Análisis del libro Secuela de una larguísima nota de rechazo, de Charles Bukowski e ilustraciones de Thomas M. Miller
Análisis del libro Secuela de una larguísima nota de rechazo, de Charles Bukowski e ilustraciones de Thomas M. Miller

Análisis del libro Secuela de una larguísima nota de rechazo, de Charles Bukowski e ilustraciones de Thomas M. Miller

Año de publicación: 2008
Número de páginas: 30
Editorial: NordicaLibros
8

Es el primer relato que, con 24 años , escribió Charles Bukowski y fue publicado en Story Magazine. Como todos sus textos, este relato es autobiográfico. De hecho, al poco tiempo de escribirlo se desilusionó con el proceso de publicación y dejó de escribir durante una década. En esta edición podemos disfrutar de los increíbles dibujos de Müller un ilustrador alemán que exalta esta narración con los mejores colores para acompañar al padre del realismo sucio.

Sinopsis de Secuela de una larguísima nota de rechazo

Bukowski recibe una carta de rechazo de una revista. Ya ha recibido muchas pero ésta en particular es muy larga, dando unas explicaciones que le lanzan a un recordatorio de todas esas veces que le han valorado sus obras. Sumido en estos pensamientos, se encuentra con un personaje al que él llama Burnett, al que salva de una riña de cartas. El relato nos envolverá en el mundo del autor, donde tienen cabida borrachos, gatos que dan palmas y sándwiches de queso.

Sobre Charles Bukowski, autor de Secuela de una larguísima nota de rechazo

Llamado padre del realismo sucio, que -junto con Carver y Ford- nos desvela que el sueño americano no existe, está plagado de anti-héroes que intentan sobrevivir a ese caos de los mediocres. Sabedores de su inutilidad, exprimen la vida como les dejan, lijando hasta la última brizna de desahogo con el alcohol, el sexo e incluso las pequeñas victorias mundanas en lo cotidiano. Su obra más conocida es Cartero (1970) obra por la que, gracias a su publicación, pudo dejar el puesto de correos y dedicarse por entero a la escritura. Nacido en Alemania, a los dos años su familia emigró a Los Ángeles donde viviría el resto de su vida.

Sobre Thomas M. Miller, ilustrador de Secuela de una larguísima nota de rechazo

Ilustrador alemán que estudió en la Escuela Superior de Artes Gráficas de de Leipzig y en la Escuela Cantonal de Creación de Luzern. Ha expuesto sus trabajos en Moscú, París, Nueva York y Tokio. Ha ilustrado numerosos libros, algunos de los cuales han sido nominados en Wettbewerb en la categoría de “los libros más bonitos del mundo. Uno de ellos es Lebensmittel. Was Kinder brouchen ganó la medalla de bronce.

Análisis de Secuela de una larguísima nota de rechazo (¡contiene spoilers!)

Aquí Bukowski no utiliza su seudónimo habitual de Chinaski, pero sí utiliza su lenguaje claro y sin florituras para explicar cómo se siente al recibir una nota de rechazo que, por desgracia, no pueden publicar. Un relato donde las prostitutas y el alcohol se citan como protagonistas. Esto le deja muy pensativo, pero lejos de trascender a un diálogo interno se topa con su realidad en su pensión. El diálogo entre los jugadores borrachos es brutal y amenazador. Rescata a un hombre muy simpático y educado de esa riña. Creyendo que está ante un editor, le lleva por los suburbios cayendo en la casa de una amiga muy especial: una hacedora de sándwichs de queso.

Saqué del bolsillo la nota de rechazo y la releí. Había empezado a ponerse parduzca por los pliegues, que además estaban empezando a romperse. Tenía que dejar de leerla; debía meterla en un libro y colocarla entre las páginas, como se hace con las rosas cuando se quiere aplastarlas.

Me llama mucho la atención la forma que tiene para describir la psique del personaje. Es escueto en todas las descripciones pero son como puñales que van directo al corazón.

Millie me abrazó con fuerza y dirigió su mirada hacia abajo, hacia mi catalejo, observando con detenimiento. Tenía un aspecto muy triste y maternal, y olía a queso.

Conclusión de Secuela de una larguísima nota de rechazo

La narración no tiene desperdicio, nos sumerge en su mundo como un chapuzón de agua fría en un día de verano. Saca toda la basura y la expone. No para dar lástima, sino para contemplarla y que podamos admirarla. Los personajes no son descritos por adjetivos si no por las acciones que realizan, y te los crees. Sabes que existen, están vigentes. Este pequeño relato es perfecto para los nuevos escritores, (en el texto el autor nos dice que sólo lleva dos años escribiendo y que no espera que le publiquen). Para aquellos que no creen en las fantasías, pero sí en el surrealismo que existe en nuestra existencia. Apto para los amantes de lecturas cortas con ganas de reír de lo absurdo. Valientes de diario, amantes de la realidad social de los 70-80 americanos.

Opinión personal sobre Secuela de una larguísima nota de rechazo

A veces se lee para viajar, a veces se lee para escapar. Cuando leo a este autor, me pone los pies en la tierra hundiéndome hasta las rodillas. No puedes moverte, tienes que terminar de leer para ver
cómo termina el combate entre un ser humano y el caos donde vive. Sus escapes me fascinan y los personajes huelen y se mueven vivos en mi mente, si pudiera elegir otro de sus escritos sería Cartero, que lo recomiendo cantando y dando palmas.

Sobre el formato físico del libro, es muy agradable al tacto y su tamaño es uno de mis favoritos para mis manos. En cuanto a la ilustración, me parece muy acertado Müller. La utilización de los antiguos colores de imprenta de principios de siglo da en la diana. Se hacen muy buena pareja. Por último, dar las gracias a Nordicalibros. Comparar la fecha de la impresión con el nacimiento de Faulkner hace sonreír mi alma nerd.

Like Love Haha Wow Sad Angry
Like
2911

Lucky Penny, reseña en VÍDEO

18 julio, 2017

Días Naturales, la nueva novela de David Fernández-Viagas, ya a la venta

18 julio, 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *