: 100
8

Hello Fucktopia es lo nuevo que ha llegado a Momoko de la mano de Fandogamia Editorial. Como el propio título dice, se trata de “un cuento de hadas de verdad”. En esta historia Mali, la protagonista, vive en la angustia del proceso de madurez, tocando fondo, levantándose, dándose una y mil veces con la misma piedra, pero llegará un punto en que tendrá que tomar la difícil decisión de si cambia su vida o pierde la partida para siempre.

Los amantes de los cómics y las novelas gráficas -como lo somos en Momoko-, ya tenéis un nuevo título al que echarle el ojo: Hello Fucktopia, de Souillon, que nos ha llegado gracias a la editorial Fandogamia. Hoy en el blog vamos a analizar uno de los cómics más intimistas y crudos que nos hemos encontrado en mucho tiempo. Los temas principale que aborda el libro son la madurez y el paso a la vida adulta, el valor para tomar decisiones y la autodestrucción.

Sinopsis de Hello Fucktopia

Es la primera vez que analizamos algo de la BD francesa (bandes dessinées, “viñetas diseñadas”) y nos iniciamos en el género con Hello Fucktopia.

Mali es una chica francesa de provincias que se ha desplazado hasta la capital, París, para completar su formación como artista. A Mali le apasiona el mundo del dibujo y los videojuegos, pero se decepciona por el plan de estudios de su carrera, en el que predominan las asignaturas teóricas. Sin mantener contacto en ningún momento con su familia, Mali vive sola en un apartamento, con la única compañía de sus dos mejores amigos: Thémis y Stéphane.

A pesar de las diferencias que existen entre los miembros del grupo, los tres mantienen una estrecha relación y se cuidan mutuamente. Mali, sin embargo, tiene una vida aparentemente menos ordenada que el resto, saliendo todas las noches por locales donde se mueve entre ligues de una noche, copas y copas de alcohol y algunas peleas espontáneas. La Mali que Thémis y Stéphane conocen en sus quedadas (enérgica, alegre y desenfadada) dista mucho de la Mali que patea las calles por las noches y que se retuerce de angustia completamente sola en su apartamento.

Si quiere salir del ambiente oscuro en el que se ha visto envuelta por malas decisiones, Mali tendrá que dar un golpe en la mesa y ser lo bastante valiente como para frenar su caída en picado y poner en orden su pasado. Sólo reparando los lazos dañados con su familia y aquellas personas a las que ha herido Mali puede conseguir la paz que tanto ansía.

Sobre Souillon, autor y artista de Hello Fucktopia

Hello Fucktopia

Souillon es un historietista francés interesado desde pequeño por las artes plásticas, en las que ha desarrollado toda su carrera. Estudió durante tres años en la Escuela de Bellas Artes, para pasar a continuación a completar su formación en la Escuela Gobelins de animación.

Es en este momento cuando entra a formar parte del equipo de GOA, una web especializada en el mundo de los videojuegos. Al mismo tiempo, Souillon funda la web Maliki, en la que colabora con su mano derecha en Hello Fucktopia: Becky.

Participa como artista en el videojuego Dofus, para más tarde colaborar en la serie de animación Wakfu. Firma con Ediciones Ankama la primera publicación de su cómic Maliki en el año 2007, siendo el primer volumen que el artista ve publicado. Desde entonces ha publicado a un ritmo de un volumen por año.

Hello Fucktopia se publicó originalmente con la misma editorial francesa, en este caso en el año 2014.

Sobre Becky, artista de Hello Fucktopia

Hello FucktopiaNo nos queríamos dejar a Becky en el tintero. La historia original y los dibujos son obra de Souillon, pero el propio artista hace una mención especial en los agradecimientos a Becky, quien fue la encargada de aplicar color a los dibujos del autor. El resultado final es tan impactante -especialmente por el color- y la paleta nos ha parecido tan inteligente, que vemos lógico darle crédito a esta artista.

Becky es una ilustradora francesa nacida en 1985. Después recibir formación artística, Becky pasó seis meses en los Países Bajos para mejorar su inglés -conocimientos que aprovecha con creces en el proyecto en el que colabora en la actualidad junto a Souillon-. Su trabajo en Hello Fucktopia junto a Souillon consistió en la aplicación del color y de los fondos de color, dándole la apariencia visual definitiva al cómic.

En la actualidad Becky vive en Bretaña, donde se ha instalado para dedicarse por completo a Maliki. Junto a Souillon, Becky participa en un proyecto artístico digital llamado Maliki, donde suben gran cantidad de contenido y tienen muchos productos disponibles en su tienda.

Análisis de Hello Fucktopia

Mali es la protagonista de este cómic francés. Mali es una chica joven que se ha mudado a la capital, París, para formarse como artista. Durante el día Mali tiene una vida normal: asiste a clase y queda con sus dos mejores amigos; pero por la noche Mali busca refugio en lugares poco recomendables de la ciudad para no sentirse sola y evadirse.

Conocemos pronto el estilo de vida (durante el día) de Mali, así como a sus dos mejores amigos: Thémis y Stéphane. Las diferencias entre los tres son patentes a primera vista. Stéphane es un científico con proyecto de futuro, bastante serio y que parece tenerlo todo bajo control. Thémis es una chica dulce, trabajadora y optimista, con un carácter afable e impresionable, quizás un poco infantil. De esta forma, mediante el contraste con sus amigos, somos más conscientes del hecho de que Mali está estancada y que no piensa mucho en su futuro. La protagonista de Hello Fucktopia estudia Artes Plásticas en la Universidad, pero no planifica su futuro ni se muestra muy contenta con el plan de estudios de la carrera. Sin embargo, no hace nada para cambiar su situación, simplemente se deja llevar por las circunstancias.

La trama del cómic termina con la misma escena con la que empieza. En el momento en que nos enfrentamos a la primera viñeta, vemos a Mali en el cuarto de baño de un local reflexionando. No comprendemos del todo lo que quiere decir, pero una vez volvemos a vivir la escena al final del libro y sabemos lo que sucede al final podemos darle un sentido completo a la escena. Este momento es cuando Mali toma la decisión más importante de su vida, cuando decide si cambia o sigue dando bandazos y se deja llevar definitivamente.

La paleta de colores incluye una gama de colores brillantes, aunque un tanto desaturados. En las escenas nocturnas destacan colores más llamativos, como son los rosas y azules-verdosos, que destacan especialmente sobre la página de fondo negro. A pesar de estos cambios de atmósfera entre las escenas de día y de noche, la paleta de colores es inteligente y existe coherencia en todas las imágenes.

El estilo de Hello Fucktopia bebe mucho de la influencia del manga japonés. La apariencia de esta historieta está a caballo entre la corriente japonesa y el cómic europeo.

Las referencias al manga las encontramos en los ojos -desproporcionadamente grandes- de los personajes, así como en las expresiones y gestos de los mismos. Esta influencia aporta a la historia un dinamismo y algo de comicidad que son parte fundamental del sello de la obra. Incluso la portada tiene mucho del manga japonés: las facciones de la protagonista son muy similares a las de los personajes de las historietas japonesas. En algunos puntos del cómic, incluso, los rasgos de los personajes se exageran y simplifican, a modo chibi, lo que ayuda a rebajar el peso dramático de la trama. También vemos influencia japonesa en las viñetas de página entera que nos encontramos al final de alguno de los capítulos en los que se divide el libro.

El volumen incluye diez páginas a mayores que aparecen después del final de la historia principal. Este añadido, que tiene de nombre Goodbye Fucktopia, se publicó en el año 2015, pasado un año de la publicación de Hello Fucktopia. En estas diez páginas -que se incluyen en la edición de Fandogamia- se cuenta la historia de lo sucedido pasado un tiempo después de la historia principal. El estilo de estas páginas adicionales varía con respecto al resto de la obra. Los colores son menos saturados, las formas más amables y el ambiente más natural y libre. La sensación que logra transmitir, por tanto, gracias al estilo, es de liberación y paz.

A mayores, después de este extra, encontramos tres páginas con diseños de personajes y escenarios y una ilustración de los protagonistas a mayores. La edición de Fandogamia nos ha parecido espléndida tanto por la inclusión de este interesante material gráfico a mayores, como por el formato del cómic. La edición de tapa blanda es ideal para devorar esta historia en cualquier parte.

Opinión de Hello Fucktopia (¡contiene spoilers!)

Algo que nos ha gustado especialmente de este título es que, nada más empezar, nos damos de bruces con una de las presentaciones -prólogo, si queremos llamarlo así- más interesantes que nos hemos encontrado últimamente. Souillon, el autor de Hello Fucktopia, nos presenta su cómic hablando del proceso de creación y de lo difícil que ha sido ver el proyecto terminado. Comprendemos así, antes de empezar a leer el volumen, que el artista le tiene un especial cariño a la historia, y que no se trata de una idea vaga y espontánea.

Soy Mali y su angustia, soy Thémis con su optimismo. Soy Stéphane el cartesiano y soy Henri el marginal. Soy un transeúnte por la calle… puedo ser cualquier personaje, cualquier trazo del lápiz…

Una vez destacado esto, entramos en materia y vamos con la historia en sí.

Desde un primer momento, cuando conocemos a Mali, antes incluso de conocer su nombre, nos sorprende su aspecto y nos preguntamos por qué lleva unos cascos enormes en la cabeza. Con los auriculares puestos parece que no preste atención al mundo que la rodea, lo que es confuso, también por el hecho de que los cascos tienen el cable cortado y no están conectados a ningún dispositivo reproductor de música. Cuando el ligue de Mali intenta quitárselos y ella responde de manera desproporcionada y violenta, sabemos que tenemos que quedarnos con el detalle y que algo importante se esconde detrás de los cascos.

En el punto en que Mali se pelea en el local con el amigo del chico que intentó quitarle los cascos, comprendemos por qué los lleva. Nos sorprende que el motivo sea que se siente acomplejada por sus orejas. Es la primera fisura que encontramos en el carácter decidido y arrollador de Mali. Asumimos que en algún punto ha sufrido humillaciones por sus orejas grandes, y que eso ha provocado que las oculte, como si se ocultase a sí misma ante los demás.

El problema con su pasado, el no ser capaz de afrontar los problemas con su familia, hacen que Mali no avance. Es un tema que Thémis le saca cada poco tiempo, pero del que ella no quiere hablar. No es capaz de hacer frente a la enfermedad de su padrastro, ni de halar con su madre, por miedo a hundirla todavía más. Por todo esto, de forma irónica, deja que su madre se suma en la soledad y ella misma permanece sola.

Los márgenes de las páginas, el fondo de la página, determina el ambiente en que nos encontramos. Souillon emplea páginas con fondo negro sobre las que organiza sus viñetas para la acción que transcurre por la noche. En las escenas de día, el fondo de las páginas de Hello Fucktopia es, en cambio, blanco. Este cambio de color también ayuda a crear una atmósfera diferente, de la misma forma que Mali nos parece más joven y optimista cuando está con sus amigos que en el ambiente nocturno.

Por poner un pero, nos parece que la tipografía del texto es un poco pequeña. Aunque no hay problema al leerla, es pequeña de todas formas. Quizás escribiendo el texto en mayúscula, o con una tipografía diferente, el resultado habría sido mejor. Pero esto es gusto personal.

Hay una página en la que se rompe la gama de colores por otra más brillante en el momento en que Mali prueba las setas alucinógenas. Esto refuerza la idea de que el color de los márgenes de las viñetas, el fondo de la página, es un apoyo visual para crear atmósfera. En este caso, aparte de estos colores brillantes y las formas onduladas y psicodélicas, el fondo de la página es un degradado de rosa y violeta.

No eres patética, siempre tiras para delante, eres fuerte… Siempre haces cosas, no te quedas encerrada como una idiota en un capullo por muchos golpes que te den.

-No sé… Siempre me da la impresión de que haga lo que haga no tiene valor. Es como si me estuviera viendo actuar desde fuera, sin saber en realidad lo que quiero hacer…

Precisamente después de esta página encontramos una escena que en un primer momento cuando leemos nos parece anecdótica, pero que -como todo el libro- está perfectamente pensado, y hasta es premonitorio. Una vez sabemos que Mali se ha acostado con su profesor comprendemos que en este momento en que viaja en el tren, al marcharse de la casa del profesor, un hombre religioso la señala y no para de mirarla. Al volver a mirar la escena comprendemos que ella se siente perdida y culpable, y este hombre que en un primer momento parece un loco es una forma de dar pistas sobre lo sucedido por la noche.

También podemos hacer cábalas sobre la noche con el profesor, que se corta de manera abrupta, observando que Mali parece fingir felicidad con sus amigos en la cena. Cuando se queda sola parece abatida, pero con ellos se muestra especialmente enérgica. Sólo Stéphane parece darse cuenta, con lo que también comprendemos que la conoce y se fija mucho en sus gestos. Aquí ya sospechamos que Stéphane siente algo más que amistad por Mali, y con ese gesto parece confirmarlo.

Personalmente, nos gusta más cómo termina la historia principal, de forma abierta. Las páginas añadidas no nos terminan de convencer. Parece que es una forma de completar la historia y, aunque es interesante, nos parece que salvo para comprobar que Mali retoma la relación con su madre, no aporta mucho.

Podéis seguir la página de Fecbook del cómic, donde ha quedado reflejado el proceso de creación de la obra y en la que encontraréis información de interés si os ha llamado la atención el título.

Conclusión de Hello Fucktopia

Este cómic ha sido un descubrimiento positivo. ¿Lo recomendamos? ¡Por supuesto que sí! Especialmente a aquellas personas que se encuentran en ese complejo proceso de maduración, que es tan duro en ocasiones. Hello Fucktopia contiene una historia de cambio, de aceptación, de toma de decisiones, con momentos bastante crudos y faltos de esperanza. Sin embargo, la evolución de la protagonista principal de la trama, Mali, hace que la sensación que prevalece una vez terminada la lectura sea positiva. Desde luego, el cómic deja un buen sabor de boca.

Si eres un amante de las historias adultas, desde una perspectiva juvenil aunque con esa crudeza que aporta el paso a la fase adulta: ¡no lo dudes! Además, tiene toques de humor y sus páginas invitan a la reflexión. El estilo de dibujo es fresco y recuerda mucho -por la gestualidad de los personajes, especialmente- al manga japonés.

Una buena historia, trabajada y madurada a lo largo de los años por el artista, apoyada por un estilo dinámico y directo. Desde luego, entra por los ojos.

Like Love Haha Wow Sad Angry
Like
Comprar libro > Amazon

Copygirl

23 febrero, 2017

Este viernes se presenta el libro del autor de origen griego residente en Madrid Panayotis Fantidis "Anhelos perdidos"

23 febrero, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *